El peor cli­ma de Amé­ri­ca del Nor­te

Su­bir el Mon­te Was­hing­ton y te­ner una vis­ta pri­vi­le­gia­da es lo más fá­cil. Lo di­fí­cil es so­por­tar sus tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro, su cam­bian­te me­teo­ro­lo­gía y sus vien­tos in­fer­na­les

Mia - - SUMARIO -

Za­pa­ti­llas y ojo­tas, na­da de pe­sa­das bo­tas de mon­ta­ña. El cal­za­do que lle­van las per­so­nas que se de­jan fo­to­gra­fiar en la ci­ma da una idea de lo accesible que es la mon­ta­ña más al­ta del no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos. La ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes lle­ga có­mo­da­men­te a la ci­ma del Mon­te Was­hing­ton, a 1.917 me­tros de al­tu­ra, en co­che o en el tren del lu­gar. Los ca­mi­nan­tes son cla­ra­men­te mi­no­ría.

En ve­rano, mu­cha gen­te sue­le arre­mo­li­nar­se jun­to a la pe­que­ña pi­rá­mi­de de pie­dra en la ci­ma. Cuan­do ha­ce sol, na­die re­cuer­da que la mon­ta­ña es­tá si­tua­da en una de las zo­nas me­teo­ro­ló­gi­cas más pe­li­gro­sas de Nor­tea­mé­ri­ca. Prác­ti­ca­men­te todos han vis­to el le­tre­ro ama­ri­llo en el bor­de del ca­mi­mo que di­ce: "El te­rreno que us­ted tie­ne de­lan­te tie­ne el peor cli­ma de Amé­ri­ca. Mu­chas per­so­nas han muer­to allí de hi­po­ter­mia, tam­bién en ve­rano. Re­gre­se si ha­ce mal tiem­po", ad­vier­te el ser­vi­cio fo­res­tal de Es­ta­dos Uni­dos.

Su­bien­do a la ci­ma

El Mon­te Was­hing­ton no lla­ma­ría mu­cho la atención si es­tu­vie­ra en me­dio de los Al­pes. Sin em­bar­go, no so­lo es el pi­co más al­to de las Mon­ta­ñas Blan­cas, en el es­ta­do de Nue­vo Ham­ps­hi­re, sino tam­bién el lu­gar don­de

ha­ce más vien­to y frío. En enero de 1934, se re­gis­tró allí una tem­pe­ra­tu­ra de 43,9 gra­dos ba­jo ce­ro y, has­ta 1996, po­seía el ré­cord mun­dial en cuan­to a la ve­lo­ci­dad del vien­to: en aquel año pa­só so­bre la ci­ma una tor­men­ta a una ve­lo­ci­dad de más de 376 ki­ló­me­tros por ho­ra. El ob­ser­va­to­rio, si­tua­do en la ci­ma, ofre­ce ta­lle­res me­teo­ro­ló­gi­cos.

Ca­da año, unas 280.000 per­so­nas suben a la ci­ma, ca­si todos du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­rano, en­tre me­dia­dos de ma­yo y oc­tu­bre. La ma­yo­ría lo ha­ce en au­to. La pendiente tie­ne un án­gu­lo de in­cli­na­ción de 11,6%. Los ges­to­res de la Mount Was­hing­ton Au­to Road, cons­trui­da en 1861, ase­gu­ran que es­te camino es "la atrac­ción más an­ti­gua cons­trui­da por el hom­bre en Amé­ri­ca".

Una se­gun­da op­ción pa­ra lle­gar a la ci­ma del Mon­te Was­hing­ton sin de­ma­sia­do es­fuer­zo es el fe­rro­ca­rril, inau­gu­ra­do en el año 1868.

