Des­mi­ti­fi­can­do la in­fer­ti­li­dad

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Fer­nan­do Neus­pi­ller* *Di­rec­tor de IVI Bue­nos Ai­res

Ape­sar de los avan­ces cien­tí­fi­cos y la fa­ci­li­dad de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, las mu­je­res aún se ba­san en el “di­cen que…” pa­ra de­ter­mi­nar si al­go in­flu­ye o no en su fer­ti­li­dad. Es mo­men­to de cam­biar el pa­ra­dig­ma y co­men­zar a ha­blar con fun­da­men­tos y con el res­pal­do de un es­pe­cia­lis­ta.

Mu­chas mu­je­res pien­san que lue­go de años de to­mar pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas, su fer­ti­li­dad se pue­de ver dis­mi­nui­da. No exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que afir­me es­te he­cho. Lo que ge­ne­ral­men­te su­ce­de es que la to­ma de los an­ti­con­cep­ti­vos si­mu­la ci­clos mens­trua­les nor­ma­les lo cual ha­ce pen­sar que el or­ga­nis­mo se en­cuen­tra bien.Al mo­men­to que la mu­jer de­ja los an­ti­con­cep­ti­vos, pa­ra co­men­zar su bús­que­da de em­ba­ra­zo, pue­de su­ce­der que apa­rez­ca una pa­to­lo­gía que no se hi­zo vi­si­ble du­ran­te la to­ma.

Los tam­po­nes que se uti­li­zan ac­tual­men­te no afec­tan el apa­ra­to re­pro­duc­tor de la mu­jer ni tam­po­co cau­sa in­fer­ti­li­dad. Sí pue­de lle­gar a oca­sio­nar el Sín­dro­me de Shock Tó­xi­co, cau­sa­da por una to­xi­na pro­du­ci­da por al­gu­nos ti­pos de bac­te­rias es­ta­fi­lo­co­cos.

Los avan­ces de la tec­no­lo­gía aún no pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to de los óvu­los. Una vi­da sa­na pue­de ayu­dar a evi­tar la ace­le­ra­ción del pro­ce­so, pe­ro no va a im­pe­dir que dis­mi­nu­ya la ca­li­dad ge­né­ti­ca de los óvu­los, es­pe­cial­men­te lue­go de los 35 años.

La prin­ci­pal cau­sa de in­fer­ti­li­dad por la cual con­sul­tan las pa­re­jas es la edad avan­za­da de la mu­jer.An­te esta si­tua­ción se pre­sen­ta un pa­no­ra­ma dis­tin­to al de una mu­jer me­nor de 35 años y con ello es otro el aba­ni­co de tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles.

Cuan­do ha­bla­mos de óvu­los ge­né­ti­ca­men­te nor­ma­les, que­re­mos de­cir óvu­los que tie­nen un nú­me­ro de cro­mo­so­mas nor­ma­les.To­das las cé­lu­las tie­nen 46 cro­mo­so­mas y eso es­tá de­ter­mi­na­do por los óvu­los que apor­tan 23 cro­mo­so­mas y los es­per­ma­to­zoi­des que tam­bién apor­tan 23 cro­mo­so­mas.A ma­yor edad, los óvu­los pue­den te­ner cro­mo­so­mas de­más o de me­nos.

La vi­tri­fi­ca­ción de ovo­ci­tos es, jun­to con la con­ge­la­ción de la cor­te­za ová­ri­ca, el tra­ta­mien­to más em­plea­do pa­ra la pre­ser­va­ción de la fer­ti­li­dad. El pro­ce­di­mien­to es sen­ci­llo: se es­ti­mu­la el úte­ro de las pa­cien­tes pa­ra ob­te­ner el ma­yor nú­me­ro de ovo­ci­tos po­si­ble, és­tos se ex­traen y se in­tro­du­cen en ni­tró­geno lí­qui­do a una tem­pe­ra­tu­ra de -196ºC; un pro­ce­so que no du­ra más de dos se­ma­nas de me­dia.

Es­te tra­ta­mien­to pue­de lle­var­se a ca­bo tan­to por mo­ti­vos on­co­ló­gi­cos, pa­ra te­ner la po­si­bi­li­dad de te­ner hi­jos tras su­pe­rar un cán­cer, co­mo por mo­ti­vos so­cia­les, es de­cir, la­bo­ra­les, por au­sen­cia de una pa­re­ja es­ta­ble, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.