ZA­PA­TOS ba­jo la lu­pa

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Dr. Die­go Me­llino, Clí­ni­ca de la Co­lum­na (www.la­cli­ni­ca­de­la­co­lum­na.com)

La fas­ci­na­ción que ejer­cen los mí­ti­cos “sti­let­tos”, o el re­cien­te fu­ror ma­si­vo por las me­ga-pla­ta­for­mas pue­den ge­ne­rar, con el uso in­de­bi­do y pro­lon­ga­do en el tiem­po, se­rias le­sio­nes en la co­lum­na y en la es­truc­tu­ra ósea en ge­ne­ral.

El con­flic­to ra­di­ca en que, el abu­so y el mal uso de los ta­cos cau­san va­ria­das le­sio­nes, es­pe­cial­men­te en to­bi­llos, ro­di­llas, y has­ta en la pro­pia co­lum­na, da­do que la ana­to­mía del za­pa­to es­tá di­se­ña­da con fi­nes es­té­ti­cos, al­te­ran­do la bio­me­cá­ni­ca nor­mal del cuer­po y qui­zás, de­jan­do de la­do la sa­lud pa­ra ga­nar ele­gan­cia.

Si a la pla­ta­for­ma ha­bi­tual, en­ci­ma se le aña­de ta­co, va a pro­du­cir es una al­te­ra­ción en el equi­li­brio de la per­so­na, lo que se­gu­ra­men­te, sino po­see una cier­ta des­tre­za, va a ter­mi­nar su­frien­do caí­das, tor­sio­nes y de­más le­sio­nes. Lo que re­co­men­da­mos es uti­li­zar es­te ti­po de cal­za­dos so­la­men­te en cier­tas oca­sio­nes co­mo even­tos, fies­tas, etc. Es de­cir, po­cas horas de uso, ya que sino po­drían mo­di­fi­car­se las ba­ses que sos­tie­nen el cuer­po.

Es­to re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la co­lum­na, pro­du­cien­do com­pen­sa­cio­nes y pos­tu­ras inade­cua­das pa­ra man­te­ner una bio­me­cá­ni­ca equi­li­bra­da y ar­mó­ni­ca. Las pla­ta­for­mas sin in­cli­na­ción, si bien son más se­gu­ras, por­que no mo­di­fi­can las cur­va­tu­ras na­tu­ra­les de la co­lum­na, al­te­ran el es­que­ma cor­po­ral, lo que pue­de lle­var a tro­pe­zo­nes y caí­das.

Mu­chos de es­tos cal­za­dos no res­pe­tan el ar­co na­tu­ral del pie, que es­tá di­se­ña­do pa­ra amor­ti­guar el pe­so del cuer­po. El ar­co in­terno se ven­ce, lo cual re­per­cu­te en la co­lum­na, pro­du­cien­do va­ria­das sin­to­ma­to­lo­gías lum­ba­res. Tam­bién son co­mu­nes las fas­ci­tis plan­ta­les (ban­da grue­sa de te­ji­do en la plan­ta del pie que se es­ti­ra o se so­bre­car­ga de­ma­sia­do), a las cua­les, se­gu­ra­men­te des­pués les si­gue el co­no­ci­do es­po­lón cal­cá­neo (cal­ci­fi­ca­ción de las in­ser­cio­nes pro­xi­ma­les de los múscu­los que for­man el ar­co in­terno del pie).

El uso con­ti­nuo de pla­ta­for­mas pue­de pro­du­cir su­blu­xa­cio­nes ver­te­bra­les. Es­tas son des­a­li­nea­cio­nes de las vér­te­bras de la co­lum­na que com­pri­men, en di­fe­ren­tes ni­ve­les de opre­sión, al ner­vio que pa­sa en­tre las vér­te­bras afec­ta­das, ge­ne­ran­do así el mal fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Es­te pro­ble­ma afec­ta a más del 95% de las per­so­nas des­de su na­ci­mien­to y es la cau­sa de ca­si to­das las en­fer­me­da­des, do­lo­res y pro­ble­mas de la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.