Vi­da SANA a me­di­da

Mia - - MODA - Por Pa­tri­cia Ro­biano y Pablo de la Igle­sia*

Mi­llo­nes de per­so­nas ca­da año fi­jan una me­ta pa­ra sen­tir­se más vi­ta­les y sa­lu­da­bles. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría no lle­ga a cum­plir sus ex­pec­ta­ti­vas. A pe­sar de que al­gu­nas per­so­nas son ca­pa­ces de lo­grar cier­tos cam­bios al prin­ci­pio, es­tos sue­len ser po­co sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo. En­ton­ces ter­mi­nan de vuel­ta en el mis­mo es­ta­do con el que co­men­za­ron, a ve­ces in­clu­so más pre­sio­na­das y me­nos sa­lu­da­bles que an­tes.

La peor par­te del ci­clo vi­cio­so de es­ta­ble­cer siem­pre una me­ta y no lle­gar a cum­plir­la es que se va ge­ne­ran­do un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción que con­su­me gran par­te de la ener­gía vi­tal. El de­seo por cam­biar jun­to con una pro­fun­da sen­sa­ción de des­crei­mien­to.

Por ello es im­por­tan­te apren­der a fluir men­tal­men­te ha­cia la in­cor­po­ra­ción de há­bi­tos que ha­rán que ten­gas un cuer­po mu­cho más vi­tal, enér­gi­co, delgado, sa­lu­da­ble y fe­liz. Por­que, si ya lo has in­ten­ta­do ca­si to­do en re­la­ción con los cui­da­dos de tu cuer­po y tu sa­lud pe­ro siem­pre te que­das en "los in­ten­tos", es pro­ba­ble que esa ex­pec­ta­ti­va res­pec­to de lo que cier­tas die­tas, me­di­ca­men­tos o recomendaciones de­be­rían dar­te sea lo que te es­tá ha­cien­do caer en la tram­pa de los "quie­ro pe­ro no pue­do" o "no me fun­cio­na".

Los ni­ños to­man el ejem­plo de sus adul­tos, ¡y no cual­quie­ra!, sino el prác­ti­co más que el teó­ri­co: si cuan­do de chi­co ob­ser­vé que ese adul­to res­pon­sa­ble (al que con­si­de­ré au­to­ri­dad en el apren­di­za­je) ja­más desa­yu­na­ba, en­ton­ces, aun­que me ha­ga sen­tar en la me­sa ca­da ma­ña­na, ten­de­ré a re­la­cio­nar que "de ni­ño hay que ha­cer­lo pe­ro de adul­to ya no es tan ne­ce­sa­rio". De esa ma­ne­ra es pro­ba­ble que no ha­ya ad­qui­ri­do un ver­da­de­ro há­bi­to.

Pién­sa­lo con to­das las ac­cio­nes que lle­van a un há­bi­to sa­lu­da­ble: co­mer mu­chas fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos, sen­tar­se a la me­sa, mas­ti­car, co­mer va­ria­do, co­mer re­la­ja­da­men­te, o con los há­bi­tos de cui­da­dos del cuer­po en ge­ne­ral: ejer­ci­tar­se fí­si­ca­men­te, im­ple­men­tar mo­men­tos de ocio proac­ti­vo, et­cé­te­ra.

Es co­mún ob­ser­var có­mo los pa­dres se preo­cu­pan por la dis­trac­ción de sus ni­ños y los lle­van, por ejem­plo, a la pla­za. Mien­tras les ex­pli­can cuán bueno es que jue­guen, so­cia­bi­li­cen con otros ni­ños y va­yan a co­rrer, co­mo ejem­plo prác­ti­co les mues­tran un adul­to po­co re­la­ja­do, ha­blan­do enér­gi­ca­men­te por te­lé­fono y se­den­ta­rio (el ni­ño an­da en la bi­ci­cle­ta y el adul­to se sien­ta a to­mar un re­fres­co y mi­rar­lo, en lu­gar de acom­pa- ñar­lo). El pro­ble­ma es que, tal y co­mo re­pe­ti­mos los be­ne­fi­cios de la ex­pe­rien­cia de otros, tam­bién ten­de­mos a que­dar an­cla­dos en sus ideas, pen­sa­mien­tos y fa­llos.

En el prees­co­lar va­mos to­man­do co­mo ver­da­de­ros los men­sa­jes que se nos ofre­cen pa­ra ali­men­tar o cui­dar nues­tro cuer­po: co­la­cio­nes a ba­se de in­fu­sio­nes con ga­lle­ti­tas dul­ces y una cla­se de gim­na­sia con po­ca re­le­van­cia en lo que res­pec­ta al cui­da­do del cuer­po. En el co­le­gio, los kios­cos pro­veen, bá­si­ca­men­te, co­mi­da y be­bi­da cha­ta­rra.Y si nos da­mos una vuel­ta por las uni­ver­si­da­des y por las ca­lles, ve­re­mos la gran ofer­ta de kios­cos, pues­tos y vis­to­sas ma­qui­nas ex­pen­de­do­ras de go­lo­si­nas: más y más cha­ta­rra. ¡Ni que ha­blar de los cen­tro de sa­lud! ¿Pres­ta­ron aten­ción al men­sa­je ali­men­ta­rio que hay en los hos­pi­ta­les y clí­ni­cas? Más y más kios­cos y má­qui­nas ex­pen­de­do­ras de ali­men­tos y be­bi­das tó­xi­cas.

En­ton­ces pa­re­cie­ra que nos va­mos edu­can­do, que va­mos te­nien­do la po­si­bi­li­dad de ele­gir pe­ro, cier­ta­men­te, se nos va adoc­tri­nan­do, adies­tran­do pa­ra ver de ma­ne­ra re­pe­ti­da (y por to­dos la­dos) el men­sa­je: "Don­de­quie­ra que es­te­mos (en la co­la del óm­ni­bus, en el hos­pi­tal, en el co­le­gio o en la ca­lle) co­mer es po­si­ble".Y si co­mer des­cui­da­da­men­te es al­go que to­dos ha­cen, cui­dar­se se­ría ¡co­sa de lo­cos! ¡Ja! Pa­va­da de men­sa­je.

Hay una fa­mo­sa fra­se de Al­bert Eins­tein: "Los pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos que afron­ta­mos no pue­den so­lu­cio­nar­se en el mis­mo ni­vel de pen­sa­mien­to en que es­tá­ba­mos cuan­do los crea­mos". Es de­cir que si ca­da vez que co­nec­ta­mos con la ne­ce­si­dad de me­jo­rar el es­ta­do de nues­tro cuer­po nos ve­mos re­suel­tos a re­pe­tir sin sen­ti­do cual­quier fór­mu­la que nos dic­ten y ol­vi­da­mos dar­nos pri­me­ro una vuel­ti­ta por nues­tra men­te y emo­cio­nes, en­ton­ces, pro­ba­ble­men­te se con­si­ga más de lo mis­mo: bue­nos re­sul­ta­dos ini­cia­les pe­ro po­co du­ra­de­ros, ale­ján­do­nos de la po­si­bi­li­dad de ir ar­man­do una fór­mu­la de es­ti­lo de vi­da per­so­nal, pro­pia, per­fec­ta pa­ra no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.