Mi­mos que re­con­for­tan

Mia - - CALIDAD DE VIDA - *Es­pe­cia­lis­ta en to­co­gi­ne­co­lo­gía y en­do­cri­no­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca de Wi­lliam Ho­pe

El ba­ño del be­bé re­pre­sen­ta mu­cho más que un me­ro ac­to de hi­gie­ne. Con­sis­te en un mo­men­to de con­tac­to en­tre los pa­dres y el ni­ño que ayu­da a for­ta­le­cer el víncu­lo.A tra­vés del mis­mo, el be­bé des­cu­bre nue­vas sen­sa­cio­nes, olo­res, tex­tu­ras, y apren­de otras ma­ne­ras de ju­gar, es­ti­mu­lan­do en con­jun­to su desa­rro­llo emo­cio­nal, fí­si­co y so­cial, y ac­ti­van­do dis­tin­tas vías neu­ro­sen­so­ria­les que ge­ne­ran con­fort y pla­cer.

Ade­más, ayu­da a que el ni­ño em­pie­ce a re­co­no­cer su pro­pio cuer­po al ha­cer­se cons­cien­te de las sen­sa­cio­nes del agua. Por otra par­te, le pro­por­cio­na la po­si­bi­li­dad de apren­der y au­men­tar su cu­rio­si­dad, al ver que al­gu­nos ele­men­tos se hun­den, que otros flo­tan, que al­gu­nos cam­bian de con­sis­ten­cia o de co­lor en con­tac­to con el agua, o sim­ple­men­te an­te rui­dos y sen­sa­cio­nes nue­vas. El mo­ver­se en el agua tam­bién con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer sus múscu­los y me­jo­rar su pos­tu­ra. Tam­bién, pue­de ayu­dar a con­ci­liar el sue­ño, me­dian­te la re­la­ja­ción mus­cu­lar que pro­vo­ca el agua ca­lien­te, lo que con­tri­bu­ye a que el be­bé pue­da dor­mir mejor.

Los pa­pás o el adul­to a car­go, lo acom­pa­ñan en es­te ri­tual de apren­di­za­je, for­ta­le­cien­do el víncu­lo afec­ti­vo en­tre am­bos.

Los di­fe­ren­tes es­tí­mu­los sen­so­ria­les son siem­pre po­si­ti­vos pa­ra el cre­ci­mien­to del ni­ño, ac­ti­van los sen­ti­dos y fa­vo­re­cen el desa­rro­llo ce­re­bral. En el agua se des­cu­bre to­do un mundo nue­vo.

La mú­si­ca, por su par­te, es un ele­men­to muy pre­sen­te en nues­tra cul­tu­ra. Se han rea­li­za­do nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre los be­ne­fi­cios que tie­ne en los be­bés y ni­ños, so­bre to­do cuan­do se in­clu­ye en los ri­tua­les (du­ran­te la co­mi­da, el ba­ño, an­tes de dor­mir, etc), por­que ayu­da a fo­ca­li­zar su aten­ción, a po­ten­ciar su ca­pa­ci­dad de me­mo­ria, a es­ti­mu­lar su ima­gi­na­ción y, si se com­ple­men­ta con el can­to, se fa­vo­re­ce tam­bién la vo­ca­li­za­ción y la am­plia­ción del vo­ca­bu­la­rio.

Por otra par­te, el ma­sa­je pro­du­ce múl­ti­ples be­ne­fi­cios, tan­to pa­ra el ni­ño co­mo pa­ra quien los pro­por­cio­na. En el be­bé fa­vo­re­cen la re­la­ja­ción y me­jo­ran la ca­li­dad del sue­ño, ayudan a la digestión y a ali­viar los có­li­cos, fa­vo­re­cen el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y res­pi­ra­to­rio, re­du­cen la con­ges­tión na­sal y los do­lo­res de la den­ti­ción, ayudan a desa­rro­llar un buen tono mus­cu­lar, me­jo­ran la con­cien­cia cor­po­ral y la tex­tu­ra de la piel y es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.