Di­se­ñar me­jor

El di­se­ño de jar­di­nes y es­pa­cios ver­des ur­ba­nos tam­bién pue­den es­tar en ar­mo­nía con el medio ambiente. Có­mo lo­grar­lo

Mia - - JARDINERÍA -

Se es­tá im­po­nien­do el di­se­ño sus­ten­ta­ble co­mo una nue­va ten­den­cia en el ejer­ci­cio de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, res­pon­dien­do a la ne­ce­si­dad de crear edi­fi­cios más sos­te­ni­bles en re­la­ción con el en­torno, el ma­ne­jo de los re­cur­sos y la dis­mi­nu­ción de los con­su­mos ener­gé­ti­cos, in­te­gran­do el es­pa­cio in­te­rior al ex­te­rior. Po­de­mos de­cir que el desa­rro­llo de la sus­ten­ta­bi­li­dad se ba­sa en el cui­da­do del sue­lo, el aho­rro del agua y la ener­gía, la ca­li­dad del ai­re in­te­rior y el uso de ma­te­ria­les re­no­va­bles.

Los “green buil­dings” tie­nen un cos­to de obra de un 10% por en­ci­ma de los edi­fi­cios tra­di­cio­na­les, pe­ro la in­ver­sión de la obra ini­cial se re­cu­pe­ra con la re­duc­ción de gas­tos y man­te­ni­mien­to de los mis­mos. Así, un mu­ro cu­bier­to con ve­ge­ta­ción au­men­ta­rá su re­sis­ten­cia tér­mi­ca, evi­ta­rá la in­ci­den­cia di­rec­ta de la ra­dia­ción so­lar so­bre su su­per­fi­cie y se re­fres­ca­rá por la eva­po­trans­pi­ra­ción de las plan­ta­cio­nes, ade­más de oxi­ge­nar el ai­re pró­xi­mo.

Si las ciu­da­des son ca­da vez más ver­ti­ca­les, es ló­gi­co que los jar­di­nes tam­bién lo sean. De es­ta ma­ne­ra, in­cor­po­rar un es­pa­cio ver­de en el in­te­rior de los edi­fi­cios, co­mo una te­rra­za ver­de o un jar­dín ver­ti­cal, pro­por­cio­na más ais­la­mien­to tér­mi­co y la re­uti­li­za­ción del agua de llu­via pa­ra rie­go y as­per­sión. Ade­más, tie­ne un gran va­lor so­cial y ac­túa co­mo amor­ti­gua­dor de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca vehi­cu­lar, me­jo­ran­do la ca­li­dad del ai­re y re­du­cien­do en unos gra­dos al so­fo­can­te ce­men­to de las ciu­da­des.

Pa­ra in­cor­po­rar el ver­de en los es­pa­cios in­te­rio­res es fun­da­men­tal usar en for­ma co­rrec­ta las plan­tas de in­te­rior; es de­cir, op­tar por aque­llas que re­quie­ran de un mí­ni­mo man­te­ni­mien­to, me­nor rie­go y me­nor con­trol de pla­gas, sien­do acon­se­ja­ble in­cor­po­rar es­pe­cies na­ti­vas o “rús­ti­cas” y au­tóc­to­nas de ca­da lu­gar. Pa­ra el ex­te­rior, se acon­se­ja uti­li­zar es­pe­cies adap­ta­das al medio con­ta­mi­na­do, lo que tam­bién fa­vo­re­ce a un di­se­ño sus­ten­ta­ble acor­de al es­pa­cio ur­bano.

En mu­chos ca­sos, los edi­fi­cios son “her­mé­ti­ca­men­te vi­dria­dos” y los es­pa­cios son to­tal­men­te li­bres, con po­cos ta­bi­ques que im­pi­den el pa­so de la luz, pro­du­cien­do un aho­rro de ener­gía eléc­tri­ca im­por­tan­te. Es­to, aso­cia­do a la in­cor­po­ra­ción de es­pa­cios ver­des, tien­de a me­jo­rar la ca­li­dad de vida del ser hu­mano.

El di­se­ño ur­bano ha ga­na­do su au­to­no­mía más que co­mo una dis­ci­pli­na de­di­ca­da a la téc­ni­ca (que tam­bién lo es), co­mo un mar­co de pen­sa­mien­to com­par­ti­do por dis­tin­tas dis­ci­pli­nas in­tere­sa­das en la ciu­dad y en la me­jo­ra de su ca­li­dad de vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.