Es­cri­bí tu HIS­TO­RIA

Mia - - MODA CHICOS -

En­ten­der nues­tra fi­ni­tud nos ins­ta a ir vi­ran­do el ti­món des­pa­cio y con una di­rec­ción cla­ra, de mo­do tal de cum­plir esos ob­je­ti­vos, de­di­can­do tiem­po a lo que le dé sen­ti­do a nues­tra exis­ten­cia. En al­gún mo­men­to, cuan­do co­men­za­mos a ha­cer lo que siem­pre he­mos so­ña­do, to­do se aco­mo­da má­gi­ca­men­te. Te in­vi­to a en­lo­que­cer un po­co. Suel­ta tus ca­de­nas men­ta­les. Ríe­te de los mie­dos. Va­mos, enloquece un po­co. Ma­ña­na qui­zás no es­tés y otros se aco­ra­da­rán de tus lin­das lo­cu­ras. ¿Aca­so quie­res ser un gris re­cuer­do?

So­mos los re­la­tos que es­cri­bi­mos ca­da día, no los que nos con­ta­ron.

¿Al­gu­na vez te hi­zo rui­do al­go en tu ma­ne­ra de ser, en tu for­ma de vi­vir, y no lo­gra­bas de­ter­mi­nar por dón­de iba la co­sa? Si lle­gas­te a tra­ba­jar tus do­lo­res, mie­dos e im­po­si­bi­li­da­des, es pro­ba­ble que ha­yas de­tec­ta­do que al­go en tu his­to­ria si­gue com­pli­can­do tu pre­sen­te.

No so­mos la his­to­ria que nos con­ta­ron, que nos le­ga­ron, sino la que es­cri­bi­mos y re­es­cri­bi­mos a ca­da ins­tan­te. Pa­ra po­der arran­car las pá­gi­nas que nos impiden evo­lu­cio­nar del re­la­to que de no­so­tros hi­zo nues­tra fa­mi­lia, la edu­ca­ción for­mal, etc., te­ne­mos que desa­rro­llar un agu­do cri­te­rio.

Mu­cho de lo apren­di­do se­gu­ra­men­te nos es fun­cio­nal. Otro tan­to ope­ra co­mo obs­tácu­lo en nues­tra vi­da. Si lo­gra­mos iden­ti­fi­car es­tos pun­tos, ten­dre­mos re­co­rri­do un lar­go ca­mino. Po­de­mos cul­par a nues­tros pa­dres por nues­tras im­po­si­bi­li­da­des o acep­tar­los en las su­yas, a sa­bien­das de que hi­cie­ron lo me­jor que pu­die­ron con sus vi­das y con las nues­tras. Cuan­do lle­ga­mos a adul­tos, pa­pá de­ja de ser su­per­hé­roe, y ma­má la chi­ca to­do­po­de­ro­sa; co­men­za­mos a ver­los en su hu­ma­na di­men­sión, con sus fa­len­cias y li­mi­ta­cio­nes. Po­de­mos per­pe­tuar­nos en el re­pro­che por lo que de­ja­ron de ha­cer –o a nues­tro cri­te­rio hi­cie­ron mal–, o agra­de­cer­les to­do lo que nos die­ron, ca­da es­fuer­zo que hi­cie­ron y el amor que nos pro­di­ga­ron.

Mi pa­dre al­gu­na vez bro­meó acer­ca de mi elec­ción pro- fe­sio­nal, con un co­men­ta­rio del or­den de "co­mo pe­rio­dis­ta te vas a mo­rir de ham­bre". Mi vo­ca­ción era tan fuer­te que me anoté en la ca­rre­ra de Co­mu­ni­ca­ción So­cial. A la par –y co­mo una ma­ne­ra de de­mos­trar­le que po­día mu­cho más que su ad­ver­ten­cia– me ins­cri­bí en el tra­duc­to­ra­do de In­glés, al­go que no desea­ba es­tu­diar. Cur­sé am­bas ca­rre­ras en si­mul­tá­neo, mien­tras tra­ba­ja­ba. Fue­ron años de mu­cho es­fuer­zo y mi pa­dre mu­rió sin ver los fru­tos.Yo creía de­mos­trar­le al­go y, de pa­so, me de­mos­tra­ba que po­día. Si él vi­vie­ra, se asom­bra­ría an­te es­te re­la­to y di­ría que no fue cons­cien­te de lo que pro­vo­có con su co­men­ta­rio.

Así se dan la ma­yo­ría de los rui­dos co­mu­ni­ca­cio­na­les en las fa­mi­lias. Rui­dos que nos lle­van a sen­tir­nos in­com­pren­di­dos, no acep­ta­dos, no que­ri­dos, exi­gi­dos y abandonados. Te­ne­mos que tra­ba­jar­los por­que nos me­re­ce­mos un pre­sen­te de li­ber­tad, sin ren­co­res, sin re­ce­los y sin re­sen­ti­mien­tos. Es co­mún que los re­sen­ti­mien­tos –sen­ti­mien­tos que vuel­ven una y otra vez– sal­gan a la luz en las di­fe­ren­tes te­ra­pias que en­ca­re­mos. Si no los sol­ta­mos, con­di­cio­nan nues­tra evo­lu­ción y di­fi­cul­tan nues­tras re­la­cio­nes.

Esos do­lo­res pue­den se­guir en el al­ma y pro­fun­di­zar­se si los pa­dres mu­rie­ron. Pue­de que un her­mano, in­clu­si­ve, ha­ya vi­vi­do de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias de ma­ne­ra dis­tin­ta de la nues­tra. Po­de­mos li­be­rar a nues­tros pa­dres aun cuan­do no es­tén fí­si­ca­men­te, a tra­vés de un sin­nú­me­ro de te­ra­pias, ejer­ci­cios y me­di­ta­cio­nes. Per­do­nar lo que cree­mos equí­vo­cos de nues­tros pro­ge­ni­to­res es una bue­na for­ma de em­pe­zar a re­es­cri­bir nues­tra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.