To­do lo que hay pa­ra ver

Un per­so­na­je con emo­ción Ma­le­na Lu­chet­ti, del elen­co de “Ja­más me le­van­tó la mano”

Mia - - SUMARIO - Por Adriana Aboy

-¿A qué alu­de el tí­tu­lo de es­ta obra? -Al abue­lo de Naia­ra, mi per­so­na­je, por­que su ma­dre, Fá­ti­ma, lo nom­bra di­cien­do siem­pre que ja­más le le­van­tó la mano. Creo que es un tí­tu­lo ade­cua­do ya que ha­ce re­fe­ren­cia a la vio­len­cia familiar que, mu­chas ve­ces, se na­tu­ra­li­za. Co­mo si fue­se un mé­ri­to no ha­cer­lo, no de­be­ría ser­lo, ya que lo na­tu­ral ten­dría que ser que la vio­len­cia fí­si­ca ha­cia la mu­jer, ni­ño, hom­bre o ha­cia cual­quier ser vi­vo, no exis­tie­ra.

-¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra vos que te con­vo­ca­ran? -Me hi­zo sen­tir muy ha­la­ga­da y fren­te a un gran desafío al mis­mo tiem­po. Co­no­cía la tra­yec­to­ria tan­to de mi com­pa­ñe­ra de elen­co, Ro­mi­na Pin­to, co­mo la del di­rec­tor Cristian Ma­jo­lo. Ad­mi­ro y res­pe­to mu­cho a los dos. Ade­más, al ser mi pri­me­ra obra, te­ner a dos pro­fe­sio­na­les de se­me­jan­te ni­vel, me hi­zo muy fe­liz y su­pe que te­nía por de­lan­te un tra­ba­jo lar­go y du­ro. Es muy di­fí­cil sos­te­ner una obra de so­lo dos per­so­na­jes. Tam­bién es bueno dis­tin­guir la ma­ne­ra en que se re­sol­vió la com­ple­ji­dad es­ce­no­grá­fi­ca que tie­ne es­ta pues­ta.

-¿Có­mo es tu per­so­na­je? -Tra­ba­ja­mos mu­chos me­ses y de ma­ne­ra muy fi­na, eso hi­zo que se me fue­ra in­ter­na­li­zan­do el per­so­na­je de Naia­ra y en ca­da en­sa­yo iba en­con­trán­do­le sus tin­tes, to­nos e in­ten­cio­nes. In­ten­té no lle­var­la al es­te­reo­ti­po. Son una ma­dre e hi­ja de ba­jos re­cur­sos y no qui­se caer en so­bre­ac­tuar o es­tig­ma­ti­zar esa reali­dad con cli- chés in­ne­ce­sa­rios. El sen­ti­mien­to que se ve por arri­ba es el de has­tío, por mo­men­tos bron­ca y has­ta odio. Pe­ro creo que ese es el me­ca­nis­mo de de­fen­sa que tie­ne Naia­ra pa­ra po­der so­bre­lle­var la reali­dad cru­da de su ma­má dis­ca­pa­ci­ta­da. Po­de­mos com­pe­tir, odiar y no so­por­tar por mo­men­tos a nues­tras ma­dres, pe­ro en el fon­do to­dos las ama­mos por ha­ber­nos da­do la vi­da y ha­ber­se sa­cri­fi­ca­do por no­so­tros. O al me­nos ese es mi ca­so.

-¿Qué sen­tís que le pa­sa al pú­bli­co? -El pú­bli­co que­da sor­pren­di­do y ató­ni­to. Creo que hay mu­cha iden­ti­fi­ca­ción con el sen­ti­mien­to ha­cia la ma­dre. La obra to­ca te­má­ti­cas di­fí­ci­les y tris­tes. Pe­ro la for­ma en que es­tán abor­da­das, ge­ne­ra

mo­men­tos en los cua­les la gen­te se ma­ta de ri­sa y otros en los que se les ha­ce un nu­do en el estómago. Per­ci­bo que, en los mo­men­tos de ten­sión, se cor­ta el ai­re y, al se­gun­do, se des­com­pri­me con un gag pa­ra lue­go vol­ver a ten­sio­nar­se. La obra es un sube y ba­ja cons­tan­te pe­ro el men­sa­je es cla­ro y con­sis­ten­te.A mí, par­ti­cu­lar­men­te, es­ta obra me re­mo­vió mu­chí­si­mo y me to­ca de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, así que emo­ción me so­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.