Me­di­tar pa­ra re­sis­tir el pá­ni­co

Es­ta prác­ti­ca, así co­mo el yo­ga, tie­nen he­rra­mien­tas que se ajus­tan per­fec­ta­men­te pa­ra que men­te y cuer­po su­peren la an­sie­dad que se des­con­tro­la

Mia - - SUMARIO - Por Mo­ni­ka Co­rreia No­bre* *Fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de As­tro­flor, ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción y as­tró­lo­ga www.as­tro­flor.com.ar

La me­di­ta­ción es la cla­ve pa­ra man­te­ner el equi­li­brio en­tre cuer­po y men­te. Una men­te es­tre­sa­da con­ta­gia al or­ga­nis­mo y lo ha­ce más vul­ne­ra­ble a con­traer en­fer­me­da­des, ya que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se de­bi­li­ta.

Vi­vi­mos en una sociedad ace­le­ra­da y exi­gen­te en la que se su­fren pre­sio­nes y vio­len­cia, en he­chos que nos ocu­rren a no­so­tros mis­mos o les pa­san a per­so­nas que co­no­ce­mos y que­re­mos.

Du­ran­te gran par­te del día, ab­sor­be­mos más in­for­ma­ción de la que po­de­mos pro­ce­sar cons­cien­te­men­te y, a me­nu­do, al­go de eso que pen­sa­mos que no nos afec­ta fi­nal­men­te se que­da dan­do vuel­tas en nues­tra ca­be­za. La men­te in­cons­cien­te pue­de per­ci­bir esas reac­cio­nes y ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Nues­tra bio­lo­gía fue crea­da pa­ra reac­cio­nar fren­te a un pe­li­gro y el ce­re­bro no di­fe­ren­cia si el ries­go que co­rre­mos es real o vir­tual. Es­tas dos cues­tio­nes ha­cen que a ve­ces se dis­pa­re una fal­sa in­for­ma­ción de pe­li­gro y más allá de si es fal­sa o no, el cuer­po re­ci­be los re­sul­ta­dos de esa in­for­ma­ción. Es de­cir, el cuer­po re­ci­be des­de el ce­re­bro una se­ñal de alar­ma que le avi­sa que es­tá en pe­li­gro, en­ton­ces el or­ga­nis­mo se pre­pa­ra pa­ra ac­tuar y só­lo hay dos co­sas pa­ra ha­cer: huir o ata­car.

Es­tas dos po­si­bi­li­da­des ins­tin­ti­vas, pri­mi­ti­vas y na­tu­ra­les en el hom­bre, nos han sal­va­do y nos tra­je­ron has­ta es­te mo­men­to de la his­to­ria. El pro­ble­ma es que ac­tual­men­te el “ser ci­vi­li­za­do” nos ale­ja de es­tas reac­cio­nes, no se per­mi­te pe­lear por­que sí, ha­bi­tual­men­te tam­po­co po­de­mos huir de esas co­sas que se per­ci­ben co­mo ame­na­zan­tes. Es­te es el ori­gen del ata­que de pá­ni­co, un mie­do to­tal que no en­cuen­tra ca­nal de ex­pre­sión y desata lo in­de­sea­do a tra­vés de sín­to­mas: po­de­mos sen­tir­nos mal, te­ner pul­sa­cio­nes rá­pi­das, pa­re­ce que nos aho­ga­mos, te­ne­mos frío y ca­lor, an­gus­tias, pen­sa­mos que nos va­mos a mo­rir.

Las 4 he­rra­mien­tas

La me­di­ta­ción ofre­ce 4 he­rra­mien­tas: Mo­vi­mien­to, Res­pi­ra­ción, Aten­ción ple­na y Pen­sa­mien­to po­si­ti­vo.

