Hi­dra­ta­ción esen­cial de in­vierno

Es­ta­mos en el peor mo­men­to del año pa­ra que la piel su­fra por fal­ta de hu­mec­ta­ción. No so­lo le pa­sa al cu­tis sino al cuer­po. Por eso, acá vas a en­con­trar tu agen­da de cui­da­do

Mia - - SUMARIO -

Ame­di­da que rea­li­za sus pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos y a lo lar­go del día, nues­tra piel va per­dien­do su hu­me­dad na­tu­ral. Pe­ro, en in­vierno, fac­to­res fí­si­cos (vien­to, con­tras­te de tem­pe­ra­tu­ras en­tre el ex­te­rior y los am­bien­tes in­te­rio­res) y quí­mi­cos (smog, de­ter­gen­tes, etc.) de­jan sus mar­cas ba­jo di­ver­sas for­mas, en­tre las que se des­ta­can los ec­ze­mas, des­hi­dra­ta­ción, res­que­bra­ja­mien­to, opa­ci­dad, arru­gas y en­ve­je­ci­mien­to.

La piel ex­tra­se­ca es un tras­torno su­ma­men­te fre­cuen­te, se la ob­ser­va opa­ca y con des­ca­ma­ción blan­que­ci­na y al tac­to, muy ás­pe­ra y sin elas­ti­ci­dad. Por eso, hu­mec­tar y nu­trir­la con vi­ta­mi­na A cons­tan­te­men­te es un pa­so esen­cial pa­ra de­vol­ver­le su be­lle­za y sa­lud. ¿Pe­ro de qué se tra­ta hi­dra­tar y hu­mec­tar? ¿Son am­bas una mis­ma co­sa?

Por un la­do, se de­no­mi­na hi­dra­ta­ción a la in­cor­po­ra­ción de agua al or­ga­nis­mo que se dis­tri­bu­ye en los te­ji­dos de acuer­do a la can­ti­dad pro­vis­ta y ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas de los mis­mos, mien­tras que hu­mec­ta­ción es cual­quie­ra de los re­cur­sos der­ma­to­cos­mé­ti­cos que tie­nen co­mo des­tino me­jo­rar la re­ten­ción de agua en la piel. Es­to se rea­li­za a tra­vés de di­ver­sos me­ca­nis­mos: ac­tuan­do so­bre la ba­rre­ra de la mis­ma, me­jo­ran­do las con­di­cio­nes de la epi­der­mis, apor­tan­do prin­ci­pios ac­ti­vos que es­ti­mu­len la for­ma­ción de piel más sa­na, etc.

¿Pa­ra qué hi­dra­tar?

La piel es el ór­gano más ex­ten­so del cuer­po y nues­tra ba­rre­ra de con­tac­to y de­fen­sa con el me­dio am­bien­te. Es­tá com­pues­ta de dis­tin­tas ca­pas: es­tra­to cór­neo, epi­der­mis y der­mis. El agua que con­tie­ne la re­ci­be des­de aden­tro, des­de el to­rren­te san­guí­neo, pe­ro de­ben dar­se cier­tas con­di­cio­nes pa­ra que pue­da re­te­ner­la, y esas con­di­cio­nes se dan des­de afue­ra de la piel. Es por lo tan­to cier­to que la piel se hi­dra­ta des­de aden­tro y des­de afue­ra.

Exis­ten den­tro de la piel mo­lé­cu­las que re­pe­len el agua y otras que la re­tie­nen. Es­tas úl­ti­mas (gli­co­sa­mi­no­gli­ca­nos, ami­noá­ci­dos, ami­noa­zú­ca­res, nu­cleó­ti­dos, etc.) son fun­da­men­ta­les pa­ra que la piel per­ma­nez­ca hi­dra­ta­da.

El con­te­ni­do de agua de la ca­pa cór-

nea es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud del res­to de las ca­pas cu­tá­neas. La cór­nea (que es la más ex­ter­na de la piel) no se hi­dra­ta con el agua que se in­gie­re. Si es­tá grue­sa, des­hi­dra­ta­da e im­permea­ble, se pro­du­ce un au­men­to de la pér­di­da del agua a tra­vés de la piel y se de­se­qui­li­bra.

