La su­ple­men­ta­ción

Mia - - SALUD - *In­ves­ti­ga­do­ra In­de­pen­dien­te del Co­ni­cet y je­fa del La­bo­ra­to­rio de En­fer­me­da­des Me­ta­bó­li­cas Óseas del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas

La de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D y sus con­se­cuen­cias no­ci­vas pa­ra la sa­lud han lle­va­do a re­co­no­cer la im­por­tan­cia de po­seer ni­ve­les ade­cua­dos que se va­lo­ran por su me­di­ción en san­gre y que pue­den ser al­can­za­dos con su­ple­men­ta­ción dis­mi­nu­yen­do así el ries- go de os­teo­po­ro­sis, frac­tu­ras y caí­das, me­jo­ran­do la fun­ción y fuer­za mus­cu­lar y tam­bién la res­pues­ta a otros tra­ta­mien­tos pa­ra os­teo­po­ro­sis.

En Ar­gen­ti­na, exis­ten va­rias for­mas de pre­sen­ta­ción oral de vi­ta­mi­na D3, lo que per­mi­te a los mé­di­cos in­di­car la más ade­cua­da pa­ra ca­da pa­cien­te. La ad­mi­nis­tra­ción pue­de ser dia­ria o se­ma­nal, en go­tas (1.000 UI/go­ta) o a tra­vés de do­sis in­ter­mi­ten­tes ma­yo­res (100,000 UI) que lo­gran au­men­tar más rá­pi­da­men­te los ni­ve­les cuan­do es­tos son muy ba­jos y que, en al­gu­nos pa­cien­tes, fa­vo­re­cen el cum­pli­mien­to.

Los com­ple­men­tos son in­di­ca­dos por el mé­di­co con una fre­cuen­cia de en­tre uno a tres me­ses. Has­ta el mo­men­to, es­tas do­sis de 100.000 UI se co­mer­cia­li­za­ban só­lo en so­lu­ción be­bi­ble de 2 ml pe­ro re­cien­te­men­te ha sa­li­do la pre­sen­ta­ción en cáp­su­las blan­das, más fá­ci­les de in­ge­rir y con ma­yor acep­ta­ción por­que no tie­nen sa­bor y no de­jan el gus­to oleo­so que mu­chas ve­ces pro­du­cen las am­po­llas.

En una eva­lua­ción rea­li­za­da du­ran­te la “Se­ma­na de la Os­teo­po­ro­sis, el Cal­cio y la Vi­ta­mi­na D”, en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas Jo­sé de San Mar­tín, se ob­ser­vó que a fi­nes del in­vierno y du­ran­te la pri­ma­ve­ra, los ma­yo­res de 50 años que no re­ci­bían su­ple­men­ta­ción con Vi­ta­mi­na D al­can­za­ban un 48% de ni­ve­les de de­fi­cien­cia.

Los es­tu­dios en pa­cien­tes con frac­tu­ra de ca­de­ra han do­cu­men­ta­do in­ci­den­cias de en­tre 80 y 90% de de­fi­cien­cia de es­ta vi­ta­mi­na. Es im­por­tan­te re­cor­dar que la frac­tu­ra de ca­de­ra es la más se­ve­ra por su al­ta mor­ta­li­dad y por cau­sar dis­ca­pa­ci­dad, pér­di­da de ca­li­dad de vi­da e in­de­pen­den­cia y au­men­tar el ries­go de nue­vas frac­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.