Mo­vi­mien­to: con él po­de­mos gas­tar esa ener­gía ex­tra que te­ne­mos du­ran­te el epi­so­dio. ¿Có­mo lle­gó a no­so­tros esa ener­gía ex­tra? Al en­cen­der­se nues­tro

sis­te­ma de alar­ma, sin im­por­tar si la cau­sa es cons­cien­te o in­cons­cien­te, nues­tro or­ga­nis­mo ge­ne­ra in­me­dia­ta­men­te adre­na­li­na que co­mien­za a cir­cu­lar por la san­gre a to­da ve­lo­ci­dad.To­do el pro­ce­so es muy rá­pi­do, ya que ha­bi­tual­men­te los ata­ques de pá­ni­co du­ran 10 mi­nu­tos efec­ti­vos y se pue­den ex­ten­der has­ta me­dia ho­ra mien­tras lo su­pe­ra­mos. Por eso, lo pri­me­ro que po­de­mos ha­cer es mo­ver­nos pa­ra gas­tar esa ener­gía ex­tra: bai­lar y sal­tar, can­tar con ga­nas, po­ner­nos a ha­cer co­sas di­ná­mi­cas co­mo lim­piar la ca­sa o ju­gar con los chi­cos o con el pe­rro nos pue­de ayu­dar. Bai­lar es muy re­co­men­da­do y es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra, la mú­si­ca per­mi­ti­rá que ol­vi­de­mos los per­sis­ten­tes la­ti­dos y gas­te­mos la ener­gía ex­tra mien­tras dis­fru­ta­mos de un mo­men­to de ale­gría.

Res­pi­ra­ción: cam­bian­do la res­pi­ra­ción po­de­mos cam­biar el es­ta­do emo­cio­nal. Lo más fá­cil es ha­cer va­rias in­ha­la­cio­nes pro­fun­das y ex­ha­lar ha­cien­do el so­ni­do de la le­tra “s”, lo me­jor es uti­li­zar to­da la ex­ha­la­ción pro­nun­cian­do la le­tra con aten­ción.

Aten­ción ple­na: es una téc­ni­ca muy pre­cia­da en me­di­ta­ción, que con­sis­te en en­fo­car­se com­ple­ta­men­te en cual­quier co­sa que es­te­mos ha­cien­do. Gra­cias a ese en­fo­que y con­cen­tra­ción rea­li­za­da con to­dos los sen­ti­dos y con con­cien­cia, se lo­gra trans­for­mar el es­pa­cio men­tal en el que es­ta­mos. Es de­cir que po­de­mos lle­var nues­tra men­te de la ob­ser­va­ción ob­se­si­va del ma­les­tar que pro­du­ce el ata­que de pá­ni­co a la ob­ser­va­ción de los re­sul­ta­dos de esa ac­ti­vi­dad que nos da con­fian­za. Po­de­mos apli­car la aten­ción ple­na a cual­quier ac­ti­vi­dad que nos gus­te rea­li­zar, co­mo por ejem­plo, ha­cer cru­ci­gra­mas, co­ci­nar, te­jer, ju­gar al­gún jue­go, con­ver­sar con al­guien y es­cu­char­lo ple­na­men­te. Cual­quier ac­ti­vi­dad que sea pla­cen­te­ra pa­ra la per­so­na le va a traer la po­si­bi­li­dad de en­tre­nar la aten­ción ple­na.

Pen­sa­mien­to po­si­ti­vo: cie­rra el pro­ce­so cal­man­do la men­te.Te­ner pre­pa­ra­das frases tran­qui­li­za­do­ras pa­ra de­cir, co­mo por ejem­plo: “Es­to ya me ocu­rrió an­tes y sé que el ma­les­tar es pa­sa­je­ro” o “es­ta sen­sa­ción es só­lo tran­si­to­ria, va a pa­sar rá­pi­da­men­te” y re­pe­tir­las mien­tras pa­sa el ata­que. Es muy be­ne­fi­cio­so acep­tar que el cuer­po es­tá an­sio­so y que de al­gu­na for­ma ex­pre­sa emo­cio­nes que es­ta­ban guar­da­das en el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.