De­re­chos de fa­mi­lia

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por la Lic. Ale­jan­dra Pe­ri­net­ti* *Di­rec­to­ra Na­cio­nal de Al­deas In­fan­ti­les SOS Ar­gen­ti­na

Se­gún la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos del Ni­ño, la fa­mi­lia bio­ló­gi­ca se cons­ti­tu­ye co­mo el “gru­po fun­da­men­tal de la sociedad y me­dio na­tu­ral pa­ra el cre­ci­mien­to y bie­nes­tar de to­dos sus miem­bros, en par­ti­cu­lar de los ni­ños”. Des­de es­te pun­to de vis­ta, la fa­mi­lia es res­pon­sa­ble de la edu­ca­ción y crian­za de sus ni­ños y ni­ñas, y son los Es­ta­dos los en­car­ga­dos de ga­ran­ti­zar, a quie­nes así lo re­quie­ran, las he­rra­mien­tas y re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan rea­li­zar es­ta ta­rea.

¿Qué cam­bios im­ple­men­ta el Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial de nues­tro país en re­la­ción a la fa­mi­lia?

A par­tir de las re­for­mas rea­li­za­das, se in­cor­po­ra­ron nue­vas re­gu­la­cio­nes en ma­te­ria de fa­mi­lia, ha­cien­do en­fo­que en el In­te­rés Su­pe­rior del Ni­ño y en el de­re­cho a ser oí­do en te­mas que afec­ten su in­te­gri­dad fí­si­ca y emo­cio­nal. De es­te mo­do, re­co­no­ce la im­por­tan­cia de la con­vi­ven­cia familiar en va­rios de sus ar­tícu­los. Se in­cor­po­ra la fi­gu­ra del pro­ge­ni­tor afín, re­fe­ren­te afec­ti­vo que vi­ve con los hi­jos de su ma­ri­do/mu­jer o con­vi­vien­te, sin ser su pa­dre o ma­dre, y se re­gu­lan di­fe­ren­tes for­mas de con­vi­ven­cia. Ade­más, se am­plían los de­re­chos de los abue­los in­de­pen­dien­te­men­te de la vo­lun­tad de los pa­dres, y se prohíbe el cas­ti­go fí­si­co an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia. Por otro la­do, se in­cor­po­ra el plan de pa­ren­ta­li­dad co­mo ins­tru­men­to pa­ra re­gu­lar el con­tac­to de los ni­ños y ni­ñas con am­bos pa­dres cuan­do es­tos se en­cuen­tren se­pa­ra­dos, y se es­ta­ble­cen nue­vos pro­ce­sos en re­la­ción a la adop­ción, en­tre otros as­pec­tos que ha­cen a las re­la­cio­nes in­tra­fa­mi­lia­res.

Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do el ni­ño o niña no en­cuen­tra en su fa­mi­lia de ori­gen el rol pro­tec­tor y de cui­da­do es­pe­ra­ble y su­fre si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­ción de de­re­chos que lo po­nen en ries­go? Pue­de ser se­pa­ra­do de su con­tex­to familiar.An­te es­tos ca­sos, y so­lo cuan­do no ha­ya po­si­bi­li­da­des de que con­vi­va con otro re­fe­ren­te familiar que pue­da pro­te­ger­lo, exis­ten di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les de “Cui­da­do al­ter­na­ti­vo”, co­mo Al­deas In­fan­ti­les SOS, que tem­po­ral­men­te, y has­ta tan­to se mo­di­fi­quen los mo­ti­vos que die­ron ori­gen a la se­pa­ra­ción familiar, se ha­rán car­go del cui­da­do de ese ni­ño o niña. Se­rán los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les en­car­ga­dos de la Pro­tec­ción de los De­re­chos de los Ni­ños quie­nes to­men es­ta de­ci­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.