Ha­cer un com­post

Al­gu­nos des­per­di­cios or­gá­ni­cos, co­mo la yer­ba ma­te, pue­den te­ner me­jor des­tino que el ces­to de re­si­duos. Có­mo trans­for­mar­los en com­post

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Es­ta­ble­ci­mien­to San­ta Ana, CBSé

Mag­ní­fi­co abono or­gá­ni­co que sir­ve pa­ra me­jo­rar la tie­rra del jar­dín, don­de cre­cen plan­tas y ar­bus­tos, el com­post ali­men­ta a las plan­tas de ma­ne­ra or­gá­ni­ca y sa­lu­da­ble y con su fa­bri­ca­ción se co­la­bo­ra con el cui­da­do del me­dio am­bien­te. Pa­ra pre­pa­rar­lo, se uti­li­zan y apro­ve­chan los re­si­duos ve­ge­ta­les del jar­dín y del ho­gar; co­mo con­se­cuen­cia se des­per­di­cia me­nos ba­su­ra y por en­de, hay me­nos con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

Pa­ra ela­bo­rar el com­post en el ho­gar, se su­gie­re uti­li­zar una ma­ce­ta de cual­quier ta­ma­ño, ca­nas­to plás­ti­co o des­ti­nar al­gún rin­cón del jar­dín pa­ra su fa­bri­ca­ción.

In­gre­dien­tes

De la co­ci­na: yer­ba ma­te usa­da, ca­fé y sa­qui­tos de té, cás­ca­ra de hue­vo, fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas tri­tu­ra­das o sus cás­ca­ras (no usar cás­ca­ras de cí­tri­cos), pe­rió­di­cos blan­co y ne­gro (no im­pre­sos en co­lor), ta­po­nes de cor­cho, pa­pel de co­ci­na y ce­ni­zas. Se de­be tra­tar de cor­tar los re­si­duos en tro­zos pe­que­ños.

Del jar­dín: ho­jas caí­das o de po­da, res­tos del cor­te del cés­ped, hor­ta­li­zas in­ser­vi­bles y ra­mas tri­tu­ra­das.

¿Qué no de­be­mos usar?

Res­tos de co­mi­da de car­ne, hue­sos y pes­ca­do, ya que pro­du­cen ma­los olo­res, ex­cre­men­tos de ani­ma­les do­més­ti­cos, res­tos de ve­ge­ta­les en­fer­mos y cí­tri­cos.

¿Có­mo se ha­ce?

To­dos los res­tos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te (yer­ba ma­te, ca­fé, cás­ca­ra de hue­vo, ra­mi­tas tri­tu­ra­das, etc) se co­lo­can en un po­te plás­ti­co, en el de he­la­do, en un re­ci­pien­te ti­po tup­per o pue- de ser tam­bién en un rin­cón del jar­dín,

Mez­clar en su­ce­si­vas ca­pas ma­te­rial se­co (ho­jas se­cas, pa­pel co­ci­na y dia­rios en blan­co y ne­gro) con “ver­de”; es de­cir, pro­duc­tos que tie­nen al­to ni­vel de hi­dró­geno (yer­ba ma­te, té y res­tos de ver­du­ras, fru­tas, cás­ca­ra de hue­vo, etc). Agre­gar ca­pas fi­nas de tie­rra pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so, otra ca­pa fi­na de ce­ni­zas de ma­de­ra y ha­ri­na de hueso pa­ra ac­ti­var la des­com­po­si­ción, ya que la acelera. Hu­me­de­cer con agua. Re­vol­ver ca­da tan­to pa­ra que la des­com­po­si­ción re­sul­te ho­mo­gé­nea

Si se no­ta olor a po­dri­do, sig­ni­fi­ca que hay de­ma­sia­da hu­me­dad. La so­lu­ción es mez­clar con ma­te­ria se­ca y re­vol­ver.

Si el com­pos­ta­dor es­tá lleno de ma­te­ria se­ca y fría, sig­ni­fi­ca que fal­ta hu­me­dad. La so­lu­ción se­rá mez­clar con res­tos de co­ci­na ver­des, hú­me­dos y re­vol­ver.

¿Cuán­do es­tá lis­to?

Un com­post es­tá a pun­to cuan­do tie­ne un co­lor ma­rrón o ne­gruz­co, olor a bos­que y una tem­pe­ra­tu­ra fría que in­di­ca que se ha ter­mi­na­do la ac­ti­vi­dad de des­com­po­si­ción mi­cro­bia­na.

¿Cuán­to tiem­po tar­da en ha­cer­se?

Pa­sa­dos tres me­ses en cli­ma cá­li­do, es muy pro­ba­ble que es­té lis­to. Si es in­vierno, pue­de que tar­de unos cin­co me­ses en es­tar a pun­to. Una vez que el com­post es­tá lis­to, se lo de­be vol­car en la ma­ce­ta don­de se tie­ne la plan­ta, en el jar­dín jun­to a los cul­ti­vos, plan­tas o ar­bus­tos o uti­li­zar­lo pa­ra abo­nar tie­rra. En po­co tiem­po, ve­rás los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos y ha­brás ayu­da­do al me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.