Pue­de ocu­rrir que la mon­ta­ña de re­pen­te se en­cuen­tre en­vuel­ta en nu­bes mien­tras que aba­jo, en el valle, ha­ce sol. "A ve­ces, la vis­ta des­de el Mon­te Was­hing­ton lle­ga has­ta el Atlán­ti­co pe­ro ni si­quie­ra 300 me­tros ha­cia aba­jo. Ca­da día es di­fe­ren­te", di­ce Dan Hou­de, de Mount Was­hing­ton Au­to Road.

La ter­ce­ra op­ción pa­ra su­bir al Mon­te Was­hing­ton re­quie­re mu­cho es­fuer­zo y du­ra más tiem­po pe­ro tam­bién es la al­ter­na­ti­va más bo­ni­ta: a pie. Ya en 1819, se cons­tru­yó el Craw­ford Path, un sen­de­ro que co­mien­za en el High­land Cen­ter del Club de los Mon­tes Apa­la­ches (AMC), en Craw­ford Notch. En el la­do es­te de la mon­ta­ña, mu­chos sen­de­ris­tas usan elTuc­ker­man Ra­vi­neT­rail que, des­de el la­do su­r­oes­te, sube a la ci­ma o el Am­mo­no­osuc Ra­vi­neT­rail, que sa­le de la es­ta­ción del fe­rro­ca­rril en el valle.

Mu­chas ve­ces, el as­cen­so es muy em­pi­na­do pe­ro en nin­gún si­tio pe­li­gro­so. El sen­de­ro pa­sa jun­to a pe­que­ñas cas­ca­das. La vis­ta lle­ga muy le­jos ha­cia el oes­te. Pron­to, el ca­mi­nan­te lle­ga al lí­mi­te de la ar­bo­le­da. En nin­gu­na otra par­te del mun­do en es­tas la­ti­tu­des, ese lí­mi­te es­tá si­tua­do a un ni­vel tan ba­jo co­mo en Nue­vo Ham­ps­hi­re. Un po­co más arri­ba de la lí­nea de ár­bo­les, se en­cuen­tra la ca­ba­ña La­ke of the Clouds, en­tre el Mon­te Ei­sen­ho­wer y el Mon­te Was­hing­ton. Des­de es­te pun­to, el camino sin som­bra pa­sa por pie­dras y ro­cas has­ta el lu­gar más al­to de las Mon­ta­ñas Blan­cas.

Re­gre­sar a pie al valle re­quie­re cier­to es­fuer­zo. Es me­jor pa­sar la no­che en la ca­ba­ña, aun­que esta op­ción no es ba­ra­ta: pa­ra quie­nes

no son miem­bros del club, cues­ta 131 dó­la­res (118 eu­ros). El pre­cio in­clu­ye ce­na, desa­yuno, un lu­gar en el dor­mi­to­rio co­lec­ti­vo y un pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to ofre­ci­do por un gru­po de 10 es­tu­dian­tes, que rea­li­zan su tra­ba­jo de ve­rano con mu­cho hu­mor y en­tu­sias­mo.

Por la no­che, unos 60 ca­mi­nan­tes es­tán sen­ta­dos en los ban­cos de ma­de­ra dis­fru­tan­do de una so­pa de ce­ba­da con cham­pi­ño­nes, un chu­rras­co de cor­te bo­vino gra­ti­na­do y pas­tel de cho­co­la­te. Du­ran­te el desa­yuno, con pa­pi­lla de ave­na, pan­que­ques, hue­vos re­vuel­tos, ja­món y café muy ca­lien­te, el lí­der del gru­po de es­tu­dian­tes, Pe­ter Ch­ris­tof­fer­sen, lee a las 7.15 ho­ras, el par­te me­teo­ro­ló­gi­co: mu­cha llu­via y vien­to. La vi­si­bi­li­dad es in­fe­rior a 20 me­tros. Na­die pien­sa aho­ra en ini­ciar rá­pi­da­men­te el des­cen­so, aun­que el tiem­po allí afue­ra no lle­ga a ser el "peor de Amé­ri­ca".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.