A LA CO­CI­NA

Mia - - DECO -

Por Pa­blo de la Igle­sia*

fa­vo­re­cien­do los ni­ve­les equi­li­bra­dos de co­les­te­rol y glu­co­sa.

Ade­más, los mu­cí­la­gos, tam­bién pre­sen­tes en la chía, el lino, las al­gas o el no­pal, al ser ge­la­ti­no­sos, ayu­dan a me­jo­rar la con­di­ción de las vías res­pi­ra­to­rias y, aun­que no hay mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes que lo co­rro­bo­ren, la ex­pe­rien­cia y la tra­di­ción lo mues­tran co­mo un re­cur­so coad­yu­van­te pa­ra as­ma o bron­qui­tis por su efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio y emo­lien­te de las mu­co­sas res­pi­ra­to­rias. Se pue­den con­su­mir di­rec­ta­men­te pe­ro es im­pres­cin­di­ble to­mar­se un buen va­so de agua pa­ra tra­gar­las ya que los mu­cí­la­gos, si no in­gre­san rá­pi­da­men­te, pue­den que­dar mo­men­tá­nea­men­te pe­ga­dos en la gar­gan­ta ge­ne­ran­do in­co­mo­di­dad y al­gún ries­go de atra­gan­tar­se. Tam­bién se pue­den aña­dir al agua, a un jugo o co­mo un va­lio­so con­di­men­to de las en­sa­la­das. La for­ma más co­rrien­te, co­mo con el lino o la chía, es de­jar una cu­cha­ra­da sopera en re­mo­jo en dos de­dos de agua du­ran­te to­da la no­che. Por la ma­ña­na, en ayu­nas, mez­clar­las con un jugo, le­che ve­ge­tal o un po­co más de agua y be­ber­las. Aun­que al co­ci­nar­las, pier­den par­te de sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, van muy bien pa­ra pa­ni­fi­ca­cio­nes sin glu­ten, ya que ayu­da a li­gar me­jor las ha­ri­nas y dar­le elas­ti­ci­dad a la masa. Al sa­lir del horno, los pa­nes son más tier­nos si lle­van za­ra­ga­to­na y du­ran más tiem­po sin en­du­re­cer­se. Pa­ra usar­las en pan, pre­via­men­te hay que re­mo­jar­las en agua pa­ra ac­ti­var los mu­cí­la­gos y, lue­go, ama­sar bien con el res­to de las ha­ri­nas pa­ra que no que­den par­tes ge­la­ti­no­sas. Pue­den usar­se en se­co, co­mo cual­quier otra se­mi­lla, pa­ra apor­tar sa­bor y aro­ma tam­bién tor­tas o ga­lle­ti­tas. Ex­ter­na­men­te, se pue­den uti­li­zar en ca­ta­plas­mas pa­ra ali­viar do­lo­res, in­fla­ma­cio­nes o con­ges­tión bron­quial. Pri­me­ro se ma­ce­ran en agua, se las ca­lien­ta y pre­pa­ra una ca­ta­plas­ma co­lo­cán­do­las en un pa­ño de al­go­dón do­bla­do. Se co­lo­ca so­bre la zo­na afec­ta­da pu­dien­do su­je­tar­se con otro pa­ño e, in­clu­so, en­vol­vien­do con una fra­za­da pa­ra man­te­ner el ca­lor más tiem­po. Hay que apli­car­la por al me­nos 15 mi­nu­tos, de ser po­si­ble 2 o 3 ve­ces al día has­ta que lle­gue el ali­vio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.