Los di­bu­ji­tos de los men­sa­jes vir­tua­les

Ya na­die, ten­ga la edad que ten­ga, se re­sis­te a usar los emo­ti­co­nes y emo­jis pa­ra acen­tuar lo que quie­re de­cir y has­ta con­tes­tar sin tex­to en las co­mu­ni­ca­cio­nes vir­tua­les. Pe­ro, al pa­re­cer, no son un len­gua­je uni­ver­sal por­que no to­dos los usa­mos con el si

Mia - - SUMARIO -

Es im­po­si­ble ima­gi­nar­se la co­mu­ni­ca­ción sin emo­ti­cons, los di­bu­jos que pue­blan los men­sa­jes de chat de to­das las eda­des de usua­rios. Pe­ro ¿de dón­de vie­nen? To­do co­men­zó con una com­bi­na­ción de sig­nos or­to­grá­fi­cos que for­ma­ban una ex­pre­sión de la ca­ra, por ejem­plo: ":-)". En 1982, el pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca Scott E. Fahl­man, uti­li­za­ba en la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon de Pit­ts­burgh un ta­blón de anun­cios, la for­ma ini­cial de los ac­tua­les fo­ros de de­ba­te. Ade­más de las tí­pi­cas in­for­ma­cio­nes prác­ti­cas o con­vo­ca­to­rias pa­ra for­mar gru­pos de es­tu­dio, es­tos ta­blo­nes tam­bién mos­tra­ban chis­tes o co­men­ta­rios iró­ni­cos. Fahl­man tu­vo la idea de po­ner una es­pe­cie de ca­ri­ta son­rien­te al la­do de los tex­tos de tono di­ver­ti­do: :-), y otra, :-(, pa­ra aque­llos que fue­sen se­rios o tris­tes. Y desató una au­tén­ti­ca fie­bre de sím­bo­los. Hoy, Fahl­man pre­fie­re no con­ce­der en­tre­vis­tas so­bre "su" in­ven­to y re­mi­te a un tex­to es­cri­to por él so­bre la his­to­ria de los emo­ti­co­nes. So­bre los más mo­der­nos, los emo­jis, que se usan ac­tual­men­te en las re­des so­cia­les, re­co­no­ce que no los uti­li­za y que no le gus­tan par­ti­cu­lar­men­te, pe­ro en eso, el pro­fe­sor es más bien una ex­cep­ción en la sociedad de la co­mu­ni­ca­ción. "Los emo­jis se han con­ver­ti­do en una par­te esen­cial de nues­tra co­mu­ni­ca­ción", se­ña­la la psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en me­dios Sa­bri­na Eim­ler. En los pro­gra­mas de mes­sen­ger, emails, whats­sap o re­des so­cia­les ya no hay ca­si men­sa­je que pres­cin­da de la ver­sión di­gi­tal de las ex­pre­sio­nes hu­ma­nas.

La co­mu­ni­ca­ción se sim­pli­fi­ca, ade­más, de esa for­ma y se lle­na de co­lo­ri­do. En vez de una lar­ga des­crip­ción so­bre el tono del men­sa­je o el es­ta­do de áni­mo, bas­ta un emo­ti­con pa­ra re­su­mir gran­des con­cep­tos. "Es una me­jo­ra, una sim­pli­fi­ca­ción. Nos sir­ve pa­ra que ha­ya me­nos erro­res de in­ter­pre­ta­ción", opi­na Eim­ler.

Los smi­leys, co­ra­zo­nes o flo­res ha­cen más in­tere­san­te el mun­do de In­ter­net tam­bién pa­ra aque­llas per­so­nas que no han cre­ci­do con una compu­tado­ra o un

smartp­ho­ne. El fi­ló­lo­go ber­li­nés Ana­tol Ste­fa­no­witsch, por ejem­plo, que se ca­li­fi­ca a sí mis­mo co­mo un "in­mi­gran­te di­gi­tal", cree que la efi­ca­cia de los emo­ti­co­nes o emo­jis de­pen­de de cuán bien se co­noz­can am­bas per­so­nas, “por­que si esas per­so­nas vie­nen de con­tex­tos cul­tu­ra­les di­fe­ren­tes, to­do es aún más com­pli­ca­do.

¿Un len­gua­je uni­ver­sal?

