Por el Dr. San­tia­go de Sa­las*

Mia - - CA­LI­DAD DE VI­DA -

Con la lle­ga­da del ca­lor, se in­cre­men­ta el nú­me­ro de pa­cien­tes que acu­den con agra­va­mien­to de los sín­to­mas de la in­su­fi­cien­cia ve­no­sa y la pre­sen­cia de vá­ri­ces. Es inevi­ta­ble que con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras las ve­nas se di­la­ten y los sín­to­mas se acen­túen.Tam­bién hay una ma­yor ten­den­cia a acu­mu­lar lí­qui­do en las pier­nas (ede­ma).

Pre­ve­nir que apa­rez­can las vá­ri­ces, no es siem­pre po­si­ble. Es­to se de­be a que in­clu­so con­tro­lan­do los fac­to­res de ries­go, la ge­né­ti­ca in­flu­ye. No obs­tan­te, exis­ten dis­tin­tas me­di­das que se pue­den apli­car de for­ma sen­ci­lla y que con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir los sín­to­mas, re­tra­sar la apa­ri­ción de nue­vas vá­ri­ces y re­tar­dar su em­peo­ra­mien­to:

ca­mi­nar, bi­ci­cle­ta, cin­ta o na­ta­ción son los más re­co­men­da­dos. Ca­mi­nar es un ejer­ci­cio be­ne­fi­cio­so pa­ra la cir­cu­la­ción ve­no­sa, siem­pre que se prac­ti­que en for­ma re­gu­lar y con un cal­za­do apro­pia­do. El bai­le tam­bién fa­vo­re­ce el re­torno ve­no­so.

en par­ti­cu­lar con las pier­nas cru­za­das, ya que pre­dis­po­ne a la in­su­fi­cien­cia ve­no­sa. Por la fuer­za de la gra­ve­dad es­tas si­tua­cio­nes pro­vo­can el es­tan­ca­mien­to de la san­gre en las ve­nas.

las pren­das de­ma­sia­do ajus­ta­das com­pri­men las ve­nas y di­fi­cul­tan el re­torno ve­no­so y la mi­cro­cir­cu­la­ción, por lo que apa­re­cen vá­ri­ces y ce­lu­li­tis. Es acon­se­ja­ble evi­tar los pan­ta­lo­nes de­ma­sia­do apre­ta­dos, las fa­jas, los cin­tu­ro­nes y las me­dias con elás­ti­cos fuer­tes, so­bre to­do en per­so­nas ma­yo­res que tie­nen ten­den­cia a la re­ten­ción de lí­qui­do en las pier­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.