Alimentación conciente

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

ló­gi­cas y, si­mul­tá­nea­men­te, po­bres en vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les que po­ten­cian el efec­to ne­ga­ti­vo y ge­ne­ran de­fi­cien­cias sub­clí­ni­cas que de­te­rio­ran las de­fen­sas, afec­tan la ener­gía vi­tal y li­mi­tan la ca­li­dad de vi­da.

Los se­gun­dos afec­tan más dra­má­ti­ca­men­te a los sec­to­res más po­bres de la po­bla­ción, aun­que se en­cuen­tran di­fun­di­dos en un am­plio es­pec­tro. Las pa­to­lo­gías por de­fi­cien­cias nu­tri­ti­vas se re­la­cio­nan con to­do el con­jun­to de nu­trien­tes no in­ge­ri­dos por fal­ta de re­cur­sos, ig­no­ran­cia o pre­jui­cios, por ejem­plo, en in­di­vi­duos que se nie­gan per­so­nal­men­te, asu­mo una ten­den­cia que tien­de a la neu­tra­li­dad. Lo que se bus­ca es co­no­cer las va­ria­bles ge­ne­ra­les y am­plias de la sa­lud pa­ra que ca­da uno las pro­ce­se des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia y va­ya bus­can­do el pro­pio ca­mino de alimentación cons­cien­te que le per­mi­ta es­tar ca­da día un po­co me­jor que el anterior. Ca­da per­so­na es­tá con­di­cio­na­da por di­fe­ren­tes mo­ti­va­cio­nes, ob­je­ti­vos, es­ce­na­rios exis­ten­cia­les o re­cur­sos a su al­can­ce y, en fun- Por Pa­blo de la Igle­sia*

ción de ello, de­be re­sol­ver la ecua­ción con buen cri­te­rio, sen­ti­do co­mún y en li­ber­tad.

Lo im­por­tan­te es com­pren­der de ma­ne­ra ca­bal que la alimentación tra­di­cio­nal siem­pre ha si­do in­te­gral y na­tu­ral. La vi­da mo­der­na ha de­ge­ne­ra­do nues­tros ali­men­tos a tal pun­to que no só­lo los ha pri­va­do de mu­chos de sus prin­ci­pios nu­tri­cio­na­les, sino que ade­más, les ha agre­ga­do agen­tes quí­mi­cos que per­ju­di­can la sa­lud. He­mos co­men­za­do a mo­di­fi­car nues­tros ali­men­tos ha­ce unos 10 mil años con el ad­ve­ni­mien­to de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría y, de es­ta ma­ne­ra, he­mos in­cor­po­ra­do ele­men­tos ex­tra­ños a los que aún nues­tro cuer­po no se adap­ta, más aún, en las úl­ti­mas cua­tro o cin­co dé­ca­das, nues­tros ali­men­tos se han mo­di­fi­ca­do mu­cho más que en los úl­ti­mos 10 mi­le­nios.

Abrir los ojos del in­di­vi­duo y su co­mu­ni­dad es un desafío di­fí­cil pe­ro ne­ce­sa­rio. La bue­na alimentación nos con­vier­te en bue­nos alum­nos y maes­tros, me­jo­res pa­dres e hi­jos, me­jo­res per­so­nas, me­jo­res de­por­tis­tas. Mu­chas de las soluciones a los pro­ble­mas de hoy, co­mo la con­ta­mi­na­ción, el ham­bre o la cri­mi­na­li­dad, tam­bién pue­den es­tar vin­cu­la­dos par­cial­men­te a la ma­la alimentación. Lo se­gui­re­mos ex­plo­ran­do jun­tos en pró­xi­mas co­lum­nas, pe­ro si abri­mos los ojos en­ten­de­re­mos la glo­ba­li­dad del desafío ac­tual que es tan sim­ple co­mo ele­gir los ali­men­tos lo más cer­cano po­si­ble a su es­ta­do na­tu­ral, vol­ver a la co­ci­na ins­pi­rán­do­nos en nues­tras abue­las y que nun­ca más nos fal­te el in­gre­dien­te más im­por­tan­te de nues­tros pla­tos: el amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.