Se co­me to­do

Mia - - MASCOTAS -

Ya sea pe­lo­tas o me­dias, los pe­rros pe­que­ños jue­gan con ellas y sue­len tra­gár­se­las. Si lo que se co­mie­ron es un tro­zo gran­de de plás­ti­co se pue­de com­pli­car el trán­si­to in­tes­ti­nal y, en el peor de los ca­sos, blo­quear­lo. Las sus­tan­cias quí­mi­cas que con­tie­nen, por ejem­plo, al­gu­nas pe­lo­tas de tenis pue­den da­ñar, ade­más, la pa­red es­to­ma­cal. En cam­bio, la ca­rro­ña o las he­ces no sue­len ser un pro­ble­ma. Los pe­rros tie­nen un apa­ra­to di­ges­ti­vo di­fe­ren­te y áci­dos gás­tri­cos muy con­cen­tra­dos. Pe­se a to­do, hay que te­ner cui­da­do: los ex­cre­men­tos de ca­ba­llo pue­den ser tó­xi­cos pa­ra un pe­rro y co­mer­se cier­tas aves muer­tas pue­de con­ta­giar­lo de al­gu­nas bac­te­rias (clos­tri­dia­les) que pro­du­cen in­to­xi­ca­cio­nes. Lo me­jor es que el pe­rro vo­mi­te lo que ha co­mi­do en la me­dia ho­ra si­guien­te, pa­ra eso hay que lle­var­lo al ve­te­ri­na­rio de ur­gen­cia. Si no que­rés que más tar­de se de­di­que a mor­der tus pren­das, un con­se­jo: no le des pa­ra ju­gar ro­pa o za­pa­tos. Él no pue­de dis­tin­guir si se tra­ta de una pren­da des­car­ta­da o en uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.