An­tes de que­mar­se

Mia - - TRABAJO -

Los ex­per­tos tam­bién re­co­mien­dan pre­ser­var­se y bus­car el equi­li­brio. Hay que sa­ber de­tec­tar qué da ener­gía y qué la qui­ta. Más que nun­ca, hay que apren­der a va­lo­rar las ac­ti­vi­da­des que no tie­nen que ver con lo la­bo­ral. Es im­por­tan­te no re­gre­sar de­ma­sia­do pron­to al tra­ba­jo, pe­ro tam­po­co es bueno de­mo­rar mu­cho el re­torno: se de­be es­tar tan mo­ti­va­do co­mo pre­pa­ra­do pa­ra vol­ver.

Ca­da tra­ba­ja­dor pue­de tam­bién con­tri­buir a pre­ve­nir el burn-out. Pa­ra eso, es acon­se­ja­ble adop­tar un es­ti­lo aser­ti­vo an­te los com­pa­ñe­ros y su­pe­rio­res con el fin de que las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y el tra­ba­jo no se vean de­te­rio­ra­dos por los ma­los en­ten­di­dos. Es im­por­tan­te no com­pro­me­ter­se a ha­cer co­sas pa­ra las que real­men­te no se sien­te uno ca­pa­ci­ta­do o bien no con­si­de­rar que de­be ha­cer­se pe­se a to­do. En lo que res­pec­ta a las ex­pec­ta­ti­vas e idea­les, no de­ben su­pri­mir­se, pe­ro sí apren­der a ajus­tar­las. Es bueno te­ner una me­ta a la que que­rer lle­gar, un ideal de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién plan­tear­se si lo que se tie­ne no es­tá tan mal. La ex­pec­ta­ti­va la­bo­ral de­be ayu­dar a cre­cer no a de­cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.