¿sí o no? Por la Dra. Mó­ni­ca Katz

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

La obe­si­dad es mu­cho más que ex­ce­so de ca­lo­rías. Y, en es­ta mul­ti­cau­sa­li­dad, las pre­fe­ren­cias gus­ta­ti­vas son una gran par­te del rom­pe­ca­be­zas. ¿Po­drían las per­cep­cio­nes y pre­fe­ren­cias gus­ta­ti­vas de una per­so­na te­ner im­pac­to so­bre su pe­so?

Cuan­do ha­bla­mos de helado de cho­co­la­te po­dría­mos pen­sar que se tra­ta so­lo de ca­cao, dul­ce y gra­sa. Sin em­bar­go, los sa­bo­res son mu­cho más sub­je­ti­vos que una me­ra enu­me­ra­ción y des­crip­ción de in­gre­dien­tes. La ex­pe­rien­cia sen­so­rial es úni­ca. La len­gua, las pa­pi­las gus­ta­ti­vas y el ac­to de co­mer son úni­cos. Por eso, un ali­men­to pue­de per­ci­bir­se muy dul­ce pa­ra al­gu­nas per­so­nas y ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te dul­ce pa­ra otras.

Por otra par­te, lo que está fuer­te­men­te aso­cia­do con la obe­si­dad no es el con­su­mo de car­bohi­dra­tos o dul­ces, sino el de gra­sa. El con­te­ni­do de gra­sa afec­ta no so­lo el sa­bor de un ali­men­to, sino tam­bién su as­pec­to, su tex­tu­ra y su aro­ma. Cu­rio­sa­men­te, las per­so­nas con obe­si­dad pa­re­cen ser me­nos sen­si­bles a la de­tec­ción de la gra­sa y lo dul­ce. Pa­re­cie­ra que, de­bi­do a la ba­ja sen­si­bi­li­dad pa­ra la gra­sa, tien­den a con­su­mir­la más y por eso po­seen un ma­yor ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (IMC) que quie­nes tie­nen al­ta sen­si­bi­li­dad pa­ra es­te nu­trien­te.

El pla­cer no es un ex­tra. Es el eje de nues­tras de­ci­sio­nes cuan­do se tra­ta de co­mer. Por eso, ima­gi­nar una vi­da sin pos­tres es ab­so­lu­ta­men­te fan­ta­sio­so.

Qui­zás lo más im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que la gen­te va­ría mu­cho res­pec­to de cuán pla­cen­te­ro le re­sul­ta un ali­men­to. Cuan­do se po­nen re­glas ex­tre­mas y res­tric­cio­nes a aque­llo que cau­sa pla­cer, lo que se ge­ne­ra es ma­yor de­seo de lo que se prohí­be. Exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que el con­su­mo in­ter­mi­ten­te, es de­cir, un ki­lo de helado en un día y lue­go na­da en los si­guien­tes 15 días ge­ne­ra más ten­ta­ción y des­con­trol. So­bre to­do si el sis­te­ma de con­su­mo in­ter­mi­ten­te se re­pi­te. Por eso, las re­co­men­da­cio­nes pa­ra co­mer pos­tre “so­lo una vez por se­ma­na o en oca­sio­nes es­pe­cia­les” sue­len fa­llar. La in­cer­ti­dum­bre in­cre­men­ta el de­seo. La cer­te­za, lo disminuye.Así que la me­jor es­tra­te­gia es con­su­mir la por­ción jus­ta, to­dos los días. Cla­ro que una tor­ta o un po­te de helado, to­dos los días en la he­la­de­ra, ase­gu­ran el ex­ce­so. La de­ci­sión más in­te­li­gen­te es no ne­gar el ali­men­to pre­fe­ri­do sino con­tro­lar las por­cio­nes. Com­prar la “por­ción jus­ta” (un pa­que­te, una uni­dad tan­gi­ble). Fi­nal­men­te, se pue­de de­cir que exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de pos­tres. No son lo mis­mo el cho­co­la­te, los fru­tos se­cos, las fru­tas, las tortas, go­lo­si­nas o los pos­tres lác­teos a ba­se de le­che o yo­gur. Al­gu­nos só­lo dan pla­cer pe­ro otros, có­mo el yo­gur, la en­sa­la­da de fru­tas, los pos­tres de le­che, ade­más de pla­cer, brin­dan op­cio­nes de me­jor ca­li­dad nu­tri­cio­nal, es de­cir son más sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.