Va­rie­dad y dis­tri­bu­ción

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ci­vil Ar­gen­ti­na de Puericultura pa­ra En­faBe­bé 3

Por Lau­ra Kro­chik*

Dar la te­ta im­pli­ca ex­ten­der ese víncu­lo es­pe­cial en­tre la ma­má y el hi­jo que se ini­ció du­ran­te la vi­da in­tra­ute­ri­na. El ser hu­mano ne­ce­si­ta con­tac­to y afec­to pa­ra vi­vir. En el ac­to de ama­man­tar, el ca­ri­ño y el amor de la ma­dre vie­ne además acom­pa­ña­do de la le­che ma­ter­na, que es un te­ji­do vi­vo con pro­pie­da­des in­mu­no­ló­gi­cas.

Si el be­bé es­tá desa­rro­llan­do un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co es­pe­ra­ble y a los 20 días ya su­pe­ró el pe­so que te­nía cuan­do na­ció, se re­co­mien­da dar­le de co­mer cuan­do quie­ra. No es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que llo­re. El ni­ño sue­le pe­dir la co­mi­da ha­cien­do pe­que­ños rui­dos. Una vez que em­pie­za el llan­to es por­que es­tu­vo re­cla­man­do du­ran­te un ra­to. En el ca­so que el be­bé no es­té en­gor­dan­do lo su­fi­cien­te es ne­ce­sa­rio des­per­tar­lo pa­ra que co­ma (y se­guir los con­se­jos del pe­dia­tra). Si vie­ne au­men­tan­do de pe­so se­gún lo in­di­ca­do por el mé­di­co, se pue­de es­pe­rar a que se des­pier­te so­lo pa­ra dar­le de co­mer.

Siem­pre hay que dar­le de to­mar de una te­ta por vez. La pri­me­ra le­che es muy agua­da y des­pués de un ra­to ba­ja la se­gun­da le­che, que tie­ne más con­te­ni­do de gra­sa. Por eso, es im­por­tan­te dar la le­che sin lí­mi­te de tiem­po. En la si­guien­te to­ma­da se le ofre­ce­rá la otra.

Du­ran­te la lac­tan­cia ma­ter­na, la ma­má pue­de co­mer lo que desee. Lo úni­co que de­be evi­tar es el al­cohol por­que es­ta sus­tan­cia pe­ne­tra el to­rren­te san­guí­neo y lle­ga a la le­che que to­ma el be­bé. En cuan­to a los me­di­ca­men­tos, hay po­cos to­tal­men­te con­tra­in­di­ca­dos pe­ro lo que no pue­de ha­cer la ma­dre es au­to­me­di­car­se, ni con un anal­gé­si­co. Siem­pre de­be con­sul­tar al pe­dia­tra.

En una épo­ca en la que la obe­si­dad, el so­bre­pe­so, la dia­be­tes o la hi­per­ten­sión es­tán ha­cien­do es­tra­gos, y el men­sa­je de co­mer sano se im­po­ne co­mo un mantra, va­le la pe­na de­te­ner­se a pen­sar có­mo es una die­ta sa­lu­da­ble. Por­que no se tra­ta sim­ple­men­te de in­ge­rir fru­tas y ver­du­ras.“Co­mer sa­lu­da­ble es si­nó­ni­mo de co­mer va­ria­do, con mo­de­ra­ción, se­lec­cio­nan­do ali­men­tos de al­ta den­si­dad nu­tri­cio­nal y res­pe­tan­do to­das las co­mi­das prin­ci­pa­les”, re­su­me Flo­ren­cia Car­do­ne, miem­bro de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Die­tis­tas y Nu­tri­cio­nis­tas Die­tis­tas (AADYND).

En es­te sen­ti­do, pa­ra in­cen­ti­var una ali­men­ta­ción com­ple­ta, va­ria­da y pro­por­cio­na­da, las “Guías Ali­men­ta­rias pa­ra la Po­bla­ción Ar­gen­ti­na” re­co­mien­dan rea­li­zar 4 co­mi­das prin­ci­pa­les al día (desa­yuno, al­muer­zo, me­rien­da y ce­na), e in­cluir un re­fuer­zo en­tre ellas: el lla­ma­do snac­keo pro­gra­ma­do. No cum­plir una de las co­mi­das lle­va a que nues­tro cuer­po reac­cio­ne con ham­bre, y que eli­ja­mos “pi­car” ali­men­tos ri­cos en gra­sas sa­tu­ra­das, azu­ca­res re­fi­na­dos y so­dio.

A la ho­ra de se­lec­cio­nar qué ali­men­tos in­cor­po­rar la die­ta de­be­mos ele­gir los que sean ri­cos en nu­trien­tes co­mo vi­ta­mi­na A, B, C, hie­rro, cal­cio, zinc, y pre­fe­ren­te­men­te ba­jos en ca­lo­rías. “Ali­men­tar­se bien sig­ni­fi­ca co­mer to­dos los ali­men­tos dis­po­ni­bles –hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas, gra­sas, agua, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les–, pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que no to­das las per­so­nas tie­nen las mis­mas ne­ce­si­da­des de ener­gía y nu­trien­tes (es­to de­pen­de­rá del se­xo, la ac­ti­vi­dad dia­ria, la edad); ni to­dos los ali­men­tos tie­nen igual va­lor nutritivo: nin­guno es com­ple­to en sí mis­mo, por lo que co­mer ape­nas 2 o 3 no es su­fi­cien­te”, ejem­pli­fi­ca la ex­per­ta. En un buen desa­yuno de­ben es­tar pre­sen­tes:

Lác­teos (le­che, yo­gur o que­sos, pre­fe­ren­te­men­te des­cre­ma­dos)

Ce­rea­les (pan, co­pos sin azú­car, ave­na, pre­fe­ren­te­men­te in­te­gra­les) Fru­tas (ideal­men­te fres­cas) La ex­per­ta re­co­mien­da que es­tos mis­mos ali­men­tos es­tén pre­sen­tes en la me­rien­da.Y en cuan­to al snac­keo, es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra in­cor­po­rar una por­ción de lác­teos, ya que apor­tan sa­cie­dad; el yo­gur es el ali­men­to ideal en es­te sen­ti­do.

En cuan­to al al­muer­zo y la ce­na, la es­pe­cia­lis­ta des­cri­be: “la mi­tad de nues­tro pla­to de­be es­tar ocu­pa­do por ver­du­ras, de to­do ti­po y co­lor, da­do que pro­veen una al­ta den­si­dad de nu­trien­tes con mí­ni­mo im­pac­to ca­ló­ri­co. La otra mi­tad del pla­to la po­de­mos di­vi­dir en dos: por un la­do, car­nes sin gra­sa (va­ca, po­llo, pes­ca­do, cer­do) y, por otro, hue­vo y ce­rea­les o le­gum­bres”. Por úl­ti­mo, acon­se­ja con­di­men­tar los pla­tos con acei­te cru­do (gi­ra­sol, maíz, so­ja, gi­ra­sol al­to olei­co, oli­va y ca­no­la).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.