Emo­ji vie­ne del ja­po­nés, co­mo su crea­dor, Shi­ge­ta­ka Ku­ri­ta, y en es­pa­ñol se pro­nun­cia­ría más bien co­mo "emo­yi". En efec­to, el con­tex­to cul­tu­ral es bá­si­co por­que no se en­tien­den de la mis­ma for­ma en Ja­pón que en Oc­ci­den­te. Uno de los ejem­plos es la ca­ri­ta que echa hu­mo por la na­riz, que en Oc­ci­den­te es si­nó­ni­mo de en­fa­do, mien­tras que en Ja­pón lo es de triun­fo. O las dos ma­nos jun­tas que, en el con­tex­to oc­ci­den­tal, pa­re­cen re­zar y se usan pa­ra sub­ra­yar una pe­ti­ción, pe­ro que su crea­dor en reali­dad ideó pa­ra de­cir "gra­cias" a la ma­ne­ra ja­po­ne­sa, es de­cir, jun­tan­do las ma­nos e in­cli­nán­do­se.

Un es­tu­dio de la app de te­cla­do Swif­tKey des­cu­brió que en los paí­ses ára­bes, las plan­tas y flo­res se usan 4 ve­ces más que en otras par­tes del mun­do, mien­tras que los aus­tra­lia­nos y fran­ce­ses con­fir­man unos es­te­reo­ti­pos muy ex­ten­di­dos: en com­pa­ra­ción con el res­to del mun­do, en Aus­tra­lia se usan el do­ble de emo­jis bo­rra­chos, en tan­to que los ga­los en­vían 4 ve­ces más co­ra­zo­nes.

En Es­pa­ña se cum­ple otro cli­ché y es que los emo­jis de fies­ta y de la bai­la­ri­na de fla­men­co se usan un 72% más que en el res­to del mun­do. Pe­ro, en ge­ne­ral, en to­das par­tes ga­nan las ca­ras po­si­ti­vas y so­bre to­do la que llo­ra de ri­sa, nú­me­ro uno se­gún Emo­jiT­rac­ker, que mi­de su uso enT­wit­ter.

En to­tal hay ya 1.624 emo­jis. Ha­ce po­co se aña­die­ron el de­do me­dio (el fa­mo­so fuck you), el sa­lu­do del se­ñor Spock (de Star Trek o Via­je a las Es­tre­llas) y los "cuer­nos", po­pu­la­res en­tre los roc­ke­ros. Tam­bién se su­mó la op­ción de po­ner ros­tros o ma­nos en di­fe­ren­tes to­nos de piel, no so­lo blan­co.

La em­pre­sa Uni­co­de, de Ca­li­for­nia, es la que de­ci­de qué sím­bo­los se aña­den. Ana­tol Ste­fa­no­witsch ve un pro­ble­ma en es­to por­que, de ese mo­do, los emo­jis ja­po­ne­ses y de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal se im­po­nen a otros. "Mi de­seo es que la fir­ma Uni­co­de se es­for­za­ra más por am­pliar la di­ver­si­dad". Por ejem­plo, aña­dir be­bi­das que no sean al­cohó­li­cas, se­ña­la. Sa­bri­na Eim­ler pro­po­ne, a su vez, un emo­ji vo­mi­tan­do. "Creo que hay mu­chas si­tua­cio­nes en las que uno que­rría de­cir “es­to es vo­mi­ti­vo'".

En teo­ría, cual­quie­ra pue­de pro­po­ner y te­ner un emo­ji o emo­ti­con, pe­ro hay que con­ven­cer a la em­pre­sa Uni­co­de de la ne­ce­si­dad e im­por­tan­cia de su crea­ción. Las pro­pues­tas se pue­den ha­cer a tra­vés de la web de la fir­ma (www.uni­co­de.org/emo­ji/se­lec­tion.html) y lo im­por­tan­te es la ar­gu­men­ta­ción. Si se con­ven­ce a la em­pre­sa -ayu­da mu­cho que la pro­pues­ta grá­fi­ca sea cla­ra-, hay po­si­bi­li­da­des de que en la pró­xi­ma ac­tua­li­za­ción de Uni­co­de es­té in­clui­do. Sin em­bar­go, hay que te­ner pa­cien­cia por­que has­ta que una pro­pues­ta se po­ne en prác­ti­ca pue­den pa­sar me­ses o años: el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que el con­sor­cio di­se­ñe un sím­bo­lo ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.