Por lo tan­to, con­si­de­ran­do to­do es­to, ade­más de te­ner una die­ta ri­ca en lí­qui­dos, es ne­ce­sa­rio usar pro­duc­tos que re­pa­ren la ca­pa cór­nea y que in­cre­men­ten la can­ti­dad de mo­lé­cu­las que re­tie­nen el agua en la piel.

No to­do es lo mis­mo

¿Se pue­de ha­blar de dos ti­pos de hi­dra­ta­ción, de afue­ra ha­cia aden­tro (pro­duc­tos) y de aden­tro ha­cia afue­ra (agua)? La úni­ca for­ma na­tu­ral de in­cor­po­rar agua al or­ga­nis­mo es a tra­vés de la in­ges­ta de lí­qui­dos y ali­men­tos. Los pro­duc­tos ac­túan de di­fe­ren­te ma­ne­ra es­ti­mu­lan­do y pre­ser­van­do los me­ca­nis­mos que ha­cen que la piel con­ser­ve el agua que tie­ne y no la pier­da, pe­ro no pue­de in­cor­po­rar­se agua a tra­vés de la piel, por de­fi­ni­ción es im­permea­ble, lo cual nos per­mi­te se­guir vi­vos.

La piel de ca­da zo­na del cuer­po tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les da­das por la ge­né­ti­ca y por el gra­do de ex­po­si­ción al me­dio am­bien­te. El cu­tis tie­ne, clá­si­ca­men­te, zonas más gra­sas (cen­tro­fa­cial) y con me­nos lí­pi­dos (el res­to). Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es más mar­ca­da en las per­so­nas con ac­né. Co­mo es­tá ex­pues­ta cons­tan­te­men­te al me­dio am­bien­te, re­sul­ta la más pro­pen­sa a arru­gar­se y man­char­se. La piel de los pár­pa­dos es muy frá­gil, tie­ne un dre­na­je lin­fá­ti­co más pre­ca­rio y es­tá su­je­ta per­ma­nen­te­men­te a la ges­ti­cu­la­ción. Por eso, es una zo­na que hay que pro­te­ger y tra­tar en for­ma es­pe­cial. El es­co­te sue­le ser muy fo­to­da­ña­do en las mu­je­res ar­gen­ti­nas, el ab­do­men y la es­pal­da no tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les (sal­vo las es­trías en el ab­do­men y el ac­né en la es­pal­da). La ma­nos y los pies tie­nen una piel des­ti­na­da a ser más re­sis­ten­te y que se sue­le adap­tar al mo­do en que se los tra­te (ma­nos con man­chas en per­so­nas que to­man sol, pies con hi­per­que­ra­to­sis en per­so­nas con de­fec­tos or­to­pé­di­cos o que no usan cal­za­do ade­cua­do). Los tra-

ta­mien­tos y pro­duc­tos pa­ra hu­mec­tar es­tas zonas del cuer­po de­be­rán te­ner en cuen­ta la par­ti­cu­la­ri­dad de ca­da una. Pue­den uti­li­zar­se prác­ti­ca­men­te los mis­mos prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra ca­da par­te del cuer­po, pe­ro va­ria­rá el vehícu­lo, la con­cen­tra­ción y la for­ma de co­lo­car­lo.

