Chi­qui­tas pe­ro ren­di­do­ras

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

El grano de ama­ran­to es con­si­de­ra­do un pseu­do­ce­real, pro­pie­dad que com­par­te con la qui­noa por­que am­bos tie­nen al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas equi­va­len­tes a los ce­rea­les pe­ro di­fe­ren­cias bo­tá­ni­cas. De to­dos mo­dos, en el cam­po de la nu­tri­ción, y a efec­tos prác­ti­cos, ge­ne­ral­men­te son asi­mi­la­dos a los ce­rea­les.

La pa­no­ja de ama­ran­to es si­mi­lar a la del sor­go y es­tá for­ma­da por mu­chas es­pi­gas que con­tie­nen nu­me­ro­sas flor­ci­tas pe­que­ñas las cua­les alo­jan a una se­mi­lla muy pe­que­ña que se uti­li­za en for­ma de ce­real, ha­ri­na o pos­tres y que se­gu­ra­men­te mu­chos de no­so­tros ya he­mos con­su­mi­do de al­gu­na ma­ne­ra

Su cul­ti­vo re­mon­ta a más de 7 mil años y los ma­yas lo ha­brían he­cho ori­gi­nal­men­te, más tar­de, fue co­no­cién­do­se en­tre az­te­cas e in­cas, pa­ra los cua­les, jun­to con la qui­noa y el maíz, fue­ron cen­tra­les en su ali­men­ta­ción y li­tur­gia. Hoy, se cul­ti­va fun­da­men­tal­men­te en las re­gio­nes al­tas de Pe­rú, Bo­li­via, Ecua­dor y Ar­gen­ti­na y su con­su­mo se ex­tien­de tam­bién a paí­ses co­mo Mé­xi­co, In­dia o Es­ta­dos Uni­dos.

Con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les, su cul­ti­vo se prohi­bió, pues con­si­de­ra­ban una afren­ta a sus creen­cias que es­tos va­lio­sos ali­men­tos fue­ran re­fe­ren­tes ri­tua­les y va­lo­ra­dos co­mo sa­gra­dos, in­clu­so se lle­gó al pun­to de ne­gar el va­lor de cual­quier ali­men­to del que no ha­bla­se la Bi­blia, ge­ne­ran­do un gran per­jui­cio en la ali­men­ta­ción de aque­llos pue­blos.

Va­lo­res agre­ga­dos

Tie­ne un al­to con­te­ni­do pro­tei­co, es rico en li­si­na que se pre­sen­ta en can­ti­dad es­ca­sa en los ce­rea­les de con­su­mo co­rrien­te, ge­ne­ran­do po­ten­cia­les com­ple­men­ta­cio­nes si­nér­gi­cas con es­tos, las le­gum­bres o los fru­tos se­cos. No con­tie­ne glu­ten, de in­te­rés pa­ra ce­lía­cos, alér­gi­cos, sen­si­bles e in­to­le­ran­tes a es­ta pro­teí­na.En­tre los mi­cro­nu­trien­tes, se des­ta­ca la pre­sen­cia de vi­ta­mi­na C y áci­do fó­li­co y mi­ne­ra­les co­mo cal­cio, hie­rro, mag­ne­sio, fós­fo­ro o po­ta­sio.

Con­tie­ne en­tre un 5 a 8% de gra­sas in­sa­tu­ra­das sa­lu­da­bles, en­tre las cua­les, el áci­do olei­co y el li­no­lei­co son de uti­li­dad pa­ra pro­te­ger el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Se va­lo­ra es­pe­cial­men­te la pre­sen­cia de es­cua­leno, una va­rie­dad de lí­pi­do es­ca­so que se ob­te­nía de ti­bu­ro­nes y ba­lle­nas y hoy se pue­de to­mar del ama­ran­to o el acei­te de oli­va.

Be­ne­fi­cios En torno al ama­ran­to y su po­ten­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.