Guía de ar­te & es­pec­tácu­los

Mia - - SOCIALES -

-¿Qué pa­sa por la men­te de una per­so­na que co­me­te un ase­si­na­to? -El cri­mi­nal cuen­ta quién es en su vi­da a tra­vés de los da­tos que de­ja en la es­ce­na del cri­men, có­mo eli­gió apro­xi­mar­se, con­tro­lar, ata­car, le­sio­nar a su víc­ti­ma y pre­sen­tár­nos­la. Esos da­tos es­tán en el lu­gar del he­cho y es allí don­de no­so­tros, los per­fi­la­do­res cri­mi­na­les, va­lo­ra­mos los ras­tros, la au­sen­cia o pre­sen­cia de in­for­ma­ción pa­ra re­co­no­cer, en prin­ci­pio y prin­ci­pal­men­te, los re­cau­dos que to­mó pa­ra no ser des­cu­bier­to. Exis­te un prin­ci­pio de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción del vic­ti­ma­rio ha­cia la víc­ti­ma y vi­ce­ver­sa, que in­clu­ye flui­dos, ór­de­nes, in­sul­tos, pre­gun­tas per­so­na­les o ha­la­gos que le di­ce el cri­mi­nal a una víc­ti­ma des­co­no­ci­da du­ran­te los ata­ques. Otros da­tos que­dan en los cuer­pos o los lu­ga­res que hoy in­clu­yen a las re­des so­cia­les. Hay que sa­ber ana­li­zar y apren­der a in­ter­pre­tar quién, por qué y pa­ra qué ata­có, qué lo atra­jo de esa víc­ti­ma, en ese lu­gar, en ese mo­men­to y por qué lo hi­zo de ese mo­do.

-¿La com­pul­sión a la vio­len­cia la te­ne­mos? -Hay un prin­ci­pio de la cri­mi­no­lo­gía que di­ce que cual­quier per­so­na es plau­si­ble de co­me­ter cual­quier ti­po de de­li­to en cual­quier mo­men­to o cir­cuns­tan­cia. De he­cho, no sa­be­mos si sa­li­mos de nues­tra ca­sa y nos ve­mos obli­ga­dos, por el con­tex­to, a ma­tar en de­fen­sa pro­pia o de por al­gu­na en­fer­me­dad o in­ges­ta de sus­tan­cias que nos lle­van a des­in­hi­bir los im­pul­sos de agre­sión. Hay dis­tin­tas va­ria­bles que ac­túan co­mo fuen­tes de ries­go en al­gu­nas per­so­nas y en otras no, al­gu­nas tie­nen que ver con las es­truc­tu­ras de per­so­na­li­dad, otras con­duc­tas de­lic­ti­vas tie­nen su raíz en fac­to­res fa­mi­lia­res o so­cia­les y has­ta hay si­tua­cio­na­les. Un ejem­plo que siem­pre les doy a mis alum­nos es que la ma­yo­ría de las per­so­nas pien­sa que al­guien de­lin­que por­que cre­ció en la mar­gi­na­li­dad y la mi­se­ria, pe­ro, por ejem­plo en­tre los car­to­ne­ros, hay fac­to­res per­so­na­les que ac­túan co­mo di­sua­so­rios pa­ra el de­li­to, es de­cir que, aun a pe­sar del con­tex­to de mi­se­ria y mar­gi­na­li­dad que los ro­dea, pa­ra ellos el de­li­to no es op­ción, por lo tan­to, hay cues­tio­nes que im­pi­den que ac­túen en con­tra de la so­cie­dad. Otro ejem­plo cla­ro es el de in­ter­net, don­de la gen­te se ani­ma a de­cir lo que pien­sa, a ve­ces es vio­len­ta o hie­re sen­ti­mien­tos aje­nos: un fac­tor de ries­go si­tua­cio­nal co­mo el ano­ni­ma­to y la au­sen­cia de res­pon­sa­bi­li­dad dis­pa­ra con­duc­tas an­ti­so­cia­les en per­so­nas que qui­zás, ca­ra a ca­ra y con su nom­bre y ape­lli­do, no lo ha­rían.

- ¿Có­mo ele­gis­te las his­to­rias del li­bro? -Me re­sul­ta­ban in­tere­san­tes a mo­do de pre­ven­ción ya que des­de chi­cos, por ne­gli­gen­cia o fal­ta de ayu­da, ve­nían pre­dis­po­nién­do­se a la vio­len­cia, co­mo en el ca­so de Pe­dro Na­ka­da, un ase­sino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.