Tra­ta­mien­tos a me­di­da

¿Cuán­do hay que hi­dra­tar la piel? ¿En qué mo­men­to del día? ¿Des­pués de lim­piar­se la ca­ra? ¿Des­pués de to­mar sol? To­das las per­so­nas de­be­rían te­ner una ru­ti­na de cui­da­dos ade­cua­da a su es­ti­lo de vi­da y ti­po de piel. A la no­che, se de­be re­ti­rar el ma­qui­lla­je o lim­piar la ca­ra y co­lo­car el pro­duc­to de tra­ta­mien­to in­di­ca­do pa­ra pár­pa­dos y ca­ra (ge­ne­ral­men­te son dis­tin­tos) que, cual­quie­ra sea su fun­ción, siem­pre ten­drá co­mo fin au­men­tar la hu­mec­ta­ción de la piel. A la ma­ña­na, hay que vol­ver a en­jua­gar la ca­ra y rea­li­zar otra ru­ti­na de tra­ta­mien­to. Si exis­tie­se sen­sa­ción de piel ti­ran­te du­ran­te el día, pue­de co­lo­car­se un pro­duc­to que re­pa­re esa sen­sa­ción. Si va a ha­ber ex­po­si­ción al ai­re li­bre, es im­pres­cin­di­ble co­lo­car un pro­tec­tor so­lar me­dia ho­ra an­tes. La ex­po­si­ción so­lar pro­du­ce un efec­to de pér­di­da de agua en la piel en el cor­to y en el lar­go pla­zo, pro­du­ci­do por la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción. Por eso, es im­por­tan­te co­lo­car pro­tec­tor y lue­go pro­duc­tos que re­pa­ren la ba­rre­ra de la piel (emo­lien­tes).

Una ado­les­cen­te con ac­né (las pie­les muy gra­sas pier­den mu­cha agua) de­be­rá se­gu­ra­men­te ini­ciar su tra­ta­mien­to muy jo­ven. Una per­so­na con piel nor­mal y há­bi­tos de vi­da sa­nos (no to­mar sol, no fu­mar, be­ber mu­cha agua) se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­rá so­la­men­te lim­pie­za y un pro­duc­to sen­ci­llo pa­ra ojos y ca­ra. Una per­so­na con otros há­bi­tos se­gu­ra­men­te de­be­rá ha­cer tra­ta­mien­tos más com­ple­jos to­da su vi­da por as­pec­tos es­té­ti­cos (man­chas, arru­gas) y por co­mo­di­dad (la piel le ti­ra).

No te ol­vi­des del cuer­po

En la epi­der­mis hay 60% a 75% de agua. La ca­pa ex­ter­na tie­ne gran ca­pa­ci­dad de re­te­ner agua, en es­pe­cial, la hu­me­dad del am­bien­te. Si el con­te­ni­do de agua es me­nor al 10%, la piel se des­hi­dra­ta, se agrie­ta, se vuel­ve opa­ca, sin vi­da, tor­nan­do más fá­cil la pe­ne­tra­ción de agen­tes irri­tan­tes o alér­ge­nos con­tac­tan­tes.

Si es­tá so­bre­hi­dra­ta­da, su fun­ción de ba­rre­ra pa­ra sus­tan­cias quí­mi­cas es me­nos efi­cien­te y la flo­ra bac­te­ria­na au­men­ta, con ma­yor ries­go de in­fec­ción.

Las al­tas/ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, el mar, el vien­to y el sol, con­tri­bu­yen a des­hi­dra­tar la piel. De­bi­do a es­tos fac­to­res agre­si­vos ex­ter­nos, la piel uti­li­za, sus re­ser­vas de agua que fluc­túan du­ran­te el día. La des­hi­dra­ta­ción re­du­ce el tono y la fle­xi­bi­li­dad de la piel.

Por eso es fun­da­men­tal brin­dar es­pe­cial cui­da­do y uti­li­zar pro­duc­tos ade­cua­dos al ti­po de piel, que con­ten­gan prin­ci­pios ac­ti­vos que apor­ten hu­me­dad y tam­bién aque­llos que me­jo­ren su ca­pa­ci­dad de re­ten­ción, por ejem­plo los que con­tie­nen áci­do hia­lu­ró­ni­co (po­see ca­pa­ci­dad de re­te­ner agua en ma­yor gra­do que cual­quier otro po­lí­me­ro na­tu­ral o sin­té­ti­co a ma­ne­ra de es­pon­ja mo­le­cu­lar), si­li­cio (nor­ma­li­za el con­te­ni­do de agua de la piel ase­gu­ran­do su elas­ti­ci­dad). Es­tos ac­ti­vos po­de­mos en­con­trar­los en di­fe­ren­tes vehícu­los co­mo los ge­les y soluciones (idea­les pa­ra pie­les gra­sas), emul­sio­nes y cre­mas.

