Por el Ing. Juan Jo­sé Aré­va­lo*

Mia - - PAREJA -

do­lor que és­te nos cau­sa.

No nos ol­vi­de­mos que a me­di­da que el tiem­po pa­sa, tam­bién cam­bia­mos y, lo que an­tes unía, tal vez hoy dis­tan­cie. Des­de una mi­ra­da res­pon­sa­ble, es le­gí­ti­mo un ac­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo es el dis­tan­cia­mien­to, ha­bien­do ago­ta­do to­das las he­rra­mien­tas a nues­tro al­can­ce.

Sin em­bar­go, en mu­chos ca­sos, la fal­ta de re­so­lu­ción se de­be a nues­tra ce­gue­ra cog­ni­ti­va o a ig­no­rar de­ter­mi­na­do pa­rá­me­tro que po­dría apor­tar a la so­lu­ción del con­flic­to. Aun así, te­ne­mos el de­re­cho de ele­gir apar­tar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.