Aban­dono, su­per­po­bla­ción y adop­ción

Na­die pue­de pen­sar­se res­pon­sa­ble del aban­dono o de la su­per­po­bla­ción. Pe­ro la for­ma en la que nos lle­ga un ani­mal pue­de ha­cer­nos cóm­pli­ces de esa reali­dad

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Silvia Urich, au­to­ra de “Los pe­rri­tos ban­di­dos. La pro­tec­ción de los ani­ma­les, de la ley Sar­mien­to a la ley Pe­rón”

El por­cen­ta­je de ani­ma­les com­pra­dos que ha­bi­tan en los ho­ga­res por­te­ños no ha va­ria­do en los úl­ti­mos vein­te años. Te­nien­do en cuen­ta có­mo ha cre­ci­do la ofer­ta de pro­duc­tos pa­ra ani­ma­les y el mar­ke­ting en torno de al­gu­nas ra­zas, es ex­tra­ño que la ci­fra no ha­ya au­men­ta­do. No obs­tan­te, pa­ra la si­tua­ción ge­ne­ral de los ani­ma­les el re­sul­ta­do es pe­no­so.

Pa­ra com­pren­der me­jor es­te plan­teo es ne­ce­sa­rio re­pa­sar al­gu­nos con­cep­tos. Ha­ce mi­les de años, cuan­do los pe­rros vi­vían en es­ta­do sil­ves­tre, no todos los in­te­gran­tes de la jau­ría te­nían las mis­mas fun­cio­nes: al­gu­nos cui­da­ban al gru­po, otros con­se­guían ali­men­to y só­lo unos po­cos se re­pro­du­cían. Así, los ani­ma­les cu­yas fun­cio­nes no eran re­pro­duc­ti­vas, no pro­crea­ban. En su es­ta­do na­tu­ral, los ani­ma­les tie­nen la ca­pa­ci­dad de au­to­rre­gu­lar su po­bla­ción de mo­do que és­ta se en­cuen­tre en equi­li­brio con los re­cur­sos dis­po­ni­bles en su há­bi­tat (es­pa­cio, abri- go, ali­men­ta­ción), ca­pa­ci­dad que los pe­rros y ga­tos han per­di­do. Es­tos ani­ma­les han si­do in­tro­du­ci­dos y adap­ta­dos por el ser hu­mano al seno de la so­cie­dad y una de las con­se­cuen­cias de esa do­mes­ti­ca­ción es la in­ca­pa­ci­dad de va­ler­se por sí mis­mos.

Esta si­tua­ción es irre­ver­si­ble: no re­sul­ta­ría po­si­ble re­crear su há­bi­tat na­tu­ral o re­in­te­grar­los a la vi­da sil­ves­tre, ni tam­po­co la so­cie­dad es­ta­ría dis­pues­ta a ex­cluir­los.

Los pe­rros y los ga­tos se re­pro­du­cen si­guien­do una pro­gre­sión geo­mé­tri­ca. Así, par­tien­do de una so­la pa­re­ja se ha­brán ori­gi­na­do mi­les de des­cen­dien­tes en po­cos años. Si aso­cia­mos la pro­gre­sión geo­mé­tri­ca de la re­pro­duc­ción con la pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de au­to­rre­gu­lar su po­bla­ción, en­ten­de­re­mos cuá­les son las con­di­cio­nes que han ori­gi­na­do la ac­tual su­per­po­bla­ción de pe­rros y ga­tos. Pa­ra de­fi­nir su­per­po­bla­ción es in­ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer cuál se­ría el nú­me­ro ideal de ani­ma­les en re­la­ción con la can­ti­dad de hu­ma­nos. Re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te de­fi­ni­da a tra­vés de su con­se­cuen­cia más vi­si­ble: hay más ani­ma­les que ho­ga­res que pue­dan al­ber­gar­los.

Por es­te mo­ti­vo los pro­tec­cio­nis­tas pro­mue­ven la adop­ción de ani­ma­les y, fun­da­men­tal­men­te, lu­chan pa­ra evi­tar la su­per­po­bla­ción a tra­vés de mé­to­dos éti­cos y efi­ca­ces. Y lo efi­caz pa­ra lo­grar el equi­li­brio po­bla­cio­nal es un ser­vi­cio pú­bli­co de es­te­ri­li­za­ción o cas­tra­ción qui­rúr­gi­ca de pe­rros y ga­tos en for­ma ma­si­va, gra­tui­ta, sis­te­má­ti­ca e in­clu­si­va.

Quien com­pra un ani­mal tie­ne es­ca­sa o nu­la con­cien­cia de que es­tá fo­men­tan­do la su­per­po­bla­ción de ani­ma­les. No só­lo por­que esa ac­ti­vi­dad es en esen­cia un ne­go­cio -que se ba­sa en la ex­plo­ta­ción-, sino por­que al pro­mo­ver la re­pro­duc­ción se le es­tá qui­tan­do la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un ho­gar a un pe­rro o a un ga­to que ya na­ció. A un “mes­ti­zo”, tan bo­ni­to, in­te­li­gen­te y afec­tuo­so co­mo el de “ra­za”, que es­tá es­pe­ran­do a una fa­mi­lia que lo in­cor­po­re por­que ama a los ani­ma­les, en lu­gar de ha­cer­lo por in­con­fe­sa­bles mo­ti­vos de mo­da y es­ta­tus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.