Tam­bién es muy im­por­tan­te la apli­ca­ción de pro­duc­tos con ac­ti­vos an­ti­rra­di­ca­les li­bres co­mo la Vit. C, el áci­do li­poi­co, coen­zi­ma Q10, acei­te de oli­va, ca­viar, ADN po­li­me­ri­za­do, DMAE (di­me­ti­la­mi­noe­ta­nol), Vit. A y Vit. E, que ayu­dan a pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to pro­du­ci­do por las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas.

Des­pués del ve­rano

La Dra. Ali­cia Can­na­vó, mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía de Ponds, ase­gu­ra que el se­cre­to de una bue­na hi­dra­ta­ción con­sis­te

en “ser cons­cien­te de los buenos há­bi­tos. A par­tir del oto­ño, es el mo­men­to ideal pa­ra cui­dar, pro­te­ger y hu­mec­tar nues­tra piel. Pa­ra eso, es esen­cial sa­ber qué ti­po de cre­ma de­be­mos usar. Por ejem­plo, en las pie­les gra­sas, de­ben ser más li­ge­ras, en tan­to que en las se­cas de­ben usar­se aque­llas de ma­yor oleo­si­dad, que per­mi­ten una hu­mec­ta­ción por más tiem­po. Es­ta es la épo­ca ideal pa­ra ini­ciar cual­quier ti­po de tra­ta­mien­to, ya que al es­tar más ale­ja­dos de la ex­po­si­ción al sol se evi­tan po­si­bles com­pli­ca­cio­nes”.

La piel hi­dra­ta­da se de­fien­de me­jor de los agre­so­res ex­ter­nos mos­tran­do un as­pec­to sa­lu­da­ble. La piel re­se­ca pue­de dar co­me­zón, es­ca­mar­se y, en ca­sos se­ve­ros, acen­tuar lí­neas de ex­pre­sión y for­mar grie­tas. La re­se­que­dad de la piel pue­de de­ber­se a una afec­ción de la mis­ma (der­ma­to­sis), al

cli­ma, a cam­bios hor­mo­na­les o a la edad. Una me­nor con­cen­tra­ción de acei­tes y lí­pi­dos en la piel que en­ve­je­ce cau­sa la rup­tu­ra de la es­truc­tu­ra in­ter­na de so­por­te, lo que acelera la apa­ri­ción de las se­ña­les.

La es­pe­cia­lis­ta en piel tam­bién ha­ce hin­ca­pié en una die­ta equi­li­bra­da, ri­ca en nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas: “Hay que mo­de­rar el con­su­mo de al­cohol y ca­fé, de­jar el ta­ba­co y te­ner pre­sen­te que el co­lá­geno y la elas­ti­na es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de vi­ta­mi­na C que se en­cuen­tra en las fru­tas y las ver­du­ras. Tam­bién es fun­da­men­tal evi­tar los ex­ce­sos de gra­sas y azú­car y acom­pa­ñar la die­ta con ac­ti­vi­dad fí­si­ca”.

Eda­des

Las mu­je­res jó­ve­nes de­ben ele­gir una cre­ma hu­mec­tan­te dia­ria con fil­tro de pro­tec­ción so­lar pa­ra com­ba­tir se­ña­les de fo­to­en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

Las mu­je­res con pie­les ma­du­ras tam­bién de­ben pro­te­ger­se de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas. Asi­mis­mo, de­ben op­tar por cre­mas me­nos li­ge­ras que pro­por­cio­nen una nu­tri­ción com­ple­ta que de­vuel­va el res­plan­dor a la piel cas­ti­ga­da du­ran­te el ve­rano. Co­mo se men­cio­nó pre­via­men­te, es acon­se­ja­ble apro­ve­char las horas de sue­ño pa­ra re­ge­ne­rar la piel.

