ESCORPIO:

Mia - - REVELACIONES -

hay una con­tra­dic­ción en es­te as­pec­to. Su na­tu­ra­le­za in­quie­ta y re­no­va­do­ra, siem­pre dis­pues­ta a la aven­tu­ra, lo lle­va a la vi­da li­bre sin com­pro­mi­sos que lo re­ten­ga. Pe­ro al mis­mo tiem­po, hay en el sa­gi­ta­riano un an­he­lo de or­den y paz. No le gus­ta vi­vir con­tra­rian­do las le­yes sociales y, a me­nu­do, ter­mi­na de­fi­nién­do­se co­mo una per­so­na tra­di­cio­na­lis­ta que de­fien­de la familia, su constitución y es­ta­bi­li­dad en for­ma pa­ter­na­lis­ta. Si me­dia­na­men­te no ha lle­ga­do a com­ple­tar sus idea­les de pa­re­ja, es po­si­ble que op­te por una do­ble vi­da. Pe­ro si lo­gra ha­llar el cón­yu­ge ade­cua­do con quien po­der com­par­tir su ri­co mun­do men­tal, da lo me­jor de sí mis­mo, desa­rro­llan­do lo me­jor de su na­tu­ra­le­za be­né­fi­ca y es­cla­re­ce­do­ra, que ele­va y con­du­ce al pro­gre­so espiritual de los de­más.

lo más fre­cuen­te es que tar­de en ca­sar­se, pues evi­ta un com­pro­mi­so se­rio has­ta tan­to no al­can­ce la se­gu­ri­dad má­xi­ma. Cuan­do se casa jo­ven, tie­ne ma­yor ries­go de fra­ca­sar que gen­te de otros sig­nos a causa de sus di­fi­cul­ta­des pa­ra com­par­tir con los de­más, que por lo co­mún desa­rro­lla tar­día­men­te, lue­go de ha­ber su­fri­do y he­cho su­frir.

es uno de los sig­nos me­nos pro­pen­sos al ma­tri­mo­nio. Por lo general, se casa tar­de, lue­go de ha­ber­lo pen­sa­do mu­cho y de una vi­da ma­ti­za­da por múl­ti­ples ex­pe­rien­cias afec­ti­vas. Bus­ca a un cón­yu­ge que le de li­ber­tad, que no lo ab­sor­ba con los ce­los ni con po­de­ro­sas de­man­das de in­ti­mi­dad. Un cón­yu­ge po­co po­se­si­vo con quien es­ta­ble­ce una re­la­ción de ca­ma­ra­de­ría en la que el in­ter­cam­bio de ideas, el com­pa­ñe­ris­mo y la re­fle­xión so­bre la vi­da son más im­por­tan­tes que el amor y la pe­lea.

a me­nu­do se ca­san con el prín­ci­pe azul o la prin­ce­sa in­ven­ta­da, y se sien­ten bur­la­dos cuan­do des­cu­bren el error que ellos mis­mos co­me­tie­ron. Piscis re­quie­re un com­pa­ñe­ro muy cu­rio­so, de­li­ca­do y pro­tec­tor al mis­mo tiem­po, que ten­ga una na­tu­ra­le­za prác­ti­ca y de­ci­di­da, que lo ayu­de a en­fren­tar la reali­dad que no en­tien­de de­ma­sia­do o elu­de. So­bre to­do, de­be­rá con­tar con un en­ten­di­mien­to espiritual, que no pue­de pres­cin­dir, que siem­pre bus­ca, y con una to­le­ran­cia pa­ra sus pe­rió­di­cos “ale­ja­mien­tos”, bre­ves pe­río­dos de au­sen­cia en los que es co­mo si hu­bie­ra aban­do­na­do la tie­rra, por­que sue­le ha­ber en su al­ma una zo­na que no com­par­te con na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.