SER MA­MÁ

Mia - - HIJOS -

El ci­clo "Mu­je­res que ha­cen" que or­ga­ni­zó la Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo re­sul­tó una oca­sión per­fec­ta pa­ra re­pen­sar, re­fle­xio­nar, in­ter­cam­biar in­for­ma­ción y apren­der so­bre los nue­vos ro­les fe­me­ni­nos en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios: tra­ba­jo, ma­ter­ni­dad, tec­no­lo­gía y pa­re­ja. En el pri­mer en­cuen­tro, “Ma­ter­ni­dad y tra­ba­jo: dos ro­les, una mu­jer”, la psi­có­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en orien­ta­ción a pa­dres, Ma­ri­tuch Sei­tún, hi­zo un re­pa­so de los nue­vos có­di­gos es­pe­cial­men­te en la crian­za.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, criar hi­jos hoy se apo­ya en tres ejes fun­da­men­ta­les pa­ra la crian­za de los hi­jos:

El con­tac­to fí­si­co, que es la for­ma de sa­ber que no es­tán so­los y ayu­da a re­co­no­cer y re­cha­zar tra­tos inade­cua­dos.

El tiem­po, que im­pli­ca per­mi­tir­se re­cu­pe­rar la mi­ra­da, ba­jar el tono de voz, abra­zar y “ha­cer fia­ca”.

La pre­sen­cia, que per­mi­te es­tar en los mo­men­tos cla­ves.

Pro­ble­mas mo­der­nos

Pa­ra Sei­tún, es esen­cial vi­vir en el aquí y aho­ra, aun­que en la co­ti­dia­nei­dad hi- las ac­ti­vi­da­des de sus hi­jos, un mo­de­lo que pro­pu­so cam­biar en por el de “ma­má raf­ting”, que es la que acom­pa­ña lo que les pa­sa y ha­cen sus hi­jos, res­pe­tan­do las elec­cio­nes de los chi­cos y so­lo in­ter­vi­nien­do en ca­so de que sea real­men­te ne­ce­sa­rio. “Hay que sol­tar la idea de có­mo de­be­rían ser las co­sas pa­ra acep­tar­las co­mo son”, re­co­men­dó.

Per­mi­tir que los hi­jos de­ci­dan, ayu­da a cons­ti­tuir su au­to­es­ti­ma y su iden­ti­dad. Si se equi­vo­can, pa­ga­rán las con­se­cuen­cias y se­rá un apren­di­za­je. Si no lle­van un bu­zo, pa­sa­rán frío una vez, la si­guien­te, se abri­ga­rán. “De­be­mos res­pe­tar lo más po­si­ble sus opi­nio­nes pa­ra que mues­tren su ver­da­de­ro pa­re­cer y en­cuen­tren su ca­mino per­so­nal. Es­to no im­pli­ca de­jar­los ha­cer cual­quier co­sa ni ha­cer las co­sas por ellos. Les en­se­ña que va­le lo que sien­ten, que va­mos a res­pon­der, que pue­den con­fiar en no­so­tros y que so­mos sen­si­bles a sus ne­ce­si­da­des, que es se­gu­ro abrir­se, pe­dir lo que ne­ce­si­tan y de­pen­der”, de­fi­nió la es­pe­cia­lis­ta.

Tra­ba­jo vs. ma­ter­ni­dad

Los dos pun­tos más con­flic­ti­vos pa­ra las ma­dres que tra­ba­jan fue­ra de la ca­sa son:

1) Su­pe­rar la cul­pa de no po­der que­dar­se to­do el día con los chi­cos.

2) Vi­vir es­tre­sa­das por no po­der ba­lan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.