Con los

Mia - - BELLEZA -

Re­pre­sen­tan tu ca­pa­ci­dad, tu fuer­za pa­ra aco­ger las nue­vas experiencias de la vi­da. Los usás pa­ra ex­pre­sar tu crea­ti­vi­dad, tu po­ten­cial de ac­ción y tu amor. Po­dés en­trar en con­tac­to con las per­so­nas, acer­car­te a ellas y aco­ger­las en tu uni­ver­so. Les en­se­ñás tam­bién que las que­rés con ale­gría y ar­mo­nía.

Gra­cias a ellos pa­sás a la ac­ción, ha­cés tu tra­ba­jo o cum­plís con tus obli­ga­cio­nes.

Los do­lo­res en los bra­zos mu­chas ve­ces es­tán vin­cu­la­dos con la di­fi­cul­tad de ma­ni­fes­tar el amor en lo que ha­cés (en tu tra­ba­jo o en tus ac­cio­nes de ca­da día). Es un blo­queo de ener­gía, una in­bra­zos hi­bi­ción de ha­cer al­go pa­ra vos o pa­ra los de­más. Lo que en esos ca­sos se sien­te es ri­gi­dez mus­cu­lar, do­lor o ca­lor (in­fla­ma­ción).

Las mu­je­res nos preo­cu­pa­mos cuan­do co­men­za­mos a ver que nues­tros no es­tán fir­mes co­mo en nues­tra ado­les­cen­cia. Pe­ro es mu­cho lo que te­ne­mos pa­ra ha­cer.

No­ra Alon­so, der­ma­to­cos­mia­tra y di­rec­to­ra de Be­lla Pe­lle Es­té­ti­ca, se­ñal que: “en lo que con­cier­ne a tra­ba­jo fí­si­co, rea­li­zar, por ejem­plo, ejer­ci­cios pa­ra for­ta­le­cer los trí­ceps y los bí­ceps, con ape­nas 1 ki­lo de pe­so, ca­da día, du­ran­te 30 re­pe­ti­cio­nes, con los bra­zos pe­ga­dos al cuer­po, pro­du­ci­rá en po­co tiem­po, una gran me­jo­ría en el as­pec­to es­té­ti­co de nues­tro bra­zos.” La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que: “ade­más po­de­mos ha­cer tra­ta­mien­tos re­afir­man­tes y re­duc­to­res pa­ra que­mar gra­sas y re­afir­mar lo que ne­ce­si­te­mos, ma­nua­les o con apa­ra­to­lo­gía. Exis­ten pro­duc­tos ex­ce­len­tes pa­ra es­tos tra­ta­mien­tos, pe­ro fun­da­men­tal­men­te de­ben ser acom­pa­ña­dos por el ejer­ci­cio que el pa­cien­te reali­ce pe­rió­di­ca­men­te.”

A tra­vés de su ex­pe­rien­cia con pa­cien­tes, Alon­so ase­gu­ra que mu­chas de las cues­tio­nes es­té­ti­cas en re­la­ción con los bra­zos co­rres­pon­den mu­chas ve­ces a una ex­pre­sión in­te­rior. “Una irri­ta­ción cu­tá­nea a ni­vel del bra­zo es­tá co­nec­ta­da a una frus­tra­ción o a una irri­ta­ción en lo que ha­cés o no ha­cés, en el mo­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.