Los pri­me­ros

Cuan­do no exis­tían lu­ga­res pa­ra el re­lax, en Ca­rin­tia, Aus­tria, las ca­sas de ba­ños ser­vían a tal fin y pa­ra que se­ño­ras y se­ño­res apren­die­ran a na­dar. So­lo un po­co mo­der­ni­za­das, si­guen sien­do la me­jor op­ción pa­ra pa­sar­la más que bien en un pai­sa­je de en­su

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

En el pa­sa­do, da­mas y ca­ba­lle­ros no apren­dían a na­dar has­ta la ma­du­rez. Con una cuer­da al­re­de­dor del ab­do­men, se me­tían en el la­go Wört­her­see, los hom­bres por un la­do y las mu­je­res por el otro. Por esos tiem­pos, es­ta­ban de mo­da las gran­des ca­sas de ba­ño, al­gu­nas de ellas bas­tan­te os­ten­to­sas, si­tua­das a ori­llas de los la­gos en el es­ta­do de Ca­rin­tia, en el sur de Aus­tria.

La más sun­tuo­sa es la de Pör­ts­chach, a ori­llas del Wört­her­see. El es­pa­cio­so edi­fi­cio, con sus dos alas y te­rra­ci­tas, se al­za so­bre un to­tal de 350 pa­los de aler­ce. Alí tra­ba­jan los me­jo­res pro­fe­so­res de na­ta­ción de Aus­tria. La na­da- do­ra Hei­di Bie­nen­feld-Wert­hei­mer, va­rias ve­ces cam­peo­na eu­ro­pea, in­clu­so or­ga­ni­za­ba, jun­to con su es­po­so, Sci­go Wert­hei­mer, gran­des com­pe­ti­cio­nes.

Tam­bién ha­ce ya más de 100 años, la idea de spa mar­ca­ba la es­tan­cia en esta ca­sa a ori­llas del la­go, que te­nía mu­cho más que una pis­ci­na. Ma­sa­jis­tas y pro­fe­so­res de gim­na­sia ase­gu­ra­ban que los hués­pe­des lo pa­sa­ran bien. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, se abrie­ron ca­da vez más pis­ci­nas pú­bli­cas y la gen­te ya no apren­día a na­dar con la ayu­da de una cuer­da. Aun­que la ca­sa de ba­ños fue de­cla­ra­da en 1987 mo­nu­men­to na­cio­nal, ha­bía per­di­do su fun­ción ori­gi­nal y po­co a po­co se fue des­mo­ro­nan­do.

Sin em­bar­go, en al­gún mo­men­to los ges­to­res del Wer­zer's Ho­tel, si­tua­do al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.