Más que un an­ti­oxi­dan­te

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que el efec­to be­ne­fi­cio­so de la coen­zi­ma Q10 en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res se de­be, prin­ci­pal­men­te, a su ca­pa­ci­dad de ac­tuar co­mo an­ti­oxi­dan­te. Es por eso su efec­to pro­tec­tor de cé­lu­las, te­ji­dos y ór­ga­nos frente a los efec­tos per­ju­di­cia­les de los ra­di­ca­les li­bres, que pue­den con­tri­buir al proceso de en­ve­je­ci­mien­to y al desa­rro­llo de una se­rie de pro­ble­mas de sa­lud que in­clu­ye las en­fer­me­da­des car­día­cas.

Es­te com­pues­to li­po­so­lu­ble, el cual es sin­te­ti­za­do por el or­ga­nis­mo hu­mano, se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en el cen­tro pro­duc­tor de ener­gía de las cé­lu­las co­no­ci­das co­mo ‘mi­to­con­drias’. Por lo tan­to, los ór­ga­nos que más ener­gía re­quie­ren, co­mo el co­ra­zón y el hí­ga­do, son los que po­seen ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de di­cha coen­zi­ma.

Pe­ro, ade­más de ser un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te, la coen­zi­ma Q10 ha si­do un com­pues­to efi­caz en la pre­ven­ción de le­sio­nes del co­ra­zón ayu­dan­do en el proceso de pro­duc­ción de ener­gía de sus múscu­los y me­jo­ran­do tam­bién la re­cu­pe­ra­ción de los pa­cien­tes que se so­me­ten a ci­ru­gías de di­cho ór­gano. Los es­tu­dios clí­ni­cos tam­bién in­di­can que an­tes de una ope­ra­ción de co­ra­zón, in­clu­yen­do la ci­ru­gía de by­pass y el tras­plan­te, pue­de re­du­cir re­for­zar la fun­ción car­día­ca y dis­mi­nuir la in­ci­den­cia del ritmo car­día­co irre­gu­lar (‘arrit­mia’) du­ran­te la fase de re­cu­pe­ra­ción.

Por otro la­do, las per­so­nas que re­ci­bie­ron dia­ria­men­te su­ple­men­tos de CoQ10 den­tro de un pla­zo de tres días tras ha­ber su­fri­do un in­far­to tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de ex­pe­ri­men­tar in­far­tos pos­te­rio­res y do­lor to­rá­ci­co.

Los ni­ve­les de es­ta coen­zi­ma son ba­jos en per­so­nas con fa­llo car­día­co con­ges­ti­vo, una en­fer­me­dad de­bi­li­tan­te que ocu­rre cuan­do el co­ra­zón no es ca­paz de bom­bear su­fi­cien­te san­gre pa­ra abas­te­cer a los ór­ga­nos. Es­to pue­de ha­cer que la san­gre se acu­mu­le en par­tes del cuer­po co­mo los pul­mo­nes y las pier­nas.

Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos ca­si el 40 % de las per­so­nas con hi- per­ten­sión ar­te­rial tie­nen de­fi­cien­cia de coen­zi­ma Q10.Y se ha de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que per­so­nas su­ple­men­ta­das con di­cha coen­zi­ma, han re­du­ci­do la pre­sión ar­te­rial has­ta en un 10%.

Un sín­to­ma de mu­chas en­fer­me­da­des que afec­tan al co­ra­zón y a los va­sos san­guí­neos es la ar­te­ros­cle­ro­sis, una afec­ción en la que la pa­red ar­te­rial se vuel­ve más grue­sa co­mo con­se­cuen­cia de la acu­mu­la­ción de ma­te­rias gra­sas co­mo el co­les­te­rol. La su­ple­men­ta­ción de coen­zi­ma Q10 ha de­mos­tra­do te­ner efec­tos pro­me­te­do­res en la in­hi­bi­ción de di­cha en­fer­me­dad.

Tam­bién se ha com­pro­ba­do que ayu­da a re­du­cir la hin­cha­zón de las pier­nas, a me­jo­rar la res­pi­ra­ción dis­mi­nu­yen­do la can­ti­dad de lí­qui­do en los pul­mo­nes y a au­men­tar la ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio en per­so­nas con fa­llo car­día­co.

La CoQ10 está pre­sen­te na­tu­ral­men­te en pe­que­ñas can­ti­da­des en una am­plia va­rie­dad de ali­men­tos, pe­ro los ni­ve­les son par­ti­cu­lar­men­te al­tos en car­nes de ór­ga­nos ta­les co­mo el co­ra­zón, el hí­ga­do y los ri­ño­nes, así co­mo car­ne va­cu­na, acei­te de so­ja, sar­di­nas, ca­ba­lla y ma­ní.

Sin em­bar­go, las cáp­su­las de Co-En­zi­ma Q10 son una ex­ce­len­te, prác­ti­ca y eco­nó­mi­ca op­ción pa­ra quie­nes eli­jan ob­te­ner sus be­ne­fi­cios na­tu­ra­les sin ne­ce­si­dad de con­su­mir di­chos ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.