Có­mo evi­tar el burn out de fin de año

Po­de­mos pre­ve­nir lle­gar con la ca­be­za y el cuer­po que­ma­dos al cie­rre anual

Mia - - TRABAJO -

Apar­tir de aho­ra, co­mien­za la tem­po­ra­da al­ta del sín­dro­me de burn-out. A me­di­da que nos acer­ca­mos a fin de año, a to­dos los sín­to­mas co­ti­dia­nos, se agre­ga el can­san­cio acu­mu­la­do que se ha­ce sen­tir.

Una gran car­ga, mu­cho es­trés y un ca­rác­ter per­fec­cio­nis­ta sue­len de­ri­var en pro­ble­mas pa­ra dor­mir, fal­ta de ener­gía y ago­ta­mien­to men­tal. Es­te sín­dro­me sue­le afec­tar es­pe­cial­men­te a las per­so­nas que quie­ren ha­cer to­do bien y, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, no dan más. Mu­cho peor en los úl­ti­mos me­ses del año, con sus cie­rres, ba­lan­ces y nue­vos pro­yec­tos, to­do jun­to.

De acuer­do con los ex­per­tos, el bur­nout no sue­le te­ner un diag­nós­ti­co ofi­cial. Así y to­do, es­te ti­po de de­pre­sión re­quie­re de una te­ra­pia. Re­cién cuan­do fi­na­li­za, se pue­de vol­ver al tra­ba­jo. tes tie­nen al ini­cio de la te­ra­pia la sen­sa­ción de que de­ben cam­biar­lo to­do. Sin em­bar­go, un nue­vo ini­cio, en el que to­do fue­ra dis­tin­to, no ha­ría más que vol­ver aún más in­se­gu­ro al pa­cien­te. Por eso, la ma­yo­ría de las per­so­nas vuel­ve a su tra­ba­jo de siem­pre, aun­que de­ben ha­cer­lo de for­ma es­ca­lo­na­da, pla­nean­do el re­gre­so con tiem­po y cui­da­do. Es­to per­mi­te apren­der a eva­luar con cuán­to se pue­de li­diar, ga­nar se­gu­ri­dad y des­mon­tar mie­dos a una re­caí­da o una nue­va so­bre­exi­gen­cia.

Una for­ma de vol­ver es tra­ba­jan­do al prin­ci­pio po­cas ho­ras, mien­tras du­ra la li­cen­cia, pa­ra po­der ir sin­tién­do­se a gus­to en el tra­ba­jo de a po­co y re­en­con­trar­se con las ta­reas. El em­plea­dor de­be­ría mos­trar bue­na dis­po­si­ción pa­ra po­si­bi­li­tar el re­gre­so, aún cuan­do el em­plea­do ya no pue­da li­diar con la mis­ma car­ga de tra­ba­jo o de­ba de­di­car­se a otras ta­reas. Pa­ra mu­chas per­so­nas, es una bue­na ex­pe­rien­cia re­to­mar el con­tac­to con los co­le­gas y el je­fe an­tes de re­in­ser­tar­se a pleno.

Ca­da em­pre­sa y ca­da per­so­na ma­ne­ja de dis­tin­ta for­ma cuán abier­ta­men­te ha­blar de la en­fer­me­dad. En re­su­mi­das cuen­tas, se tra­ta de una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.