Una ca­mi­na­ta real

Re­co­rrer lo que fue­ran los al­re­de­do­res del cas­ti­llo de Luis II de Ba­vie­ra, hoy una zo­na pri­va­da, per­mi­te en­ten­der por qué esa co­ro­na eli­gió es­ta zo­na pa­ra le­van­tar su ho­gar

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

An­ton Schlach­ter tie­ne al­go con lo que no po­cos sen­de­ris­tas de­ben ha­ber so­ña­do al­gu­na vez: una mon­ta­ña pro­pia. "Y na­da me­nos que una mon­ta­ña real", di­ce el ho­te­le­ro. Su mon­ta­ña, Fal­kens­tein, si­tua­da cer­ca del mu­ni­ci­pio de Pfron­ten, en la re­gión de Al­go­via, Ale­ma­nia, per­te­ne­cía en el pa­sa­do al rey Luis II de Ba­vie­ra (18451886). La fa­mi­lia Schlach­ter com­pró la mon­ta­ña Fal­kens­tein ha­ce ca­si 30 años.

Pa­ra bus­car las hue­llas del "Rey Lo­co" exis­te una ru­ta muy va­ria­da de tres eta­pas por la par­te sur de la Al­go­via Orien­tal que va de Pfron­ten a Hal­blech pa­san­do por Füs­sen. "El rey Luis y su pa­dre, el rey Ma­xi­mi­li­ano, sen­tían una pre­di­lec­ción es­pe­cial por es­ta re­gión, en la que de­ja­ron mu­chas hue­llas", tu­rís­ti­ca, Erih Göß­ler.

Des­de la lo­ca­li­dad de Pfron­ten, el ca­mino pa­sa al prin­ci­pio sua­ve­men­te y des­pués de for­ma em­pi­na­da por un bos­que ha­cia las rui­nas del cas­ti­llo Fal­kens­tein, don­de se en­cuen­tra el ho­tel de la fa­mi­lia Schlach­ter. El cas­ti­llo fue "el úl­ti­mo sue­ño del rey Luis", por­que el jo­ven mo­nar­ca que­ría cons­truir aquí di­ce la guía otro cas­ti­llo sa­ca­do de un cuen­to de ha­das co­mo el fa­mo­so Neusch­wans­tein. Des­de las rui­nas se le ofre­ce al ca­mi­nan­te una magnífica vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la Al­go­via Orien­tal, el va­lle del río Vils y las mon­ta­ñas en los al­re­de­do­res.

Des­pués, el ca­mino pa­sa por la mon­ta­ña Zirm­grat y la ca­ba­ña Sa­lo­ber Alm, que está abier­ta du­ran­te to­do el año, pa­ra lue­go des­cen­der ha­cia el la­go Alat y el cen-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.