Cui­da­dos bá­si­cos

Si te­ne­mos pre­sen­tes al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos, nues­tros ani­ma­les cre­ce­rán fuer tes y sa­nos

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Nestlé Pu­ri­na Pet Care

Pro­te­ger la sa­lud de tu mas­co­ta re­quie­re res­pon­sa­bi­li­dad y cons­tan­cia. Siem­pre es con­ve­nien­te re­pa­sar los cui­da­dos que de­be­mos te­ner pa­ra man­te­ner su sa­lud en per­fec­tas con­di­cio­nes.

Lac­tan­cia: nun­ca la se­pa­res de su ma­má an­tes de las 6 se­ma­nas de edad, ya que ne­ce­si­ta ad­qui­rir la in­mu­ni­dad que ella le trans­fie­re a tra­vés de su le­che. Es la me­jor me­di­ci­na pre­ven­ti­va y úni­ca­men­te las ma­dres pue­den brin­dar­la. Des­pués de es­te tiem­po, la sa­lud de la mas­co­ta de­pen­de­rá en ma­yor me­di­da de los cui­da­dos que los due­ños pue­dan dar­le, ade­más del plan sa­ni­ta­rio com­ple­to y una nu­tri­ción ade­cua­da.

Va­cu­nas y con­tro­les: che­quear que sus ojos, na­riz y oí­dos es­tén bien lim­pios, la len­gua son­ro­sa­da y hú­me­da; com­pro­bar que no ten­ga pul­gas ni ex­cre­men­tos de és­tas por la su­per­fi­cie cor­po­ral. Se la de­be lle­var pe­rió­di­ca­men­te a un ve­te­ri­na­rio pa­ra que reali­ce los con­tro­les per­ti­nen­tes y un exa­men clí­ni­co ge­ne­ral. El pro­fe­sio­nal de­ta­lla­rá un plan de va­cu­na­ción que se ajus­te a las ne­ce­si­da­des, te­nien­do en cuen­ta su his­to­ria o zo­na de re­si­den­cia. Las va­cu­nas son fun­da­men­ta­les ya que ge­ne­ran an­ti­cuer­pos que re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Es ne­ce­sa­rio que año tras año se vuel­van a apli­car. Los pe­rros ne­ce­si­tan va­cu­nas ta­les co­mo ra­bia, mo­qui­llo ca­nino, ro­ta­vi­rus, par­vo­vi­rus, co­ro­na­vi­rus, en­tre otras; mien­tras que los gatos re­quie­ren va­cu­nar­se con-

tra la ra­bia, tri­ple fe­li­na y leu­ce­mia fe­li­na. A los ani­ma­les adul­tos (ma­yo­res de un año), se les de­be dar un re­fuer­zo anual­men­te. El nú­me­ro y va­rie­dad de en­fer­me­da­des que ac­tual­men­te pue­den pre­ve­nir­se de es­ta ma­ne­ra se in­cre­men­tan cons­tan­te­men­te.

Hi­gie­ne den­tal: el ali­men­to ba­lan­cea­do se­co ayu­da­rá a man­te­ner sa­nos sus dien­tes y en­cías y, si se com­ple­men­ta con una lim­pie­za fre­cuen­te, se evi­ta­rán en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les.

Pa­rá­si­tos: se de­be man­te­ner des­pa­ra­si­ta­da a la mas­co­ta. Es re­co­men­da­ble rea­li­zar con­tro­les una vez al año y si es­tá en con­tac­to con otros ani­ma­les en la ca­lle, rea­li­zar­los más de una vez por año. El ve­te­ri­na­rio pue­de or­de­nar aná­li­sis pa­ra de­tec­tar pre­sen­cia de pa­rá­si­tos y de­fi­nir el an­ti­pa­ra­si­ta­rio co­rrec­to.

Ce­pi­lla­do: es pri­mor­dial man­te­ner el pe­la­je lim­pio y sa­lu­da­ble y así eli­mi­nar pe­los suel­tos. El ce­pi­lla­do fre­cuen­te pre­vie­ne y re­mue­ve la su­cie­dad, pe­los muer­tos y mi­cro­or­ga­nis­mos; en pri­ma­ve­ra y oto­ño es ideal ce­pi­llar­lo a dia­rio por­que es la épo­ca en la que cam­bian el pe­lo. Se de­be ce­pi­llar no só­lo la par­te de atrás y de arri­ba, tam­bién las pa­tas y so­bre los cos­ta­dos. Es re­co­men­da­ble acos­tum­brar al ani­mal des­de pe­que­ño a ce­pi­lla­dos sua­ves y fre­cuen­tes. Así, se cons­trui­rá una ru­ti­na acep­ta­ble.

Un buen ba­ño: a los pe­rros hay que ba­ñar­los cuan­do se los ve su­cios o tie­nen olor. Es ideal te­ner a mano el cham­pú ade­cua­do pa­ra su pe­lo, ja­bón neu­tro, ce­pi­llo, toa­llas y se­ca­dor an­tes de em­pe­zar el ba­ño. Es fun­da­men­tal que que­de bien se­co pa­ra pre­ve­nir po­si­bles pa­to­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.