¿Quí­mi­ca o com­pa­ti­bi­li­dad?

Mia - - VIOLENCIA DE GÉNERO -

La pre­gun­ta del mi­llón en cual­quier re­la­ción sen­ti­men­tal que se ini­cia es si se­re­mos com­pa­ti­bles con ese otro que tan­tas sen­sa­cio­nes nos des­pier­ta. La quí­mi­ca es in­dis­cu­ti­ble: es­tá en el ai­re, ha­ce que sin­ta­mos cos­qui­lleos e idea­li­ce­mos a ese otro al que le atri­bui­mos ca­rac­te­rís­ti­cas má­gi­cas.

La reali­dad es que cuan­do nos enamo­ra­mos, nos vol­ve­mos pro­pen­sos a ac­tuar con muy po­ca lu­ci­dez. En­ten­der có­mo fun­cio­na la quí­mi­ca del amor re­sul­ta ilu­mi­na­dor pa­ra sa­ber si te­ne­mos chan­ces de cons­truir una re­la­ción con cier­to fu­tu­ro.

La doc­to­ra He­len Fis­her, in­ves­ti­ga­do­ra del com­por­ta­mien­to hu­mano, que es­tu­dia al amor y su re­la­ción con las neu­ro­cien­cias, sos­tie­ne que cuan­do nos enamo­ra­mos ge­ne­ra­mos una intensa

ac­ti­vi­dad ce­re­bral vin­cu­la­da con el de­seo y la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer víncu­los pro­fun­dos con el ele­gi­do ge­ne­rán­do­se al­go pa­re­ci­do a una adic­ción. Des­de la pri­me­ra mi­ra­da en­tre dos que se gus­tan, co­mien­za a pro­du­cir­se ac­ti­vi­dad en al­gu­nas re­gio­nes del ce­re­bro. El ce­re­bro enamo­ra­do ge­ne­ra do­pa­mi­na y pro­du­ce una dis­mi­nu­ción de la se­ro­to­ni­na. Fis­her ase­gu­ra que “la in­ter­ven­ción de la do­pa­mi­na pue­de in­clu­si­ve ex­pli­car por qué los hom­bres y mu­je­res enamo­ra­dos se vuel­ven tan de­pen­dien­tes de su re­la­ción ro­mán­ti­ca y por qué an­sían la unión emo­cio­nal con su ama­do. La de­pen­den­cia y el an­sia son sín­to­mas de adic­ción, y to­das las adic­cio­nes im­por­tan­tes es­tán aso­cia­das con al­tos ni­ve­les de do­pa­mi­na”.

El ape­go, por su par­te, tie­ne re­la­ción con el in­cre­men­to de dos hor­mo­nas: la oxi­to­ci­na y la va­so­pre­si­na. Es de­cir que, a me­di­da que una pa­re­ja con­so­li­da su re­la­ción, co­mien­za gra­dual­men­te a dis­mi­nuir la do­pa­mi­na. ¿Se­rá por eso que la pa­sión co­mien­za a dar pa­so a la cons­truc­ción real?

¿De­seo o ra­zón?

En es­ta­do de enamo­ra­mien­to, cree­mos que po­dre­mos en­con­trar so­lu­ción a cual­quier di­fe­ren­cia que sur­ja con esa per­so­na a la que tan­to desea­mos. ¿Có­mo no va­mos a po­der re­sol­ver pe­que­ños de­ta­lles si da­ría­mos la vida por él o por ella? Al­guien que nos de­vuel­ve la ilu­sión en el amor, nos ha­ce sen­tir po­de­ro­sos.

La ma­la no­ti­cia es que el amor no lo pue­de to­do ni lo re­suel­ve to­do así que es bueno usar la ra­zón pa­ra ele­gir un com­pa­ñe­ro de ru­ta que sea com­pa­ti­ble, ade­más de desea­ble.

Ty Tas­hi­ro, ex­per­to en re­la­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, ase­gu­ra que so­lo 3 de ca­da 10 pa­re­jas ter­mi­nan fe­liz­men­te casadas y sos­tie­ne que es más im­por­tan­te “gus­tar” de al­guien que “desear” a al­guien. De acuer­do a su in­ves­ti­ga­ción, el de­seo de­cli­na a un pro­me­dio de 8% por año de ca­sa­dos mien­tras que el gusto por al­guien lo ha­ce a un pro­me­dio del 3%. De lo que se de­du­ce que es me­jor rea­li­zar las elec­cio­nes prio­ri­zan­do la com­pa­ti­bi­li­dad.

¿Y có­mo sa­ber si exis­te afi­ni­dad si no le da­mos a ese otro una se­gun­da - o a ve­ces ter­ce­ra - opor­tu­ni­dad?

De acuer­do al es­tu­dio “Sol­te­ros en Amé­ri­ca”, que lle­va a ca­bo anual­men­te el si­tio Match.com, el 41,6% de los en­tre­vis­ta­dos ase­gu­ró que no tie­ne ex­pec­ta­ti­va de te­ner quí­mi­ca en una pri­me­ra ci­ta.

De los da­tos an­te­rio­res se de­du­ce que, si bien to­dos so­ña­mos con es­ce­nas de amor holly­woo­den­se, no es­tá mal usar la ra­zón cuan­do de cons­truir una re­la­ción sen­ti­men­tal se tra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.