DA­TOS ÚTI­LES

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Dio­ni­siou .

Quien no se sienta in­ti­mi­da­do y sea hom­bre, el via­je de ca­si 2 ho­ras en bar­co se­rá re­com­pen­sa­do con ex­cep­cio­na­les vis­tas de la es­car­pa­da cos­ta de la pe­nín­su­la y de los mo­nas­te­rios, pro­te­gi­dos co­mo cas­ti­llos por al­tos mu­ros y to­rre­tas. El Mon­te At­hos do­mi­na el pai­sa­je con sus más de 2.000 me­tros de al­tu­ra y se ele­va por en­ci­ma de la re­pú­bli­ca mo­nás­ti­ca, de don­de to­ma su nom­bre.

To­dos los mo­nas­te­rios ha­cen un vo­to de hos­pi­ta­li­dad y alo­jan gra­tis por has­ta 3 no­ches a pe­re­gri­nos y hués­pe­des cu­rio­sos. Des­pués, es­tán obli­ga­dos a aban­do­nar la re­pú­bli­ca se­mi­au­tó­no­ma. Hay con­ta­dos vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros que re­nun­cian a unos días de pla­ya y vi­si­tan la mon­ta­ña sa­gra­da con cier­ta re­gu­la­ri­dad, una y otra vez, co­mo Sven Schramm: "Ca­da mo­nas­te­rio es di­fe­ren­te y ca­da mon­je tie­ne su pro­pio ca­ris­ma", di­ce.

Có­mo lle­gar: en avión a Te­sa­ló­ni­ca. En au­to de al­qui­ler o en au­to­bús a Ura­nó­po­lis. En ve­rano, hay un ferry 2 ve­ces al día e in­clu­so una lancha rá­pi­da has­ta el puer­to de Daf­ne, en la re­pú­bli­ca mo­nás­ti­ca. Otro ferry tras­la­da a los vi­si­tan­tes ha­cia los mo­nas­te­rios en las cos­tas sur y oes­te. No hay vías de ac­ce­so te­rres­tre.

En el mo­nas­te­rio de Dio­ni­siou, en la cos­ta oes­te, los po­cos vi­si­tan­tes lle­gan con po­co equi­pa­je y pa­san la no­che en una pe­que­ña ha­bi­ta­ción, do­ta­da con lo más ele­men­tal. Allí se sien­te la so­le­dad. La úni­ca ci­ta fir­me es un ser­vi­cio re­li­gio­so jun­to a los mon­jes. Du­ran­te la ce­na, na­die ha­bla y un mon­je lee tex­tos re­li­gio­sos. Quien quie­ra, pue­de con­tem­plar jun­to al abad las re­li­quias sa­gra­das o ver en un co­fre los su­pues­tos hue­sos de la mano de San Juan Bau­tis­ta y has­ta una pie­za de ma­de­ra que, se­gún la le­yen­da, pro­vie-

ne de la cruz en la que Je­su­cris­to fue cla­va­do.

El mo­men­to cul­mi­nan­te de una visita a At­hos lle­ga un po­co de sor­pre­sa pa­ra el tu­ris­ta po­co ex­pe­ri­men­ta­do: a las 4 de la ma­ña­na, un mon­je recorre el mo­nas­te­rio con una va­ra de ma­de­ra, rea­li­zan­do un lla­ma­do rít­mi­co pa­ra la oración ma­tu­ti­na. En la os­cu­ra crip­ta, los mon­jes can­tan ver­sos re­li­gio­sos, mien­tras el in­cien­so se dis­per­sa en el ai­re. Cuan­do los fie­les sa­len, los re­ci­be la sa­li­da del sol. Po­co des­pués, vie­ne el bar­co y de­vuel­ve a los vi­si­tan­tes al mun­da­nal rui­do del bal­nea­rio de Ura­nó­po­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.