Ali­men­ta­ción con­cien­te

Mia - - ALIMENTACIÓN CONCIENTE -

En la ac­tua­li­dad, se la con­su­me en to­do ti­po de co­mi­das, más ha­bi­tua­le­men­te en co­pos, una pre­sen­ta­ción con­ve­nien­te por­que en el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de los gra­nos son “re­ven­ta­dos” me­dian­te unos ci­lin­dros y no pier­den casi na­da de su va­lor nu­tri­cio­nal.

Si bien la ave­na es un ce­real sin glu­ten, ha­bi­tual­men­te es pro­ce­sa­do en mo­li­nos con otros ce­rea­les que sí lo con­tie­nen en pe­que­ñas can­ti­da­des, ra­zón por la cual, los in­to­le­ran­tes y alér­gi­cos a es­ta sus­tan­cia de­ben evi­tar­la, así co­mo los sen­si­bles de­ben ser precavidos. En al­gu­nos mer­ca­dos se con­si­gue la sin glu­ten, cons­ti­tu­yen­do una mejor al­ter­na­ti­va pa­ra to­dos.

Los co­pos de ave­na son po­pu­la­res por su ver­sa­ti­li­dad, ya que se pue­den pre­pa­rar cru­dos o co­ci­dos, con le­che de va­ca o be­bi­das a ba­se de ce­rea­les, le­gum­bres o fru­tos olea­gi­no­sos, así co­mo agua, cal­dos, fru­tas, yo­gur o ké­fir. El mues­li es otra for­ma po­pu­lar de su­mar­la y se tra­ta de una costumbre de ori­gen sui­zo que tie­ne mu­cha acep­ta­ción en el mundo.

Po­de­mos agre­gar­la a las so­pas o comprarla co­mo ha­ri­na pa­ra ha­cer pa­ni­fi­ca­dos co­mo los ha­ría­mos con otras ha­ri­nas pe­ro con el va­lor die­té­ti­co de la ave­na.

El agua o le­che de ave­na es ideal pa­ra de­por­tis­tas y per­so­nas so­me­ti­das a gran es­fuer­zo fí­si­co o in­te­lec­tual, tan­to co­mo en programas de adel­ga­za­mien­to por su efec­to diu­ré­ti­co da­da la pre­sen­cia de fi­bra so­lu­ble que “atra­pa” la gra­sa y su equi­li­bra­do apor­te de nu­trien­tes que ayu- tra­ta­mien­to de gas­tri­tis, ul­ce­ra, es­tre­ñi­mien­to, dia­rreas, ga­ses, do­lo­res de es­tó- Por Pa­blo de la Igle­sia*

ma­go, dis­fun­cio­nes he­pá­ti­cas y bi­lia­res.

En­tre los com­po­nen­tes de la fi­bra de la ave­na hay be­ta­glu­ca­nos, tam­bién pre­sen­tes en la le­va­du­ra nu­tri­cio­nal y en el hon­go shii­ta­ke: es­tos com­pues­tos for­man una pe­lí­cu­la fi­na que pro­te­ge la pa­red in­tes­ti­nal con be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud di­ges­ti­va. Los na­tu­ró­pa­tas so­le­mos re­co­men­dar una die­ta que con­ten­ga só­lo ave­na, en for­ma de cre­mas, cal­dos o pu­rés, du­ran­te 7 días, que ofre­ce im­por­tan­tes me­jo­rías en la ab­sor­ción del co­les­te­rol y los áci­dos bi­lia­res del in­tes­tino, evi­tan­do que los com­pues­tos no­ci­vos in­gre­sen al torrente cir­cu­la­to­rio.

Es re­co­no­ci­da por su be­ne­fi­cio al sis­te­ma ner­vio­so, pues es ri­ca en vi­ta­mi­na B1 o tia­mi­na, la cual es vi­tal pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to neu­ro­ló­gi­co. Su ca­ren­cia pue­de pre­dis­po­ner al ner­vio­sis­mo, fal­ta de con­cen­tra­ción, can­san­cio, ja­que­cas, es­qui­zo­fre­nias, de­pre­sión, neu­ro­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.