El TEST mus­cu­lar

Mia - - MODA -

Los ca­mi­nos que nos per­mi­ten pro­fun­di­zar en no­so­tros mis­mos pa­ra ob­te­ner res­pues­tas son di­ver­sos. La ma­yor par­te nos con­du­cen por sen­de­ros de in­tros­pec­ción y re­la­ja­ción men­tal, per­mi­tién­do­nos sin­to­ni­zar con fre­cuen­cias más su­ti­les y ac­ce­der a otros ni­ve­les de in­for­ma­ción. En es­tos ca­sos, las res­pues­tas lle­gan a nues­tra men­te cons­cien­te en for­ma de ideas o pen­sa­mien­tos que pre­via­men­te no te­nía­mos.

Se tra­ta de téc­ni­cas que re­quie­ren creer en el pro­ce­so y con­fiar en que la in­for­ma­ción que nos lle­ga no es fruto de la ima­gi­na­ción. Pre­ci­san una co­rrec­ta pre­dis­po­si­ción del in­di­vi­duo, así co­mo un cier­to en­tre­na­mien­to y ex­pe­rien­cia.

Otro ti­po de téc­ni­cas que nos per­mi­ten ac­ce­der al sub­cons­cien­te pa­ra ob­te­ner res­pues­tas son las que se ba­san en la ob­ser­va­ción de los im­pul­sos elec­tro­mag­né­ti­cos que nues­tro cuer­po ge­ne­ra an­te ca­da es­tí­mu­lo. Nues­tra men­te sub­cons­cien­te ge­ne­ra im­pul­sos elec­tro­mag­né­ti­cos dis­tin­tos cuan­do se en­cuen­tra an­te es­tí­mu­los po­si­ti­vos y an­te es­tí­mu­los ne­ga­ti­vos.

Es­tas téc­ni­cas pre­sen­tan una li­mi­ta­ción im­por­tan­te ya que úni­ca­men­te nos per­mi­ten ob­te­ner res­pues­tas bi­na­rias (sí/no), en fun­ción de que el es­tí­mu­lo sea in­ter­pre­ta­do co­mo po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo por nues­tro sub­cons­cien­te. Pe­ro al mis­mo tiem­po pre­sen­tan di­ver­sas ven­ta­jas res­pec­to al pri­mer gru­po de téc­ni­cas: cual­quie­ra, con o sin ex­pe­rien­cia pre­via, pue­de ob­te­ner res­pues­tas des­de el pri­mer mo­men­to; no re­quie­ren in­ter­pre­tar los re­sul­ta­dos; no es necesario ha­cer un ac­to de fe, y ade­más per­mi­ten ve­ri­fi­car los re­sul­ta­dos en ca­so de desear­lo, uti­li­zan­do va­rias de es­tas téc­ni­cas.

El po­lí­gra­fo o má­qui­na de la ver­dad, así co­mo las dis­tin­tas for­mas de test mus­cu­lar, per­te­ne­cen a es­te se­gun­do gru­po.

Su sen­ci­llez a la ho­ra de uti­li­zar­lo y la ra­pi­dez con la que ob­te­ne­mos res­pues­tas con­vier­ten al test mus­cu­lar en una téc­ni­ca ideal pa­ra ser uti­li­za­da en el mé­to­do IN­TE­GRA, al igual que lo es en bue­na par­te de las téc­ni­cas de psi­co­lo­gía ener­gé­ti­ca que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción.

El test mus­cu­lar nos per­mi­te ha­cer­le pre­gun­tas al sub­cons­cien­te, de mo­do que se­rá es­te el que nos guíe en to­do mo­men­to por me­dio de sus res­pues­tas.

Al ob­te­ner siem­pre res­pues­tas bi­na­rias (sí/no), es im­por­tan­te rea­li­zar pre­gun­tas o afir­ma­cio­nes aser­ti­vas, evi­tan­do aque- llas in­ter­pre­ta­bles. Si, por ejemplo, qui­sié­se­mos pre­gun­tar por el au­tor de un cua­dro que te­ne­mos de­lan­te y lo hi­cié­se­mos por me­dio de la consulta: "Es­te cua­dro es de Pi­cas­so", po­dría­mos in­cu­rrir en di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes, y con­se­cuen­te­men­te en res­pues­tas que in­duz­can al error. Por un la­do, el cua­dro po­dría ser un ori­gi­nal pin­ta­do por Pi­cas­so, o bien una co­pia, o in­clu­so una lá­mi­na; y por otro la­do, con in­de­pen­den­cia de su au­tor, el cua­dro po­dría per­te­ne­cer fí­si­ca­men­te a otra per­so­na. La for­mu­la­ción co­rrec­ta en es­te ca­so po­dría ser: "El au­tor del cua­dro ori­gi­nal del que ha si­do co­pia­do es­te que ten­go de­lan­te es Pi­cas­so".

Al igual que el po­lí­gra­fo, el test mus­cu­lar se ba­sa en la res­pues­ta ener­gé­ti­ca que nues­tro or­ga­nis­mo ofre­ce de for­ma ins­tan­tá­nea an­te cual­quier es­tí­mu­lo: una res­pues­ta mus­cu­lar de for­ta­le­za cuan­do los es­tí­mu­los son po­si­ti­vos y de de­bi­li­dad cuan­do son ne­ga­ti­vos.

Con in­de­pen­den­cia del ti­po de es­tí­mu­lo, ya se tra­te de es­tí­mu­los fí­si­cos, emo­cio­na­les, in­te­lec­tua­les o de cual­quier otro ti­po, la res­pues­ta que ge­ne­ran es siem­pre idén­ti­ca y re­pro­du­ci­ble. Los es­tí­mu­los po­si­ti­vos ge­ne­ran for­ta­le­za en nues­tros múscu­los, mien­tras que los ne­ga­ti­vos ge­ne­ran de­bi­li­dad inmediata.

Al rea­li­zar cual­quier afir­ma­ción, nues­tros múscu­los res­pon­den de for­ma ins­tan­tá­nea de­bi­li­tán­do­se si nues­tro sub­cons­cien­te con­si­de­ra que es fal­sa y for­ta­le­cién­do­se en ca­so de con­si­de­rar­la cier­ta. Cuan­do acer­ca­mos a nues­tro or­ga­nis­mo un es­tí­mu­lo fí­si­co hos­til, co­mo pue­de ser el azú­car re­fi­na­do, un edul­co­ran­te ar­ti­fi­cial o cual­quier ali­men­to al que pre­sen­te­mos in­to­le­ran­cia, la res­pues­ta de nues­tros múscu­los es igual­men­te de de­bi­li­dad.

El test mus­cu­lar pue­de rea­li­zar­se prác­ti­ca­men­te en cual­quier múscu­lo del cuer­po, ya que to­dos ellos re­ci­ben la mis­ma se­ñal ener­gé­ti­ca. Aho­ra bien, en al­gu­nos po­dre­mos ob­ser­var la di­fe­ren­cia de ten­sión mus­cu­lar con ma­yor fa­ci­li­dad que en otros.

El test mus­cu­lar pue­de ser muy útil a la ho­ra de to­mar con ma­yor se­gu­ri­dad bue­na par­te de las de­ci­sio­nes del día a día. Pue­de ayu­dar­te a cui­dar de tu sa­lud, a ali­men­tar­te, a cul­ti­var tu jar­dín, a des­cu­brir un ma­nan­tial, a en­con­trar un ob­je­to per­di­do, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.