DATOS ÚTI­LES

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Có­mo se lle­ga: en avión, pri­me­ro, aVie­na y lue­go a Kla­gen­furt, fi­nal­men­te en au­to a Pör­ts­chach adon­de se lle­ga en unos 20 mi­nu­tos.

In­for­ma­ción: in­fo@kaern­ten.at, www.kaern­ten.at

la­do, de­ci­die­ron re­no­var la ca­sa de ba­ños, que per­te­ne­cía al ho­tel. Ac­tual­men­te, la ca­sa cuen­ta con un ba­ño cli­ma­ti­za­do en el la­go don­de uno pue­de re­la­jar­se y hol­ga­za­near dis­fru­tan­do del sol y ob­ser­van­do las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas. La ca­sa de ba­ños es un lu­gar po­pu­lar pa­ra dar­se un ba­ño rá­pi­do en el la­go no so­lo en ve­rano: en in­vierno, cuan­do afue­ra ha­ce frío y hay nie­ve, los hués­pe­des trans­pi­ran en el sau­na.

No so­lo en Pör­ts­chach sino tam­bién a ori­llas del la­go Mills­tät­ter See se pue­de dis­fru­tar du­ran­te to­do el día de una es­tan­cia en la ca­sa de ba­ños Ca­rin­tia Nú­me­ro 1. Esta ins­ta­la­ción es nue­va, es­tá cons­trui­da con mu­cha ma­de­ra y cuen­ta con una gran pra­de­ra que des­cien­de sua­ve­men­te al la­go.

Pa­ra el ge­ren­te, Ale­xan­der Tho­ma, la an­ti­gua idea de las ca­sas de ba­ños, que sur­gió ha­ce más de 100 años, si­gue vi­gen­te has­ta el día de hoy. "An­tes, la gen­te adi­ne­ra­da y los aris­tó­cra­tas ve­nían en ve­rano a los la­gos pa­ra bus­car el fres­co".Ya en aque­lla épo­ca, la gen­te que­ría ir más len­to, na­dar, ca­mi­nar, pa­sar el tiem­po en me­dio de la na­tu­ra­le­za, to­do a un rit­mo muy agra­da­ble: "Pre­ci­sa­men­te es­to es lo que la gen­te hoy ne­ce­si­ta otra vez", ase­gu­ra Tho­ma.

Por eso no hay lu­gar pa­ra el rui­do en las ca­sas de ba­ños, pa­ra eso es­tán las pis­ci­nas pú­bli­cas. Lo que so­bra son po­si­bi­li­da­des pa­ra re­la­jar­se: sau­na, ba­ños de va­por o sim­ple­men­te tum­bar­se pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas del la­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.