En es­te ade­lan­to ex­clu­si­vo del nue­vo li­bro de la fa­mo­sa as­tró­lo­ga, nos cuen­ta có­mo es el te­ma de las com­pa­ti­bi­li­da­des en­tre los sig­nos, usan­do As­cen­den­te y Des­cen­den­te

Mia - - REVELACIONES -

El Des­cen­den­te es el opues­to del As­cen­den­te. Mien­tras que el As­cen­den­te re­pre­sen­ta la sen­sa­ción del yo y de su au­to­ex­pre­sión, el Des­cen­den­te re­fle­ja la ex­pe­rien­cia en unión con la otra per­so­na. Es el po­lo opues­to, es lo que atrai­go co­mo des­tino en re­la­ción a la pa­re­ja, so­cie­da­des o amis­ta­des ín­ti­mas. Po­dría­mos de­cir que el Des­cen­den­te es “mi me­jor mi­tad” (o mi “peor” se­gún el gra­do de evo­lu­ción). En ver­dad, lo que de­bo sa­ber es que la ener­gía de Des­cen­den­te tam­bién soy yo, só­lo que tien­do a pro­yec­tar­la en el otro. Re­co­no­cer que “eso otro” tam­bién soy yo se­rá evo­lu­ti­vo e in­te­gra­dor pa­ra mi per­so­na. Po­dré, en­ton­ces, te­ner re­la­cio­nes más ri­cas y adul­tas. Es­tos son tus Des­cen­den­tes de acuer­do a tu As­cen­den­te, no a tu signo so­lar:

As­cen­den­te en Aries = Des­cen­den­te en Libra (atrai­go ener­gía de Ai­re) En la pa­re­ja, atrai­go ener­gía in­te­li­gen- te. El otro es con­des­cen­dien­te, edu­ca­do, diplomático.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.