Las 9 cu­ras

Mia - - DECO -

Co­mo no siem­pre es sen­ci­llo o po­si­ble mo­di­fi­car no so­lo la es­truc­tu­ra de una ca­sa o te­rreno sino has­ta cam­biar lu­ga­res o mue­bles, el Feng Shui con­tem­pla lo que lla­ma cu­ras, es­pe­cies de re­mien­dos que se apli­can con la in­ten­sión de ar­mo­ni­zar las ener­gías que nos rodean y sin­to­ni­zar­las con nues­tras vi­bra­cio­nes in­te­rio­res pa­ra pro­mo­ver equi­li­brio ener­gé­ti­co. Las cu­ras apun­tan esen­cial­men­te a ase­gu­rar una bue­na cir­cu­la­ción del Chi, la ener­gía que es­ta­bi­li­za y sa­na. Las si­guien­tes, son al­gu­nas de las más fá­ci­les y uti­li­za­das.

1. Lu­ces y es­pe­jos. Son efi­ca­ces pa­ra ac­ti­var el flu­jo de Chi o ener­gía, por ejem­plo, cuan­do el ac­ce­so o en­tra­da de la ca­sa tie­ne pro­ble­mas co­mo obs­truc­cio­nes o es­ca­le­ras muy em­pi­na­das. Los es­pe­jos, en cambio, se usan pa­ra re­cha­zar ener­gías agre­si­vas del en­torno.

2. Cam­pa­nas y ca­ri­llo­nes. Pue­den ayu­dar a mo­de­rar el flu­jo rá­pi­do de ener­gía o Chi en los pa­si­llos lar­gos o en los sen­de­ros rec­tos de un jar­dín. Tam­bién sir­ven pa­ra atraer clien­tes a los lo­ca­les co­mer­cia­les y co­mo una pro­tec­ción sim­ple pa­ra las vi­vien­das.

3. Plan­tas y pe­ces. Sim­bo­li­zan la fuer­za vi­tal del Chi prós­pe­ro. Los ár­bo­les y can­te­ros pue­den ayu­dar a equi­li­brar for­mas de te­rre­nos o ca­sas irre­gu­la­res. Una pe­ce­ra co­rrec­ta­men­te ubi­ca­da pue­de acu­mu­lar Chi prós­pe­ro.

4. Ob­je­tos mó­vi­les. Es­ta ca­te­go­ría in­clu­ye in­clu­so a las pe­que­ñas fuen­tes de agua de in­te­rior. Son úti­les pa­ra ac­ti­var la ener­gía es­tan­ca­da de al­gu­nos am­bien­tes de la ca­sa y tam­bién pue­den ser­vir pa­ra dis­per­sar el Chi opre­si­vo de vi­gas y otras for­mas ne­ga­ti­vas.

5. Pie­dras. Las más gran­des pues­tas en un jar­dín o las es­cul­tu­ras den­tro o fue­ra de la ca­sa, así co­mo las ma­ce­tas, ayudan a equi­li­brar el Chi y ar­mo­ni­zar for­mas irre­gu­la­res de ca­sas o te­rre­nos. Re­pre­sen­tan la ener­gía del ele­men­toTie­rra y sir­ven pa­ra apor­tar es­ta­bi­li­dad y equi­li­brio en el tra­ba­jo y/o la pa­re­ja.

6. Apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. La cir­cu­la­ción de ener­gía eléc­tri­ca en apa­ra­tos de uso fre­cuen­te, co­mo el te­le­vi­sor, equi­po de au­dio o compu­tado­ra, ac­ti­va el flu­jo de Chi o ener­gía del sec­tor en don­de se en­cuen­tren. Es­tos apa­ra­tos son asi­mi­la­bles al ele­men­to Fue­go.

7. Flau­tas de bam­bú. An­ti­gua­men­te usa­das pa­ra anun­ciar bue­nas no­ti­cias, hoy son sím­bo­lo de ar­mo­nía y equi­li­brio. Por su for­ma rec­ta y tu­bu­lar, pue­den ca­na­li­zar el Chi o ener­gía agre­si­va y por eso son un re­cur­so pa­ra neu­tra­li­zar vi­gas y otras for­mas de Chi opre­si­vo.

8. Co­lo­res. re­pre­sen­tan a los Cin­co Ele­men­tos y apor­tan su par­ti­cu­lar ener­gía. El co­lor es una vi­bra­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, que evo­ca cier­tas res­pues­tas fí­si­cas y emo­cio­na­les, ade­más de te­ner un va­lor sim­bó­li­co.

9. Sím­bo­los. En Orien­te se le da mu­cha re­le­van­cia a la sim­bo­lo­gía y la ico­no­gra­fía. Las es­cul­tu­ras de dra­go­nes, leo­nes, aves y otros ani­ma­les reales o fan­tás­ti­cos trans­mi­ten un sig­ni­fi­ca­do des­de lo sim­bó­li­co; in­clu­so las for­mas de las mon­ta­ñas, pie­dras o ár­bo­les. En es­ta ca­te­go­ría en­tran ade­más las ben­di­cio­nes y ri­tua­les que se ha­cen pa­ra me­jo­rar la ener­gía de un lu­gar. Na­tu­ral­men­te, el uso de es­tas prác­ti­cas y sím­bo­los es­tá li­ga­da a las creen­cias par­ti­cu­la­res de ca­da uno y no for­man par­te de los prin­ci­pios del feng shui tra­di­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.