Mi­tos y reali­da­des

Las pie­les gra­sas no se des­hi­dra­tan: és­tas tie­nen mu­cha oleo­si­dad, pe­ro pue­den te­ner muy po­ca agua. Por eso, mu­chos tra­ta­mien­tos pa­ra pie­les gra­sas que no con­tem­plan ese de­ta­lle pro­du­cen pie­les igual­men­te oleo­sas, pe­ro ti­ran­tes, opa­cas e irri­ta­bles. Las pie­les gra­sas de­ben uti­li­zar pro­duc­tos hu­mec­tan­tes que no ten­gan re­si­duo gra­so, co­mo los al­fahi­dro­xiá­ci­dos, las ce­ra­mi­das y los li­po­so­mas.

Si se usan pro­duc­tos hu­mec­tan­tes, la piel se lle­na de pun­tos ne­gros: los pro­duc­tos hu­mec­tan­tes de­ben es­tar com­pues­tos por prin­ci­pios ac­ti­vos no co­me­do­gé­ni­cos (que no pro­duz­can pun­tos ne­gros). Un pro­duc­to pue­de ser muy hu­mec­tan­te y no ser ne­ce­sa­ria­men­te una cre­ma pe­sa­da. El mis­mo prin­ci­pio ac­ti­vo pue­de es­tar for­mu­la­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra las ne­ce­si­da­des de dis­tin­tas per­so­nas y si­gue cum­plien­do su mis­ma fun­ción (una lo­ción, una emul­sión, un gel o una cre­ma pe­sa­da).

1. Bioa­qua Se­rum con ADN Ma­rino & Aqua­xil® 30 ml ($249.00 Bio­green): cre­ma hi­dra­tan­te, pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. Pa­ra pie­les sen­si­bles. 2. Aqua Po­re ($218 La­ca): emul­sión hi­dra­tan­te pa­ra piel gra­sa, tex­tu­ra oil free y aqua­po­ri­nas. Nor­ma­li­za la des­ca­ma­ción de pie­les con tra­ta­mien­tos de ac­né. 3. Cre­ma ba­jo la du­cha Ca­cao, 250 ml ($49,50 Ni­vea): cre­ma cor­po­ral hu­mec­tan­te con en­jua­gue, no de­ja gra­si­tud, con un agra­da­ble aro­ma a ca­cao. 4. Hy­drant Cre­ma Fa­cial Día. Piel sen­si­ble, 50 g. ($113,50 Mi­der­mus): hi­dra­ta y pro­te­ge del fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, con Vi­ta­mi­nas Ay E y fil­tros (FPS 15) que pre­vie­nen arru­gas y man­chas Hy­drant Cre­ma Fa­cial No­che. Piel sen­si­ble, 50 g ($113,50 Mi­der­mus): al­ta do­sis de Vi­ta­mi­na A , co­rri­de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión. Con co­lá­geno y elas­ti­na. 5. Re­ju­ve­ness 100 g ($107,75 Ponds): cre­ma fa­cial hi­dra­tan­te.

1. Ce­llac­ti­ve Hi­dro Cream ($281 Lid­her­ma). Emul­sión cor­po­ral con aqua­po­ri­nas. Hi­dra­ta pro­fun­da­men­te y ate­núa los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to. Ac­ti­va­dor de las cé­lu­las ma­dre. Pro­te­ge de la po­lu­ción. 2. Aqua­po­rin Light 400ml ($335,86 Eu­ce­rin): Cre­ma hi­dra­tan­te cor­po­ral pa­ra pie­les nor­ma­les y mix­tas. 3. Anew BB+CREAM, cre­ma fa­cial Mul­ti­be­ne­fi­cios 10 en 1, con FPS 20. 50 ml ($ 259,99 Avon). Con­tro­la la oleo­si­dad y bri­llo de la piel, hi­dra­ta y pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to. 4. Ba­gó­vit Fa­cial Proes­truc­tu­ra Ac­ti­va Día 60 g ($283 Ba­go­vit A): cre­ma hi­dra­tan­te an­ti­age, con co­lá­geno y elas­ti­na, efec­to An­ti Cross Lin­king, con ba­se de áci­do hia­lu­ró­ni­co, Si­la­nol, Glu­ta­sil C, vi­ta­mi­nas Ey C y Alis­tin® (de­car­bo­xi­car­no­si­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.