El MA­PA de la men­te

Mia - - MODA -

Fue­ron mu­chas las ho­ras de es­tu­dio y ex­pe­ri­men­ta­ción con de­ce­nas de téc­ni­cas de re­pro­gra­ma­ción a ni­vel sub­cons­cien­te las que me per­mi­tie­ron en­ten­der có­mo y por qué fun­cio­na nues­tra men­te del mo­do en que lo ha­ce. Lo pri­me­ro que com­pren­dí es que la men­te no es un cam­po res­trin­gi­do a los psi­có­lo­gos y psi­quia­tras.To­dos es­ta­mos cons­tan­te­men­te mo­di­fi­can­do nues­tras pro­pias men­tes y las de los de­más a tra­vés de lo que de­ci­mos y ha­ce­mos.Ya sea de for­ma ac­ti­va o pa­si­va, sin co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos y, por su­pues­to, sin ti­tu­la­ción al­gu­na que nos «fa­cul­te» pa­ra

ha­cer­lo, es­ta­mos con­ti­nua­men­te pro­gra­man­do nues­tras men­tes en el ni­vel sub­cons­cien­te.

Tam­bién al­can­cé a com­pren­der el pa­pel que jue­ga nues­tro ce­re­bro en to­do es­te pro­ce­so, no co­mo pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal, pe­ro sí co­mo pie­za im­pres­cin­di­ble en el en­gra­na­je pa­ra al­can­zar el re­sul­ta­do desea­do.

Lle­ga­do a es­te pun­to, me hi­ce cons­cien­te de que nin­gu­na de las téc­ni­cas es­tu­dia­das abor­da di­rec­ta­men­te to­dos los ele­men­tos im­pres­cin­di­bles pa­ra al­can­zar una trans­for­ma­ción du­ra­de­ra y te­ner éxi­to en cual­quier si­tua­ción: li­be­ra­ción de blo­queos emo­cio­na­les, in­te­gra­ción ce­re­bral y trans­for­ma­ción de creen­cias.

Siem­pre he si­do una per­so­na emi­nen­te­men­te prác­ti­ca. Lo que me in­tere­sa es el re­sul­ta­do. Al en­ten­der que te­ne- mos di­ver­sos ca­mi­nos pa­ra al­can­zar­lo, to­da mi aten­ción, así co­mo el desa­rro­llo pos­te­rior del mé­to­do in­te­gra, se ha en­fo­ca­do en la ob­ten­ción de ese re­sul­ta­do de un mo­do fia­ble, fá­cil, rá­pi­do y sin su­fri­mien­to.

Por lo ge­ne­ral, so­mos po­co, o na­da, cons­cien­tes del po­der y la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne so­bre nues­tras vi­das la men­te sub­cons­cien­te. Ten­de­mos a dar­le ma­yor re­le­van­cia al pa­pel de nues­tra men­te cons­cien­te, e in­ten­ta­mos re­sol­ver to­dos nues­tros pro­ble­mas por medio de es­ta.

Es­ta si­tua­ción nos lle­va a dar­les vuel­tas a los pro­ble­mas, a bus­car en­ten­der las ra­zo­nes por las que pre­sen­ta­mos un de­ter­mi­na­do com­por­ta­mien­to o a tra­tar de re­sol­ver nues­tros pro­ble­mas cen­tran­do nues­tra aten­ción cons­cien­te en el desa­rro­llo de com­por­ta­mien­tos o há­bi­tos di­fe­ren­tes.

Ac­tuan­do de es­te mo­do, es­ta­mos ig­no­ran­do por com­ple­to los múl­ti­ples es­tu­dios rea­li­za­dos por cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do, en los que se de­mues­tra que nues­tras de­ci­sio­nes son to­ma­das an­tes de que la cons­cien­cia las for­mu­le, o lo que es lo mis­mo, an­tes de que sea­mos cons­cien­tes de que va­mos a to­mar di­chas de­ci­sio­nes.

Cons­cien­te e in­cons­cien­te son to­tal­men­te ne­ce­sa­rios y com­ple­men­ta­rios pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo de nues­tra vida, y pre­sen­tan res­pon­sa­bi­li­da­des, fun­cio­nes y ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das.

Los ver­da­de­ros cam­bios en nues­tra for­ma de ac­tuar, de com­por­tar­nos o in­clu­so de sen­tir re­quie­ren de una trans­for­ma­ción tan­to a ni­vel cons­cien­te co­mo in­cons­cien­te.

Pa­ra fi­na­li­zar, una pe­que­ña acla­ra­ción. Pe­se a que en psi­co­lo­gía se de­fi­ne los tér­mi­nos "sub­cons­cien­te", "in­cons­cien­te" y "no cons­cien­te" de for­ma es­pe­cí­fi­ca y di­fe­ren­cia­da, per­so­nal­men­te con­si­de­ro que esa di­fe­ren­cia­ción apor­ta un ni­vel de com­ple­ji­dad to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rio, tan­to en la com­pren­sión co­mo en la trans­for­ma­ción. Nues­tra vida en es­te plano es­tá re­gi­da sim­ple­men­te por una men­te cons­cien­te y una men­te "no cons­cien­te".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.