Ali­men­ta­ción con­cien­te

Mia - - DECO -

La za­ra­ga­to­na si­gue con­si­de­rán­do­se una ma­le­za, se re­pro­du­ce en to­do el mun­do de ma­ne­ra intensa y, a ve­ces, di­fí­cil de con­tro­lar, sin em­bar­go, sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les ame­ri­tan que la re­ca­ta­lo­gue­mos.

Tie­ne pro­pie­da­des si­mi­la­res a la del llan­tén ma­yor, pe­ro en vez de las ho­jas, se uti­li­zan las se­mi­llas por su ri­que­za en fi­bra, ideal pa­ra el ali­vio del es­tre­ñi­mien­to, el con­trol de la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, dia­be­tes, al­gu­nas va­rie­da­des de cán­cer, dia­rrea, in­tes­tino irri­ta­ble, en­tre otros des­equi­li­brios de sa­lud.

El ti­po de fi­bra que apor­ta las se­mi­llas de za­ra­ga­to­na es co­no­ci­do co­mo mu­cí­la­go, el cual, al ser in­ge­ri­do, tie­ne la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber gran can­ti­dad de agua, hin­char­se en el in­tes­tino, fa­vo­re­cer el es­tí­mu­lo de su mus­cu­la­tu­ra y pro­vo­car un pe­ris­tal­tis­mo ade­cua­do. Tam­bién ac­túa co­mo sua­vi­zan­te de las paredes in­tes­ti­na­les pa­ra evi­tar do­lo­res o có­li­cos.

Otro de los be­ne­fi­cios de con­su­mir za­ra­ga­to­na es que ayu­da a man­te­ner la lí­nea al con­tri­buir a la dis­mi­nu­ción del ape­ti­to y la re­gu­la­ción del fun­cio­na­mien­to in­tes­ti­nal, de la ab­sor­ción de gra­sas y azú­ca­res. Su fi­bra au­men­ta el vo­lu­men del qui­mo (masa ho­mo­gé­nea en que se trans­for­man los ali­men­tos den­tro del es­tó­ma­go por efec­to de la di­ges­tión) y brin­da sen­sa­ción de sa­cie­dad. Lue­go, en el in­tes­tino, evi­ta la ab­sor­ción de ex­ce­sos de lí­pi­dos y azú­ca­res,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.