Ali­men­ta­ción conciente

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

na­tu­ral y or­gá­ni­co de los que sue­len en­con­trar­se en dietéticas ha­rá la di­fe­ren­cia.

Se ha di­fun­di­do mu­cho su pro­pie­dad co­mo adel­ga­zan­te na­tu­ral. ¿Es es­to cier­to? ¡Si! Na­tu­ral­men­te, no ha­bla­mos de un me­di­ca­men­to mi­la­gro­so, sino de un com­ple­men­to que pue­de ayu­dar sua­ve­men­te a me­jo­rar los re­sul­ta­dos de una die­ta sa­na, ac­ti­vi­dad fí­si­ca y con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Co­mo do­sis ge­ne­ral y a mo­do orien­ta­ti­vo, se pue­den con­su­mir 1 o 2 cu­cha­ra­das de pos­tre en un va­so de agua, al cual pue­de in­cor­po­rár­se­le una cu­cha­ra­di­ta de miel pa­ra au­men­tar las pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas: se be­ben 2 o 3 ve­ces al día.Tam­bién pue­de mez­clar­se 1 cu­cha­ra­da so­pe­ra de vi­na­gre de man­za­na y otro tan­to de miel si se desea, en 1 li­tro de agua y ser­vir­lo co­mo be­bi­da dia­ria en re­em­pla­zo de ju­gos o re­fres­cos.

A mo­do de pre­cau­ción, cuan­do consu-

Por Pablo de la Iglesia* mi­mos vi­na­gre de man­za­na de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, los odon­tó­lo­gos su­gie­ren te­ner cui­da­do de no da­ñar el es­mal­te den­tal, da­do que la aci­dez del pue­de re­sul­tar abra­si­va, pa­ra evi­tar­lo, hay que te­ner la pre­cau­ción de no ce­pi­llar­se los dien­tes an­tes de que ha­yan trans­cu­rri­do 30 mi­nu­tos de ha­ber­lo to­ma­do y be­ber­lo con sor­be­te.

Re­me­dios ca­se­ros que fun­cio­nan

Dia­be­tes: ha­bi­tual­men­te ayu­da a re­du­cir la do­sis de me­di­ca­men­tos o in­su­li­na. Con­sul­tar con el mé­di­co pa­ra ha­cer las adap­ta­cio­nes del ca­so. Be­ber 1 cu­cha­ra­da de vi­na­gre di­lui­da en agua.

Des­odo­ran­te: una al­ter­na­ti­va a los an­ti­trans­pi­ran­tes quí­mi­cos es lim­piar­nos las axi­las por las ma­ña­nas con una bo­li­ta de al­go­dón em­be­bi­da en vi­na­gre.

Vá­ri­ces: por su­pues­to, es ne­ce­sa­rio cam­biar los há­bi­tos ali­men­ta­rios por una die­ta de­tox, vi­va y al­ca­li­na, ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da y con­trol pro­fe­sio­nal, pe­ro el vi­na­gre de man­za­na pue­de apor­tar lo su­yo. Una op­ción es ver­ter unas go­tas de vi­na­gre de man­za­na y ha­cer sua­ves ma­sa­jes cir­cu­la­res en el área afec­ta­da; tam­bién po­de­mos em­be­ber unas ga­sas es­té­ri­les en vi­na­gre y de­jar­las un ra­to so­bre el área afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.