Las in­tré­pi­das O'GOR­MAN

Mia - - LAS INTRÉPIDAS -

Ca­bil­do Abier­to re­sol­vió des­po­jar la au­to­ri­dad del vi­rrey Ra­fael de So­bre­mon­te, quien en las ho­ras he­roi­cas es­ta­ba a pru­den­te dis­tan­cia del con­flic­to. Es­ta de­ci­sión sir­vió de tram­po­lín pa­ra que Li­niers sea pro­cla­ma­do vi­rrey. Lo lla­ma­ti­vo fue que con la mis­ma ve­lo­ci­dad que los por­te­ños lo ha­bían en­cum­bra­do, su ima­gen ca­yó en for­ma abrup­ta. ¿Qué ocu­rrió? No gus­tó na­da que so­li­ci­ta­ra a la co­ro­na el no­ble tí­tu­lo de con­de de Bue­nos Ai­res co­mo pre­mio a su ac­ción, ni que re­ci­bie­ra per­mi­so pa­ra im­por­tar dos mil afri­ca­nos. Pe­ro esos tras­piés po­lí­ti­cos eran pe­que­ñe­ces comparados con el dis­gus­to que pro­vo­ca­ba su es­can­da­lo­sa re­la­ción con Ana Pe­ri­chon de O’Gor­man.

Juan Bau­tis­ta Pe­ri­chon, her­mano de la aman­te, fue aco­mo­da­do por Li­niers en una mi­sión di­plo­má­ti­ca a Es­pa­ña sin nin­gún mé­ri­to pa­ra in­te­grar­la. Los dos hi­jos de Ana, por­te­ñi­tos de 5 años na­ci­dos du­ran­te las vi­si­tas de su via­je­ro ma­ri­do To­más O’Gor­man, fue­ron nom­bra­dos ¡sub­te­nien­tes! La in­dig­na­ción au­men­ta­ba. Pa­ra col­mo, Li­niers se que­da­ba a dor­mir muy se­gui­do en ca­sa de Ani­ta. Ella, ade­más, fue vis­ta pa­seán­do­se a ca­ba­llo con una cha­que­ta mi­li­tar con cha­rre­te­ras de co­ro­nel y cordón de oro. La atrac­ti­va Pe­ta­qui­ta em­plea­ba sol­da­dos pa­ra el tra­ba­jo en sus cha­cras, or­ga­ni­za­ba las ter­tu­lias más con­cu­rri­das, dis­po­nía de cus­to­dia en la puer­ta de su ca­sa y te­nía vía li­bre pa­ra rea­li­zar ne­go­cios de du­do­sa le­ga­li­dad. Era el mo­nu­men­to a la im­pu­ni­dad. La bue­na ima­gen del vi­rrey ha­bía des­cen­di­do al quin­to sub­sue­lo. El 26 de di­ciem­bre de 1808, en la Ca­te­dral, se ca­sa­ron Juan Bau­tis­ta Pe­ri­chon –26 años, her­mano de Ana, ede­cán de Li­niers– y Ma­ría del Car­men Li­niers Sa­rra­tea, 16 años. Fue una ce­re­mo­nia con to­da la pom­pa: des­pués de to­do se ca­sa­ba la hi­ja de la má­xi­ma au­to­ri­dad en el Río de la Pla­ta. Los áni­mos es­ta­ban muy cal­dea­dos y días des­pués es­ta­lló el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio co­no­ci­do co­mo la Aso­na­da del 1° de enero de 1809 que per­se­guía de­po­ner a Li­niers. Fra­ca­só so­lo por­que el co­man­dan­te de los Pa­tri­cios, Cor­ne­lio Saa­ve­dra, se man­tu­vo al la­do del vi­rrey.

¿Có­mo ter­mi­nó esa his­to­ria de pa­sión y ex­ce­sos en­tre el vi­rrey San­tia­go de Li­niers y Ana Pe­ri­chon de O’Gor­man?

Li­niers es­ta­ba muy de­va­lua­do y madame O’Gor­man pa­só a ser, en la chis­mo­gra­fía, la Pe­ri­cho­na. Así la lla­ma­ban, evo­can­do a Mariquita Villegas, ac­triz y aman­te de Ma­nuel de Amat y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.