Des­de ha­ce unos años, tras su di­fu­sión en in­ter­net, un par­que na­tu­ral chi­leno se col­ma de tu­ris­tas. A pe­sar de la aglo­me­ra­ción, va­le la pe­na acer­car­se a su in­fi­ni­ta be­lle­za

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

To­rres del Pai­ne es con­si­de­ra­do con ra­zón uno de los par­ques na­cio­na­les más bo­ni­tos de Amé­ri­ca del Sur. Sin em­bar­go, ha­ce tiem­po que el fa­mo­so sen­de­ro al­re­de­dor del ma­ci­zo es­tá ati­bo­rra­do de tu­ris­tas, por lo que ha­cen fal­ta un par de tru­cos pa­ra ex­pe­ri­men­tar con tran­qui­li­dad es­te mi­la­gro de la na­tu­ra­le­za. "A la gen­te le fal­ta la sen­sa­ción de es­tar en medio de la na­tu­ra­le­za sal­va­je. Te­ne­mos que res­trin­gir el nú­me­ro de tu­ris­tas por­que en tem­po­ra­da al­ta hay de­ma­sia­da gen­te aquí", di­ce Ar­man­do Igle­sias, el guía tu­rís­ti­co que lle­va som­bre­ro de gau­cho y mon­ta a ca­ba­llo.

Has­ta ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, To­rres del Pai­ne so­lo era uno de los mu­chos par­ques na­cio­na­les en la vas­ta geo­gra­fía de la Pa­ta­go­nia. El rá­pi­do au­ge tu­rís- ti­co co­men­zó en 1994, cuan­do fue se­ña­li­za­do el ca­mino que lle­va al sen­de­ris­ta du­ran­te 4 o 5 días por la­gos, gla­cia­res y el ma­ci­zo Pai­ne. En el ma­pa, se lo ve co­mo un cir­cui­to en for­ma de le­tra W.

Ca­da ve­rano aus­tral se des­pla­za por el ca­mino una lar­ga ca­ra­va­na. Des­de 2013, cuan­do millones de usua­rios de la pla­ta­for­ma Vir­tual­tou­rist eli­gie­ron To­rres del Pai­ne co­mo oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do, la afluen­cia de tu­ris­tas es im­pa­ra­ble.

El año pa­sa­do, 220.000 per­so­nas vi­si­ta­ron el par­que na­cio­nal. La ma­yo­ría de ellos lo hi­cie­ron pa­ra prac­ti­car sen­de­ris­mo o sim­ple­men­te pa­ra lle­gar en au­to a los mi­ra­do­res. No es fá­cil elu­dir las ma­sas, ya que a ex­cep­ción de es­te sen­de­ro y su va­rian­te más lar­ga, que pa­sa al­re­de­dor de to­do el ma­ci­zo, no hay otras ru­tas pa­ra una ex­cur­sión de más de un día. Sin em­bar­go, to­da­vía es po­si­ble es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.