Por la Dra. Edith Ve­ga y la Lic. Pau­la Pre­ve

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Du­ran­te las va­ca­cio­nes, las fa­mi­lias tie­nen la opor­tu­ni­dad de com­par­tir más tiem­pos jun­tos, lo que a ve­ces pue­de ser un desafío. En las fa­mi­lias que no es­tán acos­tum­bra­das a com­par­tir al­gu­nas ac­ti­vi­da­des o tan­to tiem­po pue­den apa­re­cer con­flic­tos que re­quie­ran apren­der a ne­go­ciar. Pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer­se y apren­der nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción. Di­fe­ren­tes tem­pe­ra­men­tos en ca­da ni­ño y en ca­da pro­ge­ni­tor pue­de ge­ne­rar en­cuen­tros o des­en­cuen­tros. Hay ni­ños que ne­ce­si­tan tiem­po en va­cío y allí pue­den des­ple­gar sus re­cur­sos ima­gi­na­ti­vos y su in­te­rio­ri­dad. Hay otros que, por el con­tra­rio, son “de ac­ción” y dis­fru­tan mas en ha­cer que en “pen­sar”. Res­pe­tar ca­da tem­pe­ra­men­to es­ti­mu­lan­do aque­llo que no han desa­rro­lla­do es una cir­cuns­tan­cia bien com­ple­ja, so­bre to­do cuan­do hay va­rios ni­ños en una familia y al­gu­nos tie­nen “tem­pe­ra­men­to más de ac­ción” y otros “tem­pe­ra­men­tos más de re­fle­xión”. Son si­tua­cio­nes de exi­gen­cia pa­ra los cui­da­do­res y a ve­ces re­quie­ren el ase­so­ra­mien­to de un es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra que no se abu­rran hay mu­chas al­ter­na­ti­vas. En­tre ellas ac­ti­vi­da­des pau­ta­das co­mo co­lo­nias o bien pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der un nue­vo de­por­te.Tam­bién las ac­ti­vi­da­des li­bres co­mo ir a la pla­za con ami­gos o vi­si­tar al­gún es­pa­cio de la ciu­dad des­co­no­ci­do, mu­seos, son bue­nas op­cio­nes.

Los chi­cos tam­bién pue­den par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria de los adul­tos que, du­ran­te la épo­ca es­co­lar no co­no­cen, sin que sean plan­tea­das co­mo ru­ti­nas abu­rri­das ni obli­ga­cio­nes, pue­den ser opor­tu­ni­da­des pa­ra que los chi­cos apren­dan a co­no­cer el mun­do adul­to: ir al su­per­mer­ca­do, co­ci­nar, lle­var el auto al ta­ller, ir al ban­co.

Per­der el mie­do a abu­rrir­se tam­bién pue­de ser una bue­na pre­mi­sa.A ve­ces, al sen­tir­se abu­rri­dos, se sien­ten mo­ti­va­dos pa­ra bus­car en su in­te­rior la res­pues­ta más que es­pe­rar que otro se las dé. El adul­to pue­de fa­ci­li­tar el co­no­ci­mien­to de sí mis­mo del ni­ño más que dar­le to­das las res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.