Vul­ne­ra­ble, NO DÉ­BIL

Mia - - MODA -

El con­cep­to de que la vul­ne­ra­bi­li­dad equi­va­le a de­bi­li­dad es el mi­to más ex­ten­di­do so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad y el más pe­li­gro­so. Cuan­do nos pa­sa­mos la vi­da hu­yen­do y pro­te­gién­do­nos de sen­tir­nos vul­ne­ra­bles o de que los de­más nos con­si­de­ren de­ma­sia­do emo­cio­na­les, sen­ti­mos des­pre­cio cuan­do ve­mos que otras per­so­nas no son tan ca­pa­ces o no es­tán dis­pues­tas a en­mas­ca­rar sus sen­ti­mien­tos, a re­pri­mir­los o a se­guir al pie del ca­ñón. He­mos lle­ga­do a un pun­to en que, en vez de res­pe­tar y apre­ciar el va­lor y el atre­vi­mien­to que se ocul­ta tras la vul­ne­ra­bi­li­dad, per­mi­ti­mos que nues­tro mie­do y ma­les­tar se con­vier­tan en jui­cios y crí­ti­cas.

La vul­ne­ra­bi­li­dad no es ni bue­na ni ma­la: no es lo que lla­ma­mos una emo­ción os­cu­ra, ni es siem­pre una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va y lu­mi­no­sa. Es la esen­cia de to­das las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Sen­tir sig­ni­fi­ca ser vul­ne­ra­ble. Creer que la vul­ne­ra­bi­li­dad equi­va­le a de­bi­li­dad es creer que sen­tir equi­va­le a de­bi­li­dad. Anu­lar nues­tra vi­da emo­cio­nal por te­mor a pa­gar un pre­cio de­ma­sia­do al­to es ale­jar­se de lo que, pre­ci­sa­men­te, da sen­ti­do y pro­pó­si­to a la vi­da.

Nues­tro re­cha­zo a la vul­ne­ra­bi­li­dad sue­le sur­gir por­que la aso­cia­mos con emo­cio­nes os­cu­ras co­mo el mie­do, la ver­güen­za, la de­pre­sión, la tris­te­za y la de­cep­ción: emo­cio­nes de las que no que­re­mos ha­blar, aun­que es­tén afec­tan­do pro­fun­da­men­te a nues­tra for­ma de vi­vir, amar, tra­ba­jar e in­clu­so guiar. Lo que me­nos so­mos ca­pa­ces de en­ten­der es que la vul­ne­ra­bi­li­dad tam­bién es la cu­na de las emo­cio­nes y ex­pe­rien­cias que an­he­la­mos; es el pun­to de par­ti­da del amor, de la in­te­gra­ción, de la di­cha, del va­lor, de la em­pa­tía y de la crea­ti­vi­dad; es la fuen­te de la es­pe­ran­za, la res­pon­sa­bi­li­dad y la au­ten­ti­ci­dad.

Yo de­fino la vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo in­cer­ti­dum­bre, ries­go y ex­po­si­ción emo­cio­nal. Aho­ra pen­se­mos en el amor te­nien­do en cuen­ta es­ta de­fi­ni­ción. Des­per­tar­nos ca­da ma­ña­na y amar a al­guien que pue­de que no nos co­rres­pon­da, cu­ya se­gu­ri­dad no po­de­mos ga­ran­ti­zar, que pue­de se­guir en nues­tra vi­da o des­apa­re­cer de la no­che a la ma­ña­na, que pue­de ser­nos fiel has­ta el día de su muer­te o trai­cio­nar­nos ma­ña­na…, eso es vul­ne­ra­bi­li­dad. El amor es in­cier­to. Es un ries­go in­creí­ble. Y amar a al­guien da lu­gar a que es­te­mos ex­pues­tos a las emo­cio­nes. Sí, da mie­do, y sí, es­ta­mos ex­pues­tos a que nos ha­gan da­ño, pe­ro ¿te ima­gi­nas có­mo se­ría la vi­da sin amar o ser ama­dos? Ex­po­ner nues­tro arte, es­cri­tos, fo­to­gra­fías ideas en el mun­do sin nin­gu­na garantía de que van a ser acep­ta­das o va­lo­ra­das…, eso tam­bién es vul­ne­ra­bi­li­dad. Su­mer­gir­nos en los mo­men­tos de ale­gría de nues­tra vi­da, aun­que se­pa­mos que son pa­sa­je­ros, aun­que el mun­do nos ad­vier­ta de que no can­te­mos muy al­to pa­ra no in­vi­tar al desas­tre…, eso es una for­ma muy in­ten­sa de vul­ne­ra­bi­li­dad.

A ex­cep­ción de la ira (que es una emo­ción se­cun­da­ria, que só­lo sir­ve de más­ca­ra so­cial­men­te acep­ta­da pa­ra ocul­tar mu­chas otras de las emo­cio­nes sub­ya­cen­tes y más com­ple­jas que sen­ti­mos), es­ta­mos per­dien­do nues­tra to­le­ran­cia por la emo­ción, y por en­de, por la vul­ne­ra­bi­li­dad. Só­lo tie­ne sen­ti­do que re­cha­ce­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo de­bi­li­dad cuan­do nos da­mos cuen­ta de que he­mos con­fun­di­do sen­ti­mien­to con fra­ca­so y emo­cio­nes con res­pon­sa­bi­li­da­des. Si que­re­mos re­cu­pe­rar la par­te emo­cio­nal esen­cial de nues­tra vi­da y reavi­var la pa­sión y el pro­pó­si­to, he­mos de apren­der a re­co­no­cer y a co­nec­tar con nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad, y a sen­tir las emo­cio­nes aso­cia­das a ella. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas es apren­der al­go nue­vo, pa­ra otras es reapren­der. Sea co­mo fue­re, mi in­ves­ti­ga­ción me ha en­se­ña­do que la me­jor for­ma de em­pe­zar es de­fi­nir, re­co­no­cer y com­pren­der la vul­ne­ra­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.