El po­der del car­da­mo­mo

Mia - - SUMARIO -

El car­da­mo­mo es de uso co­mún en di­ver­sas cul­tu­ras cu­li­na­rias por su ex­qui­si­to aro­ma y sa­bor. Jun­to con la vai­ni­lla y el aza­frán, es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo una de las es­pe­cies más ca­ras del mun­do aun­que, en reali­dad, es fá­cil de en­con­trar y da­das las pe­que­ñas can­ti­da­des que se usan en la co­ci­na, no re­sul­ta tan one­ro­sa.

Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las zin­gi­be­rá­ceas, al­gu­nos de cu­yos miem­bros son re­co­no­ci­dos co­mo es­pe­cias o por su va­lor cu­ra­ti­vo en las me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les, co­mo el jen­gi­bre (Zin­gi­ber of­fi­ci­na­le) y la cúr­cu­ma (Cur­cu­ma lon­ga).

Su uso gas­tro­nó­mi­co va­ría se­gún las re­gio­nes y sus cos­tum­bres. En In­dia es­tá muy pre­sen­te en currys, arro­ces y al­gu­nos pos­tres. En los paí­ses es­can­di­na­vos, jun­to con cla­vo, jen­gi­bre y ca­ne­la, se usa en mu­chas re­ce­tas de la re­pos­te­ría tra­di­cio­nal. En los paí­ses ára­bes, un café de car­da­mo­mo es un om­ni­pre­sen­te sím­bo­lo de hos­pi­ta­li­dad. En Gua­te­ma­la se uti­li­za en la ela­bo­ra­ción de una go­ma de mas­car con in­ten­so sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co.

Be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles

✔To­ni­fi­ca el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

✔ En la Medicina Ayur­ve­da se in­di­ca pa­ra ali­viar la bron­qui­tis, el as­ma y tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios en ge­ne­ral. In­clu­so, co­mo un re­fuer­zo pa­ra ali­viar el EPOC.

✔ Al ser in­ge­ri­do en be­bi­das y co­mi­das, ac­túa co­mo un ener­gi­zan­te sua­ve.

✔ Re­du­ce la aci­dez es­to­ma­cal y ayu­da a cu­rar úl­ce­ras. Con­tie­ne un acei­te esen­cial, el ci­neol, que pro­te­ge el es­tó­ma­go y es tó­ni­co he­pá­ti­co.

✔ Al­gu­nos mé­di­cos lo in­di­can co­mo par­te de sus es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les.

✔ Una tra­di­ción que pro­vie­ne del an­ti­guo Egip­to es mas­car se­mi­llas de car­da­mo­mo pa­ra pro­por­cio­nar un buen alien­to e hi­gie­ni­zar las en­cías y los dien­tes; hoy es sa­bi­do que ayu­da a eli­mi­nar los gér­me­nes pa­tó­ge­nos de la ca­vi­dad bu­cal de­bi­do tam­bién a la pre­sen­cia de ci­neol, una es­pe­cie de an­ti­sép­ti­co na­tu­ral. Pues­to que tam­bién ayu­da a com­ba­tir las bac­te­rias que cau­san ca­ries, al­gu­nas pre­sen­ta­cio­nes den­tí­fri­cas de ma­nu­fac­tu­ra na­tu­ral lle­van en su com­po­si­ción es­te acei­te esen­cial. ✔ La can­di­dia­sis es sin du­da uno de los tras­tor­nos in­fec­cio- sos más ex­ten­di­dos de la ac­tua­li­dad y pue­de ge­ne­rar una gran va­rie­dad de tras­tor­nos que afec­tan la piel, las mu­co­sas, el apa­ra­to de re­pro­duc­tor, etc. Se ha ob­ser­va­do que el acei­te esen­cial de car­da­mo­mo, in­di­ca­do por un es­pe­cia­lis­ta, a do­sis te­ra­péu­ti­cas y en el mar­co de un es­tra­te­gia de sa­lud ade­cua­da, ayu­da a con­tro­lar­la.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.