Sil­ves­tres, no

Te­ner­los en ca­sa, ade­más de ser ile­gal, con­lle­va se­rios ries­gos para la es­pe­cie y para los hu­ma­nos con quie­nes con­vi­ve. Ha­ga­mos lo co­rrec­to

Mia - - MASCOTAS -

Ac­tual­men­te, el afán de con­tar con mas­co­tas "exó­ti­cas y di­fe­ren­tes” ha lle­va­do a mu­chas per­so­nas a con­si­de­rar que ani­ma­les, co­mo mo­nos, fe­li­nos, tor­tu­gas, la­gar­tos o igua­nas, en­tre otros, pue­dan ser una al­ter­na­ti­va a los tra­di­cio­na­les pe­rros y ga­tos. Des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud pú­bli­ca, es­te ti­po de te­nen­cia im­pli­ca mu­chos ries­gos para quie­nes se en­cuen­tran en con­tac­to con ani­ma­les sil­ves­tres, ya que exis­te el pe­li­gro de con­traer al­gu­na en­fer­me­dad zoo­nó­ti­ca que se en­cuen­tre en esa es­pe­cie. Es ca­si im­po­si­ble man­te­ner en cau­ti­ve­rio a un ani­mal sil­ves­tre sin que ma­ni­fies­te es­trés, ni que ten­ga ne­ce­si­da­des que no se pue­den sa­tis­fa­cer mien­tras se lo ha­ce vi­vir en es­tas con­di­cio­nes.

– ¿Por qué no se pue­den te­ner la­gar­ti­jas, la­gar­tos ni igua­nas en la ca­sa co­mo mas­co­tas?

Por­que son ani­ma­les sil­ves­tres y co­mo ta­les no pue­den ser con­si­de­ra­dos mas­co­tas por no ser do­més­ti­cos. Só­lo pue­den te­ner­se aque­llos ani­ma­les que han co­men­za­do a re­co­rrer el ca­mino de la do­mes­ti­ca­ción y que el hom­bre ha mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te por cru­ces y se­lec­ción, co­mo pue­de ser el ca­so de la cu­le­bra del mai­zal (Elap­he gut­ta­ta) o la igua­na ver­de (Igua­na igua­na), que son cria­das en cau­ti­ve­rio. – ¿Hay al­gu­na ley que lo am­pa­ra? La Ley 12.238 (de Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res) y su de­cre­to re­gla­men­ta­rio 2308/01 per­mi­te la te­nen­cia res­pon­sa­ble de es­tas es­pe­cies en los par­ques zoo­ló­gi­cos (“Queda prohi­bi­do la ali­men­ta­ción y el con­tac­to di­rec­to con los ani­ma­les a ex­cep­ción de los ani­ma­les do­més­ti­cos que no re­vis­ten pe­li­gro­si­dad”). La Ley 22.421 (na­cio­nal) es­ta­ble­ce que to­dos los ha­bi­tan­tes de la Na­ción tie­nen el deber de pro­te­ger la fau­na sil­ves­tre. La Ley 22.344 prohí­be el co­mer­cio de ani­ma­les sil­ves­tres.

La te­nen­cia de ani­ma­les sil­ves­tres im­pli­ca in­for­mar­se con an­te­rio­ri­dad para di­fe­ren­ciar si es un ejem­plar cria­do en cau­ti­ve­rio, si es ap­to para ser co­mer­cia­li­za­do para su te­nen­cia en cau­ti­ve­rio, o si por el con­tra­rio per­te­ne­ce a un ejem­plar de vi­da li­bre que fue cap­tu­ra­do y co­mer­cia­li­za­do ile­gal­men­te.Te­ner en cuen­ta que mu­chas es­pe­cies tie­nen re­que­ri­mien­tos muy di­fí­ci­les de su­plir. Tam­bién es pre­ci­so co­no­cer su bio­lo­gía re­pro­duc­ti­va, ca­da cuán­to dar­le de co­mer, sa­ber que mu­dan su piel men­sual­men­te y que en ese pe­río­do no co­men o po­der te­ner­lo en una ha­bi­ta­ción con tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te, si así lo re­quie­re, en­tre otras cues­tio­nes. Co­mo ejem­plo, la cu­le­bra del mai­zal (Elap­he gut­ta­ta) es un ejem­plar que co­me roe­do­res vi­vos -que de­ben con­se­guir­se en al­gún bio­te­rio- y re­quie­re de un am­bien­te es­pa­cio­so con ve­ge­ta­ción y agua, lám­pa­ras in­fra­rro­jas en un sec­tor del am­bien­te y tu­bos UV para que pue­dan te­ner una bue­na sín­te­sis de vi­ta­mi­na D.

En ca­so de de­tec­tar la ven­ta de un ani­mal en ma­las con­di­cio­nes o de sos­pe­char que se tra­ta de co­mer­cio ile­gal, no se los de­be com­prar, ya que con es­to se es­ta­ría fo­men­tan­do es­ta in­dus­tria. Aun­que dé lás­ti­ma, se lo de­be de­nun­ciar an­te la se­cre­ta­ría de fau­na para que ellos reali­cen las in­cau­ta­cio­nes, reha­bi­li­ta­cio­nes y liberaciones ne­ce­sa­rias. Ca­be re­cor­dar que hoy el trá­fi­co de es­pe­cies sil­ves­tres es uno de los co­mer­cios ile­ga­les más re­di­tua­bles a ni­vel mun­dial, lue­go de las ar­mas y las dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.