El ho­gar cós­mi­co

Mia - - SUMARIO - Por Su­zan­ne Po­well* Del li­bro “Co­ne­xión con el al­ma”, de Su­zan­ne Po­well, Edi­to­rial Si­rio (www.del­fu­tu­ro­li­bros.com.ar)

De niña tu­ve siem­pre la sen­sa­ción de no per­te­ne­cer a es­te mun­do; me pa­re­cía que no en­ca­ja­ba en nin­gún si­tio. Mis her­ma­nos y mis pa­dres, así co­mo mi fa­mi­lia en ge­ne­ral, me re­sul­ta­ban unos per­fec­tos ex­tra­ños; era co­mo si no los co­no­cie­se. En es­tas cir­cuns­tan­cias, desea­ba ser ama­da y re­co­no­ci­da por otro ser hu­mano en es­te pla­ne­ta; pa­ra ello, in­ten­ta­ba agra­dar a mis pa­dres y ser una más en el co­le­gio de mon­jas en el que es­tu­dia­ba. Pe­ro una par­te de mí no se con­for­ma­ba. Ten­go el re­cuer­do de es­tar mi­ran­do a las es­tre­llas pi­dien­do vol­ver a mi ho­gar en el cos­mos; en esos mo­men­tos pen­sa­ba: “¿Por qué no ve­nís a bus­car­me? ¡Ya es­toy can­sa­da de es­tar aquí! Quie­ro vol­ver a ca­sa”.

Du­ran­te mi ni­ñez y ju­ven­tud po­día oír lo que ha­bía en la ca­be­za de las per­so­nas. Era co­mo si la gen­te pen­sa­se en voz al­ta, co­mo si las pa­la­bras sa­lie­sen de su cam­po mag­né­ti­co. Así pues, cap­ta­ba sus pen­sa­mien­tos, de mo­do que po­día sa­ber cuá­les eran sus in­ten­cio­nes. De es­ta ma­ne­ra me sen­tía siem­pre arro­pa­da, pro­te­gi­da, aun­que tam­po­co sa­bía de qué, por­que pa­ra mí to­do el mun­do era bueno. No con­ce­bía el mal. A pe­sar de ello, fi­nal­men­te tu­ve que asu­mir que las per­so­nas al­ber­ga­ban a me­nu­do se­gun­das in­ten­cio­nes. Po­día sen­tir esa vi­bra­ción. Po­día cap­tar la ma­ni­pu­la­ción, las mentiras, pe­ro me ca­lla­ba; me li­mi­ta­ba a es­cu­char­lo. Me pa­re­cía tan ba­jo, tan tris­te, tan ba­nal... ¿Có­mo po­día un ser hu­mano que­rer ha­cer­le da­ño a otro? ¿Có­mo po­día son­reír­le a la ca­ra y te­ner una ma­la in­ten­ción? ¡No lo so­por­ta­ba! Sin em­bar­go, era el pan de ca­da día.Yo no que­ría es­cu­char to­do aque­llo, y re­cuer­do que me ta­pa­ba los oí­dos. No so­por­ta­ba ver la in­jus­ti­cia, y don­de veía su­fri­mien­to desea­ba eli­mi­nar­lo. El so­lo he­cho de es­tar pre­sen­te en esas si­tua­cio­nes y con­flic­tos si­len­cio­sos ha­cía que qui­sie­ra vol­ver a ca­sa, a mi ho­gar de ese otro mun­do. En el ho­gar cós­mi­co que an­he­la­ba, con el que sa­bía que es­ta­ba co­nec­ta­da, to­do era bon­dad y jus­ti­cia; el amor y la fe­li­ci­dad im­pe­ra­ban. Ese lu­gar se­guía exis­tien­do en mi co­ra­zón y en mi ca­be­za por­que man­te­nía la co­ne­xión con esa con­cien­cia, con esa fre­cuen­cia de amor, con el al­ma.

Aquí en laTie­rra, las co­sas eran muy dis­tin­tas de co­mo eran en ese otro lu­gar. Al vi­vir en un pue­blo no­rir­lan­dés du­ran­te la eta­pa de la gue­rra fría con In­gla­te­rra, vi­vía ro­dea­da de vio­len­cia y mie­do. La pre­sen­cia del ejér­ci­to, de la po­li­cía, de tan­ques, bom­bas, si­re­nas, ba­rre­ras y con­tro­les mar­ca­ba la vi­da co­ti­dia- na.To­do es­to con­tras­ta­ba con los cam­pos ver­des, las va­cas, las ove­jas, los ni­ños ju­gan­do en la ca­lle ba­jo la cons­tan­te llu­via, con un sol in­ter­mi­ten­te... El olor a tie­rra hú­me­da co­exis­tía con el smog.

En­tre los re­cuer­dos más ví­vi­dos de mi ni­ñez y ju­ven­tud en el pue­blo pri­ma­ba esa sen­sa­ción de es­tar aquí y al mis­mo tiem­po no es­tar aquí, de en­con­trar­me más en otro mun­do que en es­te. Es de­cir, pri­ma­ba mi de­seo de vi­vir la reali­dad de ese otro mun­do, en vez de lo que me es­ta­ba to­can­do vi­vir aquí en laTie­rra.

A pe­sar de las cons­tan­tes imá­ge­nes de mie­do y vio­len­cia que pre­sen­cia­ba, en mi ima­gi­na­ción exis­tía un pa­raí­so con un sol bri­llan­te y cá­li­do, una ve­ge­ta­ción fron­do­sa, fru­tas exó­ti­cas, pra­dos ex­ten­sos y co­li­nas sua­ves; un lu­gar don­de to­do era de to­dos, y don­de el baile y el can­to se com­par­tían de for­ma na­tu­ral y es­pon­tá­nea. Allí ha­bi­ta­ba la fa­mi­lia que tan­to an­he­la­ba; una fa­mi­lia enor­me, que desea­ba re­cor­dar con de­ta­lle, pe­ro que so­lo lo­gra­ba ima­gi­nar unos ins­tan­tes fu­ga­ces. Re­cuer­do la sen­sa­ción de li­ber­tad, go­zo, ar­mo­nía y paz que im­pe­ra­ba en ese pa­raí­so de olo­res y co­lo­res ma­ra­vi­llo­sos. En ese lu­gar, una tier­na son­ri­sa se di­bu­ja­ba per­ma­nen­te­men­te en los ros­tros de to­dos. En él exis­tía una co­mu­ni­ca­ción per­fec­ta en­tre to­do, sin ne­ce­si­dad de pa­la­bras. Allí era siem­pre de día –no re­cuer­do que fue­ra nun­ca de no­che– y era adon­de iba en mis sue­ños. Allí ju­ga­ba sin can­sar­me con otros ni­ños que eran co­mo yo.To­das las per­so­nas me com­pren­dían y era ple­na­men­te fe­liz; es­ta­ba lle­na de vi­da, lle­na de amor, lle­na de mí. Allí era yo mis­ma. Cuan­do vi la pe­lí­cu­la “Nues­tro ho­gar”, llo­ré des­de el al­ma re­cor­dan­do y re­co­no­cien­do que ese lu­gar es así. En reali­dad, per­te­ne­ce­mos a nues­tras fa­mi­lias cós­mi­cas, y las es­ta­mos re­pre­sen­tan­do aquí en laTie­rra. Es de­cir, no es que sea­mos de es­te pla­ne­ta o que per­te­nez­ca­mos a él, sino que es­ta­mos aquí de pa­so en nues­tra evo­lu­ción cós­mi­ca, cum­plien­do con un pro­pó­si­to de vi­da.Y no es­ta